Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

30.4.17

La abuela

Todavía me acuerdo la vez que llegaron a vivir a la casa. Todos emocionados por la llegada de los abuelos (los que siempre traían King Kong de manjar blanco en la maleta), esos que vivían en el norte y cada vez que venían de visita era una fiesta. Llegaron a la casa a vivir porque ya estar en provincia de hacía un poco difícil para dos señores mayores y con algunos achaques ya por la edad. 

El depa que construimos en el tercer piso de la casa era el nidito de amor. Digo nidito de amor porque realmente eso parecía. Cómo me gustaba subir a su casa, sentarme en sus muebles, gorrear galletas y de paso algunas llamadas por teléfono (era la época en que mi pasatiempo preferido era el telefonito). Era mi escape a la rutina, mi emergencia si es que necesitaba un sol (emergencia) o si simplemente quería subir a respirar ese olor a "casa de abuelos". 

Los chistes y las historias eran infinitas. El abuelo tenía ese mágico poder de hacernos reír en TODO momento que nunca he visto en otra persona. Desde sus frases chistosas y apodos precisos, hasta las muecas que nos ponía a veces. La abuela Olguita era diferente, siempre preocupada y directa también, era la que ponía el orden en la casa. Me acuerdo de la vez que se cayó y se fracturó la cadera, todos pensamos que sería muy difícil pero todo lo contrario. Demostró ser más dura que un roble, hasta ahora que ya tiene 97 años. Quién diría que años más tarde, ya sin el abuelo, ese lugar en el que vivieron juntos algunos años sería mi primera casa. Mi depa de recién casada.   

Hoy esas fuerzas parecen haber llegado a la meta. Y es que pasar por todo lo que pasó Olguita en su vida, no debe ser nada fácil. El perder a tu esposo, y luego a un hijo, en realidad debe ser una pesadilla, tengas la edad que tengas. No es natural enterrar a tus hijos, no es entendible, no es lógico. Pero por fin vas a ir al encuentro de ellos abuelita, por fin todo lo que pediste se va a cumplir. Y ya arriba te encargarás de poner orden y también a chquear todo desde un asiento privilegiado. Aquí, tus hijos, nietos y bisnietos siempre nos acordaremos de ti, de tu fuerza, y de tu lección de vida.

Por ahora, solo nos queda acompañarte y darte la mano hasta que llegue el momento. Ese momento en que por fin serás feliz como muchas veces lo dijiste. Corre abuela, ahora que puedes hacerlo, hazlo. 


31.3.17

Al viento

A veces me pregunto cómo hacías para hacer todo lo que tenías que hacer sin dejar de lado nada. Se me hace tan difícil ver el presente sin pensar en el futuro, que a veces pienso que es eso lo que "ata" aunque el pasado no tenga nada que ver. Tantas cosas por hacer, metas por cumplir, pendientes que cerrar, cuentas que pagar, y tantas cosas más, pensar en todo eso me atrasa y no me deja avanzar. Es miedo? Es inseguridad? A ver si me mandas alguna señal desde allá para saber qué debo hacer. Es en estos momentos donde me falta ese sabio consejo que, aunque con reniegos de mi parte, siempre eran acertados. Qué es lo que me falta entonces: paciencia? valentía? Pero por qué me cuesta tanto conseguirlo? 

Pensar en lo que "puede pasar" es un círculo sin fin. Porque la vida no se trata de ver el futuro para elegir otro camino, se trata de confiar y seguir. Quién no quisiera tener una bola de cristal para adelantarse a lo que sea, así sea bueno, adelantarnos para saber qué viene después, para estar tranquilos desde ahora, o intranquilos buscando cómo esquivar el momento no deseado. Eso sería hacer trampa porque de qué sirve vivir tu propia novela si sabes los puntos críticos en donde "termina una temporada". Aunque a cualquiera le da curiosidad. 

La pregunta es, cómo hago para no preocuparme por lo que viene si ni siquiera ha llegado
Cómo hago para soltar si es que aún no lo tengo?
Cómo hago para disfrutar el presente por más que venga con algo de piedras?
Cómo hago para no tener miedo???? Será normal el miedo, o es por algo que siento ese miedo tan extraño a arriesgar? Y ejemplo más claro que ese NO HAY, para describir la situación HOY. Un círculo sin fin. 

Ya vendrán mejores días, a veces es solo eso: días un poco extraños llenos de preguntas y búsquedas sin sentido. 

Resultado de imagen para preguntas

28.2.17

Aquí estoy

Sé que suena un poco obsesivo, pero en este blog me he comprometido a postear al menos una vez al mes. Cómo cambian las cosas no? antes posteaba entre 2 a 3 veces por semana, ahora, que mi vida dio un giro de 180° solo lo hago una vez al mes. 

Y es que soy la más obsesiva del planeta con el tema de los números. Sí, soy de las que no puede ver un circulito rojo con un número de pendientes por leer en las apps del celular, tampoco puedo con los mails por leer en la bandeja de entrada (no entiendo cómo algunas personas tienen como 1500 correos sin leer, yo me vuelvo loca). Entonces es lo mismo en el blog, no puedo ver un solo mes sin un post colgado. 

En fin, estamos ya terminando el segundo mes del año, y realmente fue un suplicio. Creo que fue un mes difícil, se enfermaron los bebes, pasamos un GRAN susto por una picadura en el pie de Marcel, el calor está peor que nunca, y algunos otros detallitos que hicieron de febrero un mes realmente complicado. Espero que marzo llegue cargado de sorpresas y momentos bonitos. 

Por eso a concentrarme en ideas positivas, menos reclamos, más buenos deseos, cero negatividad, no renegar por cosas tontas, tratar de ganar puntos con la paciencia, ser neutral cuando nadie llama a mi opinión, no meterme donde no me incumbe, tampoco ganarme problemas ajenos, sonreír un poco más, y dejar de pensar que lo que sucede a mi alrededor es personal.

Solo así seremos un poco más felices este mes que comienza.

Bienvenido Marzo...

Resultado de imagen para deseos

31.1.17

Otra cita contigo

Sabes que cada vez que te escribo siento como si tuviera una "cita contigo". Es raro pero sigo sintiendo esa sensación que sí, que efectivamente te escribo, y tú me lees. A pesar de la distancia, a pesar de los años, aún me lees. 

Sé que muchas veces cuando estoy perdida, o en una situación difícil me pregunto qué hubieras hecho tú. Y te hablo en silencio, en mi mente, con el corazón y el alma. Y a pesar que no te escucho sé que me aconsejas, también en silencio. Otro tipo de silencio, pero silencio al fin. 

También, cuando estoy sola, te pienso y te imagino viviendo momentos que quedaron en el tintero. Los pienso y los imagino. A pesar que no hayan sucedido porque el tiempo nos ganó, lo vivo realmente. Tú, cargando a los bebes y haciéndoles cosquillas como toda la vida nos hacías a nosotros; tú, llevándolos a tomar helados a la esquina de siempre contando historias fantásticas de pulgarcito en su avión de madera; tú, llevándolos de la mano al nido y despidiéndote en la puerta, siempre en silencio. 

Esos consejos que no me diste, porque la vida es complicada y nos hace tomar rumbos distintos cuando menos lo esperamos, todavía siento que están pendientes. Las enseñanzas, los almuerzos, las películas, las risas, los castigos que duraban minutos, los ojos tristes, las manos extendidas, las palabras que marcan, las historias inventadas pero con moraleja al final, las propinas, las recogidas de madrugada, las llamadas preocupadas, las visitas inesperadas, los "salud" que no se dieron, y muchas cosas más aún están pendientes. 

Y a pesar del tiempo, te extraño como el primer día.

Extraño tu voz,
tus fuertes pisadas al llegar a la casa,
tus apretones de hombro,
tus cosquillas,
tu risa,
tu sonrisa,
tu silencio amargo,
tus cejas fruncidas,
tus chistes malos,
tus consejos, 
tus molestos consejos,
tus buenos consejos,
tu pelo suavecito,
tus manos suavecitas,
tus duchas a las 5:00 am,
tus "feliz cumpleaños",
tus abrazos,
tus besos,
tus llamadas de teléfono,
tus mordidas de manzana, 
tus cariños,
tus películas a medias,
tus visitas al doctor por consultas de terceros,
tu buen corazón,
tu preocupación extrema,
tu estrés (que me lo pasaste a mí),
tus frenazos en el carro,
tus disculpas,
tus terqueadas,
tus reniegos,
tus juegos toscos,
tu música,
tus sueños,
tus metas,
tus vuelos,
tus aviones,
tus huellas.

Te extraño a ti papi.
Siempre te extrañaré.


El heroe de mi vida