Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

25.4.16

Mensajes del más allá?

Hace unos días pasó algo extraño. Tanto así que lo grabé con el celular para luego mostrarlo y saber si había alguna "otra" explicación un poco más lógica para lo que estaba sucediendo frente a mis ojos. 

Yo siempre me despierto a las 5:15 am a preparar la leche para los bebes, en media hora ya están listos y con pañal cambiado para seguir durmiendo mientras yo me meto a la ducha y me preparo para el trabajo. 

Ese día volví a mi cuarto, mi celular estaba cargando en mi mesa de noche como siempre, pero esta vez estaba prendido. Estaba en una foto mía, una foto de cuando era chiquita, pero en la que había cortado solo mi parte para poder hacer un collage con la foto de Naelle y ver el parecido. La foto se acercaba a mi cara, bajaba a las flores y volvía a alejarse para ver la imagen completa. Una y otra vez parecía como si alguien estuviera inspeccionando cada detalle, cada milímetro de la foto. Finalmente, cuando se quedó quieta, la imagen cambio y pasó a la siguiente foto, por 2 veces más. Fue ahí donde me acerqué y desconecté mi teléfono. Algo raro había pasado.

Lalo también lo vio y me preguntó si tal vez mi "touch" estaba un poco descalibrado. A veces se cuelga por ratos y parece cobrar vida propia, pero nunca jamás había pasado con una foto y mientras nadie estaba agarrando el teléfono. Nos quedamos pensando y me dijo "tal vez tu papá te extraña".

Yo también pensé en eso, justo porque en esa foto él salía al lado derecho, pero la que estaba ahí era la que había cortado hace un tiempo para comparar el parecido con Naelle. Y en el fondo me sentía mal por eso, porque no quisiera que piense que lo he cortado porque sí. Pero cuando pienso eso luego me río, porque no puede ser posible que piense algo tan tonto. Cómo se va a molestar? y cómo siquiera sé que es él quien estaba manejando mi celular? 

Coincidencias o fallas tecnológicas, yo aún siento que él me acompaña a cada paso que doy. Y por eso me siento feliz, lo extraño, pero de una manera distinta. Sabiendo que algún día nos volveremos a encontrar y veremos esa y mil fotos más, pero esta vez, juntos!


31.3.16

Con el brevete vencido

Un mes complicado... se acaba marzo y con él se van las posibilidades de renovar mi brevete. Pero cómo es posible que yo no tenga brevete habiendo manejado hace más de 10 años??? Pues eso me pasa por despistada y también por no tener a mi papá cerca para recordarme que los brevetes vencen después de 10 años y hay que renovarlos antes de los 90 días para que solo sea una re-validación.

Y es que pasados los 3 meses del vencimiento todo vuelve a empezar. Examen médico, de reglas y el de manejo. Todo de nuevo como si nunca en la vida hubiera tenido brevete. Una pesadilla máxima por el tiempo que involucra todo el proceso. 

Entonces fue así como en enero, me animé a empezar con el proceso. Digo empezar porque aún no termina. Resulta que Lalo y yo somos una pareja tan unida que a él también se le había vencido hace más de 3 meses, lo cual resultaba más preocupante aún porque él seguía manejando (sin darse cuenta que tenía un brevete vencido en la billetera) e incluso fuimos así a la playa. 

Pero esta "aventura" no queda ahí. Fuimos a dar los primeros pasos: médico y de reglas y todo ok. Con eso aprobado ya podíamos ir a dar el examen de manejo al Touring, teníamos 3 oportunidades y simplemente ni pensamos en eso porque como manejamos desde siempre, pensamos que sería sencillo. Qué ilusos!

Un sábado de enero, con todo el sol encima decidimos dar el examen sin practicar (no había tiempo) en el circuito de prueba y sin alquilar carro. Nuestro fiel bólido sería nuestro aliado. La primera incauta fui yo.... desaprobé el examen desde que subí al carro. Me confundí de ruta, me estacioné PÉSIMO porque mi carro era demasiado grande para esos diminutos espacios. Y es que TODO el mundo alquilaba los famosos "bitz" que son apenas más grandes que un zapato y entrarían incluso en una tina de baño. La furia de la vida cuando bajé del carro y le dije a Lalo "ya me jalaron de todas maneras. Qué rabia y qué estafa! O sea si no alquilas sus carros, no pasas!!!".

Le di un beso a Lalo y le dije que ojala él tenga otra suerte. Lamentablemente desde que lo vi salir del circuito su cara de autogol me dijo que no iban a ser tan buenas noticias. Jalado también. Afortunadamente esa semana él estaba de vacaciones así que pudo ir a dar el examen una vez más, en la que también lo jalaron, y una tercera que también jaló. Y por fin a la cuarta, con una cartilla nueva que también puedes adquirir al "cómodo" precio de 40 soles, sumándole los 35 por alquilar un carro y lo que se gasta en taxis para ir a dar el examen, todo sale baratito nomas. Esa cuarta vez, aprobó. Recibir el mensaje victorioso a mi celular fue como enterarme que había ingresado a la universidad o algo. Casi lloro de alegría, no es broma.

Y bueno, él ya tiene brevete por 10 años más, pero yo aún no. Y la validez de mis exámenes médicos y de reglas va hasta el 17 de abril. Así que espero con ansias que sea mi mes y que no tenga que comprar una nueva cartilla.

A ver si me ayudas desde el cielo, así como me ayudaste esa vez hace siglos cuando saqué mi brevete en solo unas horas. Contigo a mi lado.  


29.2.16

Predicciones y fechas clave

Hace unos días me sentía un poco extraña. Muy a parte de haber pasado días complicados por problemas personales / familiares / laborales / entre otros, sentía que algo me hacía falta. 

Así como cuando se me mete en el cerebro que "algo malo pasará", que generalmente está relacionado con un temblor o algo parecido. Así me sentía, y si a eso le sumamos el viento, el clima tan raro y mal miles de predicciones bamba de los "sismólogos cósmicos", o "brujos sísmicos" que abundan en el twitter. Y aunque parezca tonto, a veces le achuntan y yo, a veces les creo. 

Sé que se han inventado 100 fines del mundo (por mencionar algunos) y que se los seguirán inventando siempre porque así estamos acostumbrados a vivir. Pero lo cierto es que el mundo efectivamente se acabará pero nadie puede saber ni cómo ni cuándo. Por eso, cuando hay este tipo de comentarios, trato de hacer de oídos sordos para no contaminar. Y bueno, este sábado fue uno de esos días. 

Pero como siempre me decías "esas son huevadas", y no puedo asustarme por esas cosas que son imposibles. Además, no puedo darme el "lujo" de asustarme, teniendo dos bebitos al frente que esperan por una mamá cuerda, sensata y dando puntadas con hilo todo el tiempo. Pero es justamente por ellos que me asusto, y creo que es hora de hacerlo bien (y eso cómo lo hago?) solamente es necesaria mucha paciencia y positivismo. 

Traté de pensar en otras cosas, para que se me pase el mal presentimiento y fue ahí donde me di cuenta que mi "miedo" era realmente algo de nostalgia. Al ver el calendario, pude percatarme que ese sábado, no era cualquier sábado. Era 27 y ese día es especial. 

Siempre recuerdo los 27 con especial detalle, cariño y un poco de tristeza. Sí, aún duele a pesar que ya hayan pasado algunos años, creo que nunca dejará de doler, pero ese dolor cambia, muta y hasta se aprende a vivir con él. No queda de otra y nos toca aguantar.

Abrí algunas fotos de hace unos años y te vi. Parado sobre la nieve alzándome en el hombro derecho con una sincera sonrisa grande como el sol. Fuer ahí que supe que estás aquí por mí. 

Crees que no me gustaría que estés a mi lado para decirme qué piensas que debo hacer, tal vez no para indicarme qué camino seguir, pero sí para ver qué crees tú que sea lo mejor. 

A través de una sencilla foto me respondiste las mil preguntas que siempre te hago: aún estás aquí? Y sí, la verdad es que como tú un día nos dijiste cuando nadie imaginaba ese vuelo eterno que emprenderías tan pronto: tú nunca te irás de nuestro lado.

Y quiero que sepas que aún te siento. Hemos crecido papi, y tú ya puedes estar tranquilo.

Crecemos pero lo que nunca cambiará es lo mucho que te extrañamos.


 

29.1.16

El primer mes

Se fue el primer mes del año y simplemente sigo sin creerlo. Los días pasan, los hijos crecen y nosotros nos hacemos más viejos. Es inevitable pensarlo cuando vemos las fotos de hace solo un año. ¿Tanto puede cambiar uno en tan poco tiempo? Es así, aunque duele.


En líneas generales fue un buen mes. Cerré algunas promesas para el año, pero aún me queda una larga lista por cumplir. Que dicho sea de paso, la lista no la hice jamás. Por eso, aquí va:

Este 2016 me gustaría hacer muchas cosas, digo me gustaría porque si prometo me auto presiono, y más presión en mi vida, no entra. No hay espacio para más. Por eso me encantaría:
- Aprovechar al máximo cada uno de mis días.
- No renegar delante de los bebés.
- Bañarme en la ducha y tomarme al menos 10 minutos, y no 3 como todos los días.
- Pelear menos.
- Querer más.
- Que los momentos estresantes duren poco.
- Que las páginas amargas se pasen más rápido.
- Hacer de los días pesados, lecciones por aprender.
- Estudiar por lo menos "cómo ser una mejor mamá".
- Empezar un proyecto personal.
- Terminar el cuarto de juegos de los bebés.
- Comer sano.
- Caminar un poco más.
- Dejar de lado la flojera.
- Dormir cuando pueda, donde pueda y como pueda.
- Romper un récord.
- Ahorrar.
- Pensar en lo que viene y prepararme.
- Renegar con la almohada.
- Llamar y no ser ingrata.
- Ver a quienes valen la pena sin tener remordimientos.
- Confiar un poco más.
- Retomar la lectura.
- Decir hasta el más mínimo.
- Hacer ejercicios para la memoria.
- Darle más fuerza a mi blog.
- Seguir con mis historias.
- Una vez más intentar empezar eso que tanto quiero: mi libro.
- Luchar, luchar y luchar contra el estrés, el pesimismo y las críticas.
- Llorar con razón, no gastar lágrimas por las puras.
- Crecer.
- Ayudar a crecer.
- Escuchar más.
- Volver a los domingos de misa por la mañana. 
- Celebrar lo que alegra.
- Ver cómo intento de nuevo lo que no se pudo.
- Hacer algo especial por alguien.
- Nunca esperar nada a cambio.
- Sonreír. Siempre sonreír a pesar de todo.

Vamos que es una lista bastante ambiciosa y detallada. Algunas cosas seguirán en StandBy, pero lo mejor es tenerlas apuntadas como una hoja de ruta para seguirlo al pie.  

Se fue enero y cumplí algunas cosas, vamos por más!!!

El heroe de mi vida