Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

16.4.14

Sin palabras...

Es que no puedo explicar lo que siento en el corazón cada vez que llega un día como hoy. Todo comienza semanas antes, la verdad es que es un eterno y hermoso esperar que angustia pero a la vez emociona. Pero esos minutos que me dan viendo esa pantalla son mágicos. Cada tres semanas espero este momento que me regala una gran sonrisa que me dura para aguantar la espera un poco más.
Finalmente... Hoy los vi de nuevo.


Cada tres semanas tengo control con el doctor, ya saben control de peso, presión medida de panza, y un listado enorme de preguntas que apunto durante los días previos. Hoy era día de control, no de eco. Pero como soy loca, y NOICA como me dice el doctor siempre pido pasar a ecografía aún así no me toque. Ahora entiendo por qué Tom Cruise se compró un ecógrafo para tener en su casa y ver a su bebita cada vez que le de la gana. El que puede puede, y el que no, ya pues se aguanta porque no aplaudiré, me da pica.

Desde que me ponen el aparato en la panza mi corazón empieza a latir a mil por hora. Tengo tres corazones ahora y escucharlos, verlos y sentirlos latir es demasiado. Más ahora que aún no los siento, o creo no sentirlos aún en el día a día. Aunque cuando estornudo siento como burbujitas en la panza, pero las siento muy arriba. Pero creo que sí son, pues tengo los pies de uno arriba de mi ombligo y la cabeza del otro al otro lado del ombligo. Están hermosamente bien y creciendo semana a semana. 

Bueno además que amo a mi doctor. Creo que le veo un aire a mi amor platónico de BSB Brian Littrell, pero obvio que con unos añitos de más. Si Lalo está leyendo esto ups... pero él tb lo ama un poco así que paz. 

No hay día que pase sin pedir por ellos, por nosotros y obviamente por mis 65 amigas embarazadas en este mismo momento (bueno hasta el momento son casi 20 pero es un decir), creo que este es otro baby boom así que, agárranse! Sé que me escuchan ahí arriba en el cielo y saben que aunque hasta el momento tengamos una certeza al 90% de cuál es el sexo lo único que nos importa es que sigan creciendo bien y de la manera más sana del mundo. Están y estamos protegidos, eso es un hecho.

Hasta dentro de tres semanas hermosos bebés...
Sigan creciendo y patéenme todo lo que quieran, yo seré feliz.



14.4.14

Divagando

Hoy leí una frase que me hizo sonreír... la comparto con ustedes: "Hoy es un lunes que huele a miércoles", y es  verdad! Porque en teoría mañana es jueves y pasado mañana, aunque el calendario diga que es miércoles, será viernes! Eso significa que el fin de semana está cerca y solo es lunes!!!

La semana pasada estuvo tan cargada que ahora siento el peso que dejé caer cuando terminó el viernes. Pero en semanas así es que uno se da cuenta hasta dónde puede dar, y nunca es suficiente el 100% siempre hay que dar más y no para los demás sino para uno mismo. A pesar que no muchos lo noten, si das el 130% sentirás una satisfacción única que sólo tú comprenderás. 

Es por eso que uno siempre defiende a capa y espada lo que hace a conciencia. Sin remordimientos ni pesares. 

Adelante que se acaba la semana y se van yendo todos los pendientes!
Arre caballito que no podemos parar! No ahora!



11.4.14

Un nuevo reto a la vista

Hoy es un día preciso para empezar un reto. Y no es cualquier reto como una dieta o un régimen de "no quejarse" porque ya está más que claro que no se cumplen esos retos por más que nos esforcemos. Bueno, existen excepciones y casos marcianos que sí los cumplen, pero no es mi caso.

He decidido empezar el reto del 100 días felices (#happydays). 
En qué consiste este reto? Simplemente que cada día, durante 100 días, debemos subir una foto a una de las redes de preferencia y colocar una frase cualquiera con el hashtag #happydays. Si entran al link que está líneas arriba lo podrán entender a la perfección.

Uno siempre se queja de que no hay tiempo para nada, pero están seguros que ni siquiera para una solo foto que te haga sonreír y compartirla con el mundo? Estoy segura que este reto nos ayudará a ver cada día distinto. Nos inspirará a inspirar a los demás y conocer qué puede hacer feliz a muchas personas que tal vez pasamos desapercibidas. 


No sé si dure los 100 días, dicen que el 71% de las personas fracasa en el intento justamente por no tener tiempo de hacerlo. Pero no quiero estar en ese grupo. Quiero cumplir el reto y llegar a los 100 días SEGUIDOS de felicidad pura!

Un detalle, un rostro, un gesto, una reunión, una pintura, un momento o lugar son las escusas perfectas para capturar el momento y ser feliz.

¿Se animan?

9.4.14

Un dolorcito muy pesadito

¿Alguna vez les ha dado un dolor tan fuerte que creen que van a explotar? Pues ayer me pasó en la noche. Resulta que como ahora me quedo dormida hasta caminando, aprovecho y me meto al sobre temprano. Y bueno, aunque el baño me llame para hacer pichi cada hora vuelvo a dormirme como un bebé. 


Ayer esperando a que Lalo llegara de sus clases me quedé dormida y cuando llegó me desperté para conversar un poco. En la cama echada de lado con la cabeza en su hombro un dolor me invadió de nada. Un taladro invisible empezó a clavarse en mi sien derecha como si quisieran hacer un hueco en ella. Me puse del otro costado diciéndole a Lalo que me dolía mucho y abría y cerraba los ojos y la boca porque un miedo repentino que se me paralizara la cara me embargó. Qué miedo!!! Pensé mil cosas y solo atiné a pedir que me aplastaran el cuello. Obviamente, duro como una roca por los cordones que se me han formado ya hace unos días, supongo que por estrés, el dolor empezó a pasar poco a poco. Pude respirar unos minutos después y me tomé una manzanilla. Ya estaba todo tranquilo. O al menos eso pensé.

Horas más tarde cuando ya ambos estábamos profundamente dormidos, me desperté repentinamente tocándole el hombro a Lalo para avisar que el dolor había vuelto, ya no era tan intenso pero prometía serlo. Una vez más traté de ponerme de mil maneras para ver si el dolor pasaba, masaje al cuello, pero nada. El dolor era menor pero más insistente. Por fin unos minutos, largos minutos después se fue. Y yo me volví a dormir despertándome a cada rato con miedo de que ese maldito volviera. 

¿De qué sirve estresarse con cosas tontas que no depende de uno? Ese cochino estrés debe morir. Lo digo y lo repito mil veces, no es sano y menos pensando en las dos personitas que llevo dentro. A ver si hacemos algo no? Ya es hora...

La vida está llena de obstáculos, y tenemos que aprender a vivir con ellos o ver la forma de sortearlos para no vernos perjudicados. Estoy segura que sí se puede. Se tiene que poder...

Y además, recién estamos a mitad de semana...


El heroe de mi vida