Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

31.12.12

El último del año

Este año fue duro... 
Un año difícil por lo menos para mí. Y con esto no quiero decir que todos los pares son malos, porque hay de todo. Pero este 2012 en lo particular, fue bastante complicado. Y como de todo lo malo hay que sacar también lo bueno, aprendí mucho. Crecí un poco más y aunque no lo despido con bombos y platillos le doy las gracias.


Y bueno, hice un recuento de lo que escribí el 30 de diciembre del 2011, en promesas de fin de año, y realmente no estuvo tan malo después de todo. Hay cosas que no se cumplieron pero otras que sí. Algunas que se salieron del guión cuando menos lo pensamos y otras que parecieron pesadillas que nunca tuvieron un despertar calmo.

Pero algo de lo que puedo estar segura es que quise un año de retos, y los tuve. Y aunque me tocó vivir un momento extremadamente difícil al final del año, ahora entiendo que nada en esta vida puede ser explicado con puntos y comas, con respuestas concretas, nada tiene sentido si empezamos a buscar en donde no viene al caso. Sigo luchando contra un sentimiento de angustia extremo pero entendí que yo sola puedo salir de esto. Comprender primero que las cosas suceden porque sí, y no porque alguien tuvo la culpa. Las personas a veces se van sin previo aviso y nadie puede explicar la razón. No nos queda más que digerir a la fuerza, sin chistar. Sin cuestionarle al viento. No tiene sentido ya.

Este año fue duro...
Pero el que viene tiene que ser mejor. Como me dijeron, tiene que ser un año positivo.
Un año sin promesas.
Pero sí con sueños.
Un año con metas claras.
Y sin "fines del mundo" al final del año.
Sin trafas ni mentiras.
Un año de buen humor.
Donde la risa sea la visa para entrar.
En el que las palabras rimen.
Y los deseos sean lanzados al viento.
Un año con más tiempo.
Con pasajes en mano.
Y con las ganas bien abrochadas.
Tiene que ser un año de "inicios".
De tolerancia y compromiso.
Un año de espejos adornados para ojos cansados.
De música para el corazón.
Y de recuerdos a por montón.
Un año de desempolvar lo escondido.
De encontrar lo perdido.
Un año cargado de ilusión.
De caramelos y algodones.
Donde no necesitemos amortiguadores.
En el que las caídas no serán bienvenidas.
Un año donde lo imposible, no existe.

Este 2013 promete...
Promete de verdad!

Feliz Año Nuevo!!!!

Simple Blue HD 2013 Happy New Year Wallpaper


30.12.12

Pensando en un mundo mejor

Lo único que quiero para el próximo año, que ya está aquí nomas a la vuelta de la esquina y más acá, es menos gente mala a mi alrededor. 

Sé que es imposible hacerme un escudo repelente de ese tipo de personas. Mala leche, envidiosa, cizañera, mete candela, chupa medias, hipócrita, y demás. Pero lo que sí es posible, es hacerme impermeable. Y como dice la oración, que nada me turbe, nada me espante, todo se pasa. 

Si todos fuéramos tuviéramos más amor para dar y menos rencor en el corazón, tal vez viviríamos en un mundo diferente. Y como dicen ahora, nuestras vibraciones cambiarían para entrar en un estado de conciencia único y diferente aprovechando esta nueva era.

Si todos fuéramos así...


Todo sería un poquito mejor...

28.12.12

Todo mal

Perdón por la expresión, pero hoy...

ES UN DÍA DE MIERDA!!!

Malditos cuetecillos

No soy muy partidaria de la pirotecnia, creo que si vieras cómo sufre Bruno ahora en Navidad y Año Nuevo, entenderías por qué te lo digo. 

Brunito aterrado

Jerry, nuestro perrito de toda la vida que ahora debe estar a tu lado rascándote el brazo para que le hagas cariño en el cuello, no se ponía mal con los cohetones. Un poco nerviosito tal vez pero no al punto de querer meterse detrás de una mesa pegada a la pared, rascar el mismo piso con ambas patitas, sacar la lengua hasta el suelo, meter la cola hasta que no se vea rastro de ella ni abrir los ojos como toro loco. Bruno sí. Y la verdad es que me asusta mucho tocarle el corazón que late a mil por hora sin poder ayudarlo. Pues esas gotitas tranquilizadoras me perturban más. Una vez me contaron que los perritos se pueden dormir por fuera pero por dentro su corazón sigue latiendo a mil y siguen teniendo ese pánico terrible y miedo a morir. 


Cuando lo vemos así, pensamos en que fue uno de tus regalitos para no hacer mucho en Año Nuevo por temor a que nos pasara algo. Estos últimos años nos la pasamos cuidándolo, tapándole las orejas y dejando que se esconda en nuestras espaldas como refugio seguro. Es decir, no salimos mucho en fiestas para poder quedarnos con él. Siempre en la playa. En la casa que tú construiste para nosotros.

Digo que fue uno de tus regalitos porque ese año nuevo que supuestamente tú y mi mami se quedarían en la casa con él, fue el año que me dieron la sorpresa a las 2:00 am llegando a la playa sólo para decir Feliz Año Nuevo y regresar a Lima. Un loco total. Creo que a nadie se le ocurriría salir de Lima a cenar y llegar a la playa (Km 127) en la madrugada sólo para saludar. Pero es que hacías hasta lo imposible por ver a tus hijos felices. 

Y bueno, siguiendo con la historia, al llegar a la casa, encontraron todos los cables mordidos. Los enchufes de los televisores, los teléfonos, la refrigeradora, las lámparas y todo lo que tuviera cable incluido. Literalmente roído como por una ratita. Hasta hoy no entendemos por qué es que Bruno hace eso cuando se pone nervioso, pero pudo electrocutarse en cualquier momento. Eso sí hubiera sido terrible. 

Desde ese año, no podemos despegarnos de él en esas fechas. La mayoría de perros corre a esconderse y se aleja de la gente, pero él no. Busca estar detrás de nosotros, trepado en las piernas o escondido detrás de la espalda. Me da mucha pena verlo sufrir tanto. 

Lo que es yo, jamás le he encontrado nada interesante a esos juegos. Además de peligrosos, son caros y no tienen razón de ser. Después del accidente en Mesa Redonda no entiendo cómo muchos pueden seguir vendiendo este tipo de cosas.    

Confieso que este año ha sido un poco menos fuerte que el año pasado que parecíamos estar en plena Franja de Gaza. Pero el lunes 24 se repitió la misma historia y no quiero ni pensar en el 31.


Por eso, aunque algunos me buleen...
NO A LA PIROTECNIA!
     

27.12.12

Hymn to my father


Esta es una canción especial.
Como la que colgué ayer.

Pero esta vez la letra es precisa...

Feliz 27...
Porque no recordamos el día de tu muerte.
Sino, celebramos que estuviste con nosotros un buen tiempo.
Y un 27 te convertiste en lo que siempre fuiste.
Un ángel de luz.

Hace 4 años y 3 meses, y parecen días.
Te extraño mucho papi...

Cambiando


Y pensar que hace cuatro años exactamente, los planes de "año nuevo" estaban más que un tercer o cuarto plano para nosotros. Las cosas cambian, pero nadie olvida. Eso sí.

No está mal que las cosas cambien, pero es increíble pensar cómo puede el paso el tiempo hacer que algunas heridas dejen de llorar pero sigan como un marca en la piel. Como para recordarnos el camino sinuoso que a veces nos toca vivir. Como para decirnos que no fue un sueño, tampoco una pesadilla, sino un capítulo difícil en nuestras vidas.

No está mal decir que ahora recordamos sin llorar, porque los momentos lindos deben recordarse con una sonrisa y no con una lágrima. Sino que gracia tendría escribir y recordar los momentos a tu lado si siempre que lo hacemos terminamos con un buen pedazo de papel higiénico en la mano. 

No viene al caso sentirse mal por no lamentarnos de lo sucedido. Pues nadie es culpable de lo que sucede, solo el destino. Y ni siquiera es culpable, sino que simplemente siguió el curso que tenía que seguir. Nada más que eso. 

Tampoco es bueno pensar en los famosos "si hubiera", pues estos no retroceden el tiempo, sólo muestran una realidad que no es más que una proyección de los deseos y pensamientos de un ser racional. Que imagina, que cree, que sueña. 

No está mal celebrar.
Reír.
Caminar.
Crecer.
Recordar.
Imaginar.
Seguir adelante... 
Creo que es lo que quieres y nos tratas de decir siempre desde el cielo. Y aunque a veces el camino se complique un poco, sabes que volveremos a mirar hacia adelante y seguir. Tal como siempre nos enseñaste.

4 años y 3 meses lejos de ti.
...y sigues presente...

26.12.12

Zombie

¿Alguna vez fuiste a trabajar sintiendo que dejaste tu cerebro en la casa? Eso mismo me está pasando en este preciso momento. 


Hoy abrí los ojos y me desubiqué totalmente, pensé que era lunes y me sentí cansada incluso antes de pararme de la cama. Al entrar a la ducha dije "es miércoles!!! Dos días más y otra vez fin de semana, qué bien!". Entonces empecé con la rutina de siempre, despertar a Lalo, tres, cuatro o cinco veces hasta que logre hacer que se siente siquiera mientras me arreglo, mudar mis cosas a la cartera que toca en el día, arreglar un poco la cocina antes de salir y listo. Bajé a conversar con mi mami hasta que el señor terminara de cambiarse y nos enrumbamos al trabajo algunos minutos después. 

En el camino todo parecía ireal, con los ojos chinos de sueño trataba de conversar para no dormirme pero era inútil. Ni siquiera había tráfico para quejarme de los animales mete combi y cierra todo lo que encuentren a su paso. Ciudad fantasma. Qué acaso somos los únicos que trabajamos esta semana???. Era tan desgastante pensar en las diez horas que aún me faltaban para volver a la casa que casi casi me daban ganas de llorar. Además, hoy estoy hormonal así que todo se vale. Hasta el chocolate! He dicho!

Llegó la hora de almuerzo y me tocaba cita con Teresa, y como no la voy a ver en unas semanas por año nuevo, le llevé su regalito y le di su apachurrón respectivo. Entrar al consultorio es tan reconfortante, que dan más ganas de dormir. Es todo alfombrado, con un estante del piso al techo lleno de libros, cuadros antiguos en las pareces, una ventana de madera con cortinas antiguas y un largo sillón que parece un diván mirando hacia el sofá donde se ubica la Tere. Es calientito cuando hace frío y fresco cuando hace calor. Todo un útero materno. Y hoy, el día en que más cansada y sin cerebro me siento, me tocaba conversar con ella. Empezó todo bien, hablamos un rato hasta que empecé a contarle que hoy estaba DE MÁS. "Tere me muero de sueño, quiero sólo estar en mi cama, agarrar un libro y arrullarme con las letras, leer un mismo párrafo tres veces para entenderlo y quedarme seca en el cuarto intento. No sé, pero hoy quería quedarme pegada a mi cama". Hablamos además de mis miedos ilógicos que últimamente crecieron un poco más, y más ilógicos que nunca, y llegamos a la conclusión que soy una especie de "obseso controladora con pensamiento mágico". Demasiado gracioso el término, pero me hizo pensar en mil cosas. 

Ese pensamiento mágico se oía tan tranquilo que empecé a escuchar la voz de Teresa más y más lejos. Me hablaba de formas de relajarme en el trabajo para concentrarme en las próximas tareas y del bosque que ella siempre imaginaba para poder respirar hasta el punto de escuchar su propia respiración.  


¿Marité? Ya son las 2. 
Había terminado la hora de terapia y no me acordaba de nada de lo que pude haber hablado con ella.
¿Te quedaste dormida no?
Me preguntó con dulce voz y una ligera sonrisa a la cual respondí simplemente con una carcajada acompañada de un sincero "discúlpame". 

Espero sólo que las horas se pasen y ya pueda estar en la casa. Y que aún mejor, se pasen estos días para poder llegar al viernes y decir que estoy oficialmente "de vacaciones" por una semana. Y es más, poderle decir "adiós" a este 2012, que aunque hizo el intento, no fue un buen año que digamos. Trajo cosas bonitas, sí; momentos que quedarán en mi corazón y en mi mente, sí; pero se lleva también recuerdos dolorosos que me hacen querer que se termine ya. 

Como escuché por ahí, dicen que el 2013 hará las pases con el tiempo, y que si a éste le ha gustado correr últimamente, ahora volverán los minutos que se perdieron en el espacio. Dicen que el tiempo volverá caminar como antes. Marcando paso a paso las horas y los minutos. Sin robarle segundos a nadie.  

¿Ya es de noche?

Especial


Hoy me desperté con esta canción en la mente...
Y como siempre, me acordé de ti.
Como siempre...


24.12.12

Navidad blogger


Comencé esta aventura de escribir un post diario en el 2009. 
Quería hacer algo diferente que me hiciera sentir que aún estabas cerca. 
Y fue así como decidí abrir este blog.

Algunos días frustrados por no tener tiempo, otros sin creatividad para hacerlo, pero otros iluminada al mil por ciento me hacían volar, viajar en el tiempo y escribir sobre ti.
Solamente recuerdos...

Luego vinieron fechas más complicadas, llenas de pendientes, de trabajo por hacer y de reuniones con las que cumplir y por eso mis post's bajaron de ritmo. Una o dos veces por semana nada más. Te extrañaba un poco.

Enfrenté algunos comentarios, duros a veces, por no dejarte "tranquilo" en el cielo y seguir deteniendo tu alma en mi mente. 
Pero aún así, decidí seguir con esto.

Conocí gente especial, que a pesar de no tener el gusto de conocer en persona se convirtieron en parte de mi vida. Con consejos, correcciones, opiniones y palabras de aliento muchas veces me ayudaron a avanzar. Simplemente a salir de una traba mental o a ver las cosas un poco más claras.  

Son personas que te conocen por mí. Por esas infinitas historias que vengo contando a través de estos tres años y unos cuantos meses.

Empecé esta aventura sin siquiera saber por donde me llevaría, 
a quienes conocería,
con quienes compartiría una historia que lleva tu nombre.

Gracias a ustedes amigos bloggers, que no necesitan un premio importante para sentir que sus blog's son los mejores. 

Feliz Navidad!!!
Que el año 2013 sea aún mejor.

No podré mencionar a uno por uno porque no quiero olvidarme de ninguno.
Pero todos ustedes saben que los tengo en mi mente siempre...
Mis comentarios en sus blogs lo dicen cada día.


21.12.12

Enough is enough

Prometí no hablar de este tema...
Pero simplemente no puedo evitarlo. No dormí casi nada en la noche. Ojos abiertos y orejas bien paradas como perro en media noche oscura y no me enorgullezco de ello. Debo soltarlo para relajar el nervio contraído. 


Soy DEMASIADO sensible para los temas apocalípticos desde que era chiquita. Me acuerdo que hace muchos años, tratando de encontrarle origen a mis "traumas telúricos" comentamos que en alguna vida pasada, así como tú tal vez fuiste in ave, tal vez yo fui dinosaurio. Uno que se quedó traumatizado después del GRAN TERREMOTAZO que acabó con la vida de todos y cada uno de los miembros de su especie. 

Sea lo que sea, esos temas no me agradan. Aún así, busco en google y trato de estar enterada de todo lo que suceda minuto a minuto. Tanto así que desde ayer en la mañana, conociendo las diferencias horarias en todo el mundo le preguntaba a distintas personas que viven en puntos estratégicos si ya era el esperado "21" por ahí. Algunos respondían con bromas "la tierra se está abriendo. Adiós mundo crueeeel!", entiendo las bromas. Y también entiendo que se me debe ver bien ignorante teniendo miedo por esto. Pero qué puedo hacer. Las manos me tiemblan, me baja la presión y me pongo a respirar fuerte cuando leo algunos mensajes de "algún gracioso" diciéndome "Marité, ya escuchaste? La NASA confirmó que un asteroide está en camino pero no afectará a nuestro Continente". Seré chiva, pero no cojuda. Lo peor es que el día aún no se va y ya las burlas están hasta en la sopa.

Abundan los mensajes en el Facebook, ok con que ya haya sido el esperado día en otros países, y nada pasó, y ok también que pasamos la madrugada y nada pasó tampoco, pero ya es demasiada burla no? Que la programación para el fin del mundo, que Goku está bajando de los cielos en España, que se vieron las líneas de Nazca en el cielo de Australia, párenle' con eso por favor que ya estuvo bueno. 


No ha terminado aún el 21 y ya están diciendo que no será hoy, sino que puede ser el 23 de diciembre o peor aún, se prolonga hasta el 18 de enero. Era hoy a las 6:11 am hora exacta en la que cambia la estación, y lo único que pasó fue que pasamos del supuesto invierno al "aún más supuesto verano"; dijeron que no tendríamos luz solar, y amaneció como siempre; dijeron que sería a las 11:00 am, luego a las 3:00 pm o 4:00 pm, sino a las 11:00 pm. O sea, todo el puto día miraremos el reloj a ver si pasó algo aquí o en alguna parte del mundo. 

Hoy supuestamente vienen los marcianos, los iluminati se revelan, los planetas se alinean, los seres humanos evolucionan, hay un cambio de consciencia, la gente debe pasar a otra dimensión, el cerebro aumenta su poder, y sólo algunos serán salvados. Todo me suena tan roca de la prehistoria que hasta me da risa. Pero por alguna razón no quiero burlarme de esto. Seguro si estuvieras aquí ya hubiera escuchado tus 3 palabras cuadre "tú eres profesional", tan típica frase que escuché por años cuando hacía o decía alguna huevada. "Cómo vas a decir eso hija. Eres profesional por favor". Así como me lo dijo Lalo ayer después que le pedí dormir abajo por si las moscas.


No bastó con las rusas pastrulas que pronosticaron el archirecontrahiperultramega cataclismo el 21 de setiembre, o perdón el 22 como lo actualizaron en su web tan pastrula como ellas. Ahora, se suman las predicciones de una página en Facebook de procedencia desconocida llama Quake / Earthquake Red Alert que dice que del 21 al 31 de diciembre tendremos "EL TERREMOTO" y si no pasa cierran su página! Lo mismo que dijeron hace unos meses. Tanto loco suelto. Increíble.


Yo creo que el mundo de verdad acabará, pero nadie puede decir cómo ni cuándo. Puede acabarse todos los días, porque todos y cada uno de los que vivimos aquí es un mundo entero. Puede acabarse cruzando la pista, incinerado por un pedo solar, tragado por un buzón abierto en la pista, cayendo entre las placas que se abren con los terremotos o aplastado por un meteorito del tamaño de Tacna, o hasta de medidas inimaginables. 

Sé que no tengo miedo a morir, pero sí de ver morir a los demás. 
Ese es mi miedo máximo y a lo que se resumen todos mis traumas mentales.

Dejemos el día tranquilo y ya!
Nada más!

19.12.12

Cuanto cambio

Alguien me dijo por ahí que le gustaría ver más fotos contigo siendo yo más grande. Y las tengo, sí que las tengo, pero no en cantidades industriales como hoy hubiera querido tanto. Pues a veces los hijos crecen y le dan menos importancia a esos "recuerdos" que luego valdrían más que todo el oro del mundo para un corazón ya no tan chico. Esos que se aferraban a las piernas de sus papás para que no se vayan al trabajo y esperaban con ansias que sean las ocho de la noche para estar por fin en familia van cambiando con el tiempo. Ese amor infinito sigue ahí, creciendo cada vez más pero los pequeños detalles que más deberían importar pasan a ser un subtitulo más. Sin la intención de hacerlo por supuesto. Esos mismos que decían sin parar "papito y mamita los quiero mucho" ya no lo dicen sólo porque es algo tácito, algo obvio que no es necesario decir. Cuando lo correcto es decirlo cada vez que los ven a los ojos y si es posible.

Ahora, no me queda más que vivir una y otra vez en mi mente todas las etapas lindas que pasamos juntos y los recuerdos que te dedicaste a impregnar sabiamente en mi memoria por muchos años. Y aunque tenga sólo algunos registros visuales de ello, nunca se borrarán de mi mente y menos aún de mi corazón. Sé que mis hijos conocerán quién fue su abuelo, al que le decían "polvorita" y ese que sin un disfraz ni antifaz era todo un súper héroe. Te verán en fotos, en los videos tan lindos que antes registrábamos casi todos los fines de semana. Que aunque luego podíamos ver una cara puñete que decía "no me filmes papiiiiiiiiiiii" eran momentos especiales, con todo y berrinche. Porque siempre fueron especiales.

No podré tener las fotos que quisiera contigo, un álbum por año lleno de divertidos recuerdos, tampoco aparecerás en las fotos de mi matrimonio, pero estoy segura que estuviste ahí. En cada una de las velitas que prendieron los invitados en tu nombre. En cada uno de ellas y a mi lado también. Dándole la mano a mi mami y alcanzándole tu pañuelito del bolsillo del pantalón para limpiarse los ojos. Ya no veo muchos hombres con pañuelo por cierto. No estarás físicamente en las fotos, pero te encargaste de todo desde arriba, eso vale más que cualquier rostro en un álbum.

Tengo fotos, sí que las tengo. Pero por alguna razón pienso que las que muestro aquí son de cuando yo era más chiquita porque aún siento que quisiera tenerte aquí para colgarme de tu pierna en las mañanas, para esperarte con mi examen en la mano y esperar tu golpecito en la cabeza diciendo "qué bien hijita", aún siento que quiero que se haga de noche para poder caminar de puntitas a tu cuarto y meterme entre tú y mami para sentir ese calor que es único y verdadero, todavía pienso en esas veces que llorando por alguna razón desconocida para ti me tratabas de consolar con un chocolate y mágicamente las penas se iban. Todavía pienso en esos momentos donde los problemas no eran tan grandes, no existía mucho de qué preocuparse y lo único que importaba era que tú y mi mami estén ahí. Siempre "ahí". 

Supongo que para ti fue igual. Las preocupaciones empezaron cuando crecimos. Cuando cada uno de tus hijos empezó a hacerse grande y tomar sus propias decisiones ahora sin pedirte permiso para cruzar la pista del frente.

No tendré la colección infinita de fotos a tu lado cuando empecé a crecer. Pero tengo el mejor recuerdo tuyo en mi mente, y como siempre lo digo, también en el corazón.

Previos antes de un matrimonio 
-siempre servicial con mis amigos-
(Diciembre 2007)

17.12.12

Algo que parece sencillo

Si pudiera pedir un deseo que se cumpla al segundo de haberlo pronunciado, no lo pensaría tanto. 
Aunque fuese sólo uno en la vida,
irrepetible,
único.
Tendría la oportunidad perfecta para aprovechar eso que tanto quiero.

Pediría lo mismo. Una y mil veces.
Las cosas serían perfectas así.
Como si nunca hubiera pasado nada.
Como si el mal sueño hubiese terminado.
Como si las estrellas no hubieran visto tantas noches sin luna.
Tantos días con sombras.
Tanto gris sin color.

Un segundo bastaría para saber lo que pide mi mente.
Mi corazón.
Mis ojos.
Sólo un segundo para pedirlo y ya está!

Pensar, pedir y vivir.

¿Qué fácil sería no?
Pero me tocó una novela que no tiene una trama perfecta. Con párrafos que duelen, y capítulos que matan. Pasajes que me hacen pensar, y a veces pensar hace llorar. 

Si pudiera pedir un deseo sería el mismo que le pido todas las noches a mi almohada.
Pero despertar en un escenario distinto.
Con todo igual, pero con ese detalle que tú ya sabes.

14.12.12

A las 12


Es imposible que no se me estruje el corazón cuando veo esta foto.
La miro y siento tu mano en mi hombro.
Tu cara apoyada en mi frente y tus pellizcones al dispararse el flash.

"Au papiiiii, no seas toscooooo" con el mismo tono melódico de siempre.
Seguido de una mueca de desaprobación con las cejas para abajo.
"Cariñito hijita", me decías con los ojos chinitos de risa.

En ese entonces esperar las 12 era más divertido.
Recuerdo que se me hacía eterno y no podía contener las ganas de abrir los regalos.
"Primero a comer y luego al árbol", decía mi mami sirviendo la mesa.

La ceremonia para poner al niñito Jesús en el pesebre era diferente.
Era "completa".
Mamá, papá, hermano mayor, peticiones de los hermanos, y el menor pone al niño.

Ahora, no será "completa", pero la familia crece y nunca falta tu recuerdo.
Ni la copa especial para ti a las 12.

Imposible no pensar...
Imposible no extrañar...
Pero muy posible esperar el día en que nos volvamos a ver.
Y esperar con el corazón en la mano y la sonrisa en los labios.
Para decirte algo más que Feliz Navidad. 


12.12.12

...y Toñito sí supo



Cogí el San Antonio de mi mesita de noche y lo llevé a mi closet. Eran casi las 2:00 am y yo parecía loca buscando algo detrás de mis pantalones. Tenía que ponerlo en un lugar donde nadie, absolutamente lo viera. Qué pensarían si encuentran un santo de cabeza detrás de mi ropa, podría ser cualquier cosa. En fin, encontré el rincón perfecto. 

Retiré mi antiguo "amuleto", una tijera abierta, dicen que aleja a las personas envidiosas, para poner a mi San Antonio parado de cabeza. La tijera fue ubicada en la otra esquina, creo que eso de las supersticiones no es tanto lo mío, pero eso y lo de pasar de mano en mano cualquier objeto punzo-cortante no me desagradan.

Y bueno, me fui a dormir y días más tarde me olvidé del Santito volteado de cabeza. Pasaron unas cuantas semanas y, sea por obra y gracia de él o de algún otro ser celestial conocí a Lalo. Confieso que en ese momento no pensé el Toño, pero ya cuando fuimos enamorados,  me pregunté un día cualquiera "¿¿¿qué habrá sido de mi San Antonio???". Al llegar a la casa saludo a mi mami y le pregunto si se acordaba del santito que me habías regalado hacía tiempo, me dijo que se acordaba perfectamente porque ella te había dicho que compraras uno para regalarme, entonces subí a mi cuarto y lo busqué detrás de mi ropa.

No había nada. 
Ni el Santo.
Ni la cabeza. 
Ni la base. 

Era como si se hubiera esfumado por arte de magia. Nadie había sacado mi ropa ni tampoco había mandado a las donaciones todos mis pantalones. Saqué uno por uno y dejé pelado mi closet y no encontré nada. El santo había desaparecido.

Me acordé que muchas veces había escondido cosas que olvidaba luego, o que los duendes existen y se llevaban algunos objetos de vez en cuando. Pero no era posible, en algún lado tenía que estar. Por eso me fui al otro extremo del closet, donde guardo mis zapatos, saqué uno por uno (y eso que habían hasta para regalar como siempre me decías) y a lo lejos vi un bultito extraño. Era una bolita que parecía una canica, pero sin brillo. Estiré la mano y con solo tocarla supe qué era. Era la cabeza del Santito!!!!!!!! Se le había salido la cabeza y su cuerpito no aparecía! Casi lloro, pero la desesperación no me ganó y me guardé la cabeza y seguí buscando el cuerpo. Ahí estaba, metido en uno de mis zapatos marrones que no usaba hace mucho tiempo. 

¿Cómo pasó eso? Seguro alguna vez, voló desde donde guardaba los pantalones, que estaba como a cuatro cajones de ahí abajo y fue decapitado. Pobre Santito. Tenía que traerlo a la vida. Aún no me había casado y no había cumplido su misión en mi vida. No por la que tú me lo habías comprado. Lo bajé a la cocina y a falta de terocal encontré Triz, "la gota mágica que pega todo en un triz". Y fue así como lo uní nuevamente para regresar detrás de mis pantalones.

Pasó el tiempo y lo olvidé una vez más.

Unos meses más tarde Lalo me regaló un anillo de compromiso y mi vida cambió por completo. Confieso que no pensé en el Toñito, pero sí en que todas las estrellas se alinearon para hacerme inmensamente feliz gracias a tus movidas allá arriba. 

Nos casamos y empezamos una vida juntos. Las cosas que tuve que sacar de mi closet para irme a nueva casa entraron en varias maletas. Me reí mucho cuando encontré la tijera y me sorprendí una vez más cuando no encontré al santito. Había desaparecido otra vez. Pensé que como ya había tenía la misión cumplida se mandó a mudar para que otra persona encontrara el amor verdadero. 

Hasta hace unos días... 

Llegué a la casa y mi mami me dijo que había estado moviendo las cosas del closet que dejé vacío cuando me mudé. Me dijo que mirara lo que había puesto en su cómoda, prendí la luz y ahí estaba. Había encontró el San Antonio que me habías regalado hacía años. Con la cabeza aún pegada al cuerpo y un poquito más paliducho nada más. Creo que a pesar del tiempo, aunque ya no vea a mis ángeles, ellos cuidan de mí y me dan señales de cuando en cuando para que me acuerde de ellos. Para que entienda que la felicidad existe y no hay que buscarla, sino que ella sola encuentra el camino de llegar a uno. 

Lo puse en mi mesita de noche nuevamente. 
Ahora ya no tiene que estar todo el tiempo de cabeza.
Simplemente estando ahí, me hace pensar en que me ayudó a encontrar a la persona indicada.


10.12.12

Hazte una pues toñito

El santito que me regalaste hace mucho tiempo y puse de cabeza en mi closet, apareció como por arte de magia un día cualquiera de esta semana...

Era verano del año 2008 y yo aún estaba un poco movida por el "mal de amores" que pasé en diciembre. Mis ánimos habían decaído un tanto por ciento y las ganas de sonreír y salir a la calle eran casi nulas. Tú, junto a mi mami, preocupado por mí, tratabas de hacerme reír y darme ideas creativas para invertir mi tiempo y no pensar.


No hacía falta decirte lo que pensaba para que tú lo supieras, era como si me leyeras la mente y sólo me decías: vas a ver que vas a conocer a un chico y vas a ser muy feliz hijita. Para mí, incómodo pero tierno, era como escuchar a un cura hablando de pecados naturales. Siempre fuiste tan celoso con nosotras que era increíble escuchar esas palabras de tu boca. Era lo que realmente querías, que conozca un hombre que me hiciera profundamente feliz, me cuidara y esté siempre a mi lado, para cuando ya tu no estés aquí.

Mi mami, pensando en santitos que cuiden cada uno de nuestros pasos, siempre tenía el Santo correcto para cada ocasión: uno especial para cuando íbamos al doctor, para cuando Lissy y Karina estaban por dar a luz, cuando viajábamos, cuando postulábamos a un trabajo, o cuando simplemente estábamos tristes por alguna razón. En este caso, había escuchado que San Antonio de Padua era el santo de los amores.


Recuerdo que mi mami te contó y al día siguiente recorriste mar y tierra para encontrar alguna imagen de San Antonio de Padua. Cuando llegué a la casa como siempre entré a tu cuarto para saludarlos y me recibiste parado en la puerta con una sonrisa en los labios. Siempre te causaba gracias cuando me veías en mi estado habitual cuando llegaba del trabajo en esa época (cara larga por el mal humor). Te metiste la mano al bolsillo y luego de darme un besito me dijiste aún sonriente "mira hijita te compramos una estatuita de San Antonio", la miré y te pregunté por qué razón me la estaban regalando (siempre asada, me doy cólera), miraste a mi mami y te apresuraste en cortar lo que fuera que ella empezaría a decir "es que hemos visto que en tu mesita de noche tenías un santito que es muy chiquito y este es más grande. Es para que te cuide y le reces pues no?". Todo me pareció un poco extraño pero bueno, te di las gracias y lo puse en mi mesita de noche.

Esa noche, cuando estaba a punto de dormirme, puse la cabeza en la almohada y volteé ligeramente a la izquierda. Una rendija de entre las persianas iluminaba directamente al santito como si se tratara de una especie de actor principal en un escenario. Me paré de un brinco y prendí la computadora. Google me diría qué de diferente tenía este santo.

"En Portugal, Brasil, España, Perú y algunas otras partes de Hispanoamérica es reconocido como el santo de los matrimonios y el día de su fiesta (el 13 de junio) las chicas solteras tienen la costumbre de comprar una pequeña imagen de San Antonio y colocarla al revés como castigo hasta que hayan encontrado un buen marido".



¿¿¿Marido??? Acababa de salir de una relación de 6 años y lo que menos quería era un marido! Era extrañísimo que tú, el papá más celoso de la promoción del colegio, el que no me dejaba ir al cine con un amigo ni cuando estaba en quinto de media, y el que cada vez que tenía una quinceañero me esperaba en la puerta, estuviera regalándome el Santo de los matrimonios.

Sonreí y apagué la computadora. Seguro mi mami y tú no sabían la historia completa y sólo pensaron que era el Santo del amor, pues sólo querían que me volviera a enamorar... 

Me tiré de nuevo a la cama y miré al techo... "¿y si de verdad me hace conocer a mi futuro esposo?". Di otro brinco y lo cogí de la mesa de noche. Prendí la luz y.... 

Continuará...

7.12.12

39 años de amor del bueno

Pienso que todos llegan al mundo con etiquetas en el alma: el nombre que le pondrán sus papás, la profesión  que elegirán, los mejor amigos que tendrá, la fecha en la que conocerán al amor de su vida y el nombre también, el número de hijos que juntos tendrán, y hasta la fecha en la que se irán al cielo. En este caso, estoy segura que cuando naciste sabías que tu propósito sería buscar a mi mami, encontrarla y pasar juntos el resto de sus vidas. Juntos sin importar la distancia que los separe. 


Recuerdo aún cada 7 de diciembre desde que eramos chiquitos, las flores llegaban desde temprano a la casa y semanas antes ya salías con Karina a buscar el regalo perfecto para sorprender a mi mami temprano por la mañana. Hasta Jerry (quien seguro te acompaña arriba rascándote el brazo con la patita para pedirte cariño) se vestía con un gran cartel, hecho por mí, que decía "Feliz Aniversario". Luego, los almuerzos si caía fin de semana, o las cenas si era día laboral. Eran salidas geniales, con ataques de risa, algunos consejos e historias contadas por todos en la mesa. Hasta ahora, me siguen hablando de la vez que fuimos a un restaurante italiano y como yo estaba muuuuuy chiquita me limpié la boca con el mantel blanco. Siempre contabas eso y provocaba una risa masiva. Hace poco lo volvieron a recordar. 

Ya más grandes todos quisimos hacerles algo especial por los 25 años, sus bodas de plata, pero por alguna razón lo hicimos a los 30. Sus bodas de perla. Hicimos una misa, especial, nosotros, y los nietos que ya habían hasta el momento los recibimos en la puerta y fue muy emocionante. Al finalizar, tal cual lo hicieron en su matrimonio, les hicimos algo parecido al cruce de espadas, pero con Calas, cartuchos de flores blancas muy largas. Fue lindo ver con nuestros propios ojos cómo juntos se juraban, nuevamente, amor eterno. El amor más eterno que estoy segura conoceré en mi vida.

Hoy, me siento agradecida de haber tenido tan bello ejemplo de pareja. Si bien vivieron 35 años juntos, sé que ese amor es tan pero tan fuerte que traspasa cualquier barrera de espacio y tiempo, porque ese mismo amor vive en cada uno de los corazones que juntos crearon. Una pareja que no era perfecta y aprendía día a día de sus imperfecciones tratando de mejorarlas, juntos. Una pareja que si bien "no podía tenerlo todo" siempre luchó por "darle todo" a su familia, juntos. Una pareja que a pesar de los problemas, siempre miraba hacia adelante para buscar la forma de salir airosos, juntos. Una pareja, que superó pérdidas, vivió temores, recorrió pasillos desiertos, pasaron penas, pero también cumplieron sueños, lograron metas y siempre querían más, juntos. Vivieron algunas veces en gris, pero muchas otras a colores, los colores más bonitos que existen. Siempre juntos.   

Hace 39 años, la vida los unió prometiendo, no estar juntos físicamente para siempre, pero sí el más puro amor eterno que jamás podrán conocer.

¡Feliz aniversario papitos!


5.12.12

Ya pasó un mes...

Entusiasta como siempre me dijo esa misma noche "no te preocupes Mari, todo está bien y estamos muy cómodos en el carro. Será un largo camino. Voy a dormir un ratito, te escribo mañana temprano". Nos despedimos no sin antes decirnos "hasta mañana".

****

Era enero de este año que a trancas y barrancas ya está por terminar y yo entraba en una nueva oficina. Había pasado tres meses imposibles en un lugar que prefiero no recordar, todo por una mala decisión que hasta hoy me trae ingratos recuerdos. Esta sería una oportunidad para renacer, y es que no hay como comenzar en un lugar de cero. Hasta hoy recuerdo el día que la conocí, siempre me decía que ella estaba muy contenta de aprender cada vez más. Eso era lo que más me motivó a enseñarle todo lo "poco" que aún conozco de esta vida "comunicadora". "Asu Mari, tú has trabajado en varios lugares. Qué mostro poder escuchar nuevas ideas", me dijo el día que le conté mi trayectoria. Noté sus ganas de aprender, su miedo por no haber tenido mucha experiencia en el rubro antes, sus ganas de hacer las cosas de la mejor manera. Me gustó mucho esta chica...

Tuvimos oportunidad de reír juntas sin parar hasta cuando las cosas iban mal, estresarnos con algunos temas que por nada del mundo querían inclinar la aguja para el lado positivo y hasta llorar alguna que otra vez. Cuando la veía un poco preocupada, lo cual era un poco raro porque siempre trataba de lucir tranquila, le decía que no había problema si algo salía mal, que nosotros venimos al mundo con varias cartillas en el bolsillo para equivocarnos libremente. "Alguna vez en tu vida la vas a cagar. Y es en ese momento en el que vas a aprender mucho más que un día cualquiera. Si te contara toooodas las veces que la he cagado", le decía para que se arriesgue y no se hunda si pisaba mal, o si el viento soplaba en contra. 

Una vez, tuvo que cancelar algo que ya había coordinado. La pena por llamar y decir "mil disculpas no podremos hacer lo que planeamos" le quería ganar. Me decía con los ojos gachos "Mari pero voy a quedar pésima con la persona! Cómo le voy a decir que sí y luego que no!", creo que si hubiera podido hacerlo por ella lo hubiera hecho, pero no era lo correcto. Debía levantar el teléfono y decir las cosas directamente, "a la vena", como se lo dije. 

Hasta hoy, antes de ir a algún evento importante, cierro los ojos y me acuerdo esa vez que nos dirigíamos a uno de los tantos eventos que organizamos juntas. Era un viernes, y encima era 13, un día que se grabó en nuestras memorias como "el viernes de terror del año". Todos los invitados nos cancelaron a sólo unas cuadras de llegar al destino. La cara de la tranquila Mari se transformaba cada vez que llamaban a su celular. Se agarraba la frente y empezaba a sudar frío. No nos quedaba más que mirarnos y reír. Era una real pesadilla.

Cada almuerzo con ella era divertido. Sentada en su lugar especial, siempre con las manos entre las piernas por el frío que hacía (aunque hubiera sol) esperando ansiosa su plato de comida. Y si pedía mayonesa y no se la traían, por Dios que corrieran todos antes de terminar su último bocado. La vi preocupada, estresada, angustiada, pero jamás la vi tan molesta como cuando de esperar la comida se trataba "pero ya mejor no me traiga la mayonesa señora porque ya voy a acabar mi plato" decía muy seria. "Mejor pégale", le decía luego de cambiar la cara seria, por una amplia sonrisa cuando le traían la esperada mayonesa. 

Portadora de una sonrisa espectacular. Y una risa realmente cotagiosa por cierto. Una vez recuerdo que atracada en el tráfico regresaba de una reunión y ya no me daba tiempo de ir a la oficina, cogí el teléfono y la llamé apurada antes de que el reloj marcara las 7 pm "Mari ya no voy a volver a la oficina, por favor antes de irte apágame la TELE", la escuché suspirar ahogando una risa oculta "no te preocupes Mari, yo ahorita te apago LA COMPU supongo", simplemente exploté con una carcajada, como siempre volada yo. Cada vez que me confundía o le cambiaba de nombre a las cosas ella me decía "eres una candidata a tener alzheimer de vieja Mari".  

Pasaron unos 10 meses y cuando me senté a hablar con ella para poder hacer un "status" general le dije que quería escuchar sus impresiones acerca de nuestro trabajo juntas. "En verdad siento que de enero a la fecha, he aprendido mucho más de lo que pensé" yo también lo notaba así. Ya no era la misma chica tímida, insegura y demorona. Había crecido un poco más y estaba contenta por haber sido una partecita de ese crecimiento. 

****

Le mandé una alerta al nextel el día sábado y no contestó. "Fácil está juergueando", pensé, "mejor la llamo mañana para ver si ya tiene todo listo". Hablamos un poco antes de que oscurezca y ya deba salir hacia la oficina. "Ya tienes todo listo no? No te olvides de tu repelente para los mosquitos y tu cámara para que te tomes muchas fotos. Me llamas antes de salir y cuando llegues también así sean las 5 am". 

En la sala de la casa miré el reloj, y sólo faltaban algunas horitas para su partida. Me sentía un poco ansiosa, pero creí que sería pasajero, quise que se me fuera esa angustia, traté de controlarla y me quedé dormida. Me desperté unos minutos después un poco exaltada y miré mi celular. Un mensaje de ella figuraba expectante en la pantalla principal "Ya estamos partiendo Mari, todo está muy bien. La gente es super buena onda, demasiado buenas personas. Estamos muy cómodos y con ganas de llegar". Hablamos un poco, nos reímos otro tanto y me dijo que aprovecharía en dormir. "Hasta mañana Mari, me llamas ni bien lleguen. Descansa".

Jamás imaginé que esa sería la última conversación con ella. Que ese "mañana" no llegaría nunca, y que hoy, hace un mes recordaría con millones de sentimientos encontrados a esa chica blanquiñosa de pecas y pelo castaño que siempre respondía ante cualquier problema con una gran sonrisa y un sincero "no te preocupes Mari". 



Trata que allá arriba, en donde seguro ya te la debes de haber encontrado, se sienta contenta. Que desde el cielo envíe señales a su familia, tal como tú lo sigues haciendo con nosotros. Cuéntale tus historias y mira esa linda sonrisa. Sé que debe tener familia por ahí, pero de todas maneras quería darte ese encarguito. Hace un mes tomó ese vuelo sin retorno y recién hoy me atrevo a hablar de ello. Se abrieron heridas que mi corazón aún no sana, y me costará mucho poder pasar este capítulo. Pero creo que es hora de dejarla volar. Sé que vas ayudarla en todo lo que necesite, no la dejes sóla porque seguro, debe extrañar a su papito.


Es imposible no cuestionar,
no reclamar a la vida misma.
Es difícil.
Pero quiero seguir pensando que allá arriba, 
Dios está armando un batallón de ángeles.
Ángeles que sólo vinieron a la tierra por poco tiempo,
para hacernos creer que el bien existe.
En esta vida...
O en la otra...

3.12.12

Último mes

Empieza el último mes del año y con él empiezan las correderas de los regalos, los tiempos ajustados en todas las agendas laborales, las celebraciones adelantadas, chocolatadas con las amigas y los intercambios de regalos; también empezaron, desde ayer, los domingos de adviento, en donde nos sentamos alrededor de la mesa a prender semana a semana una velita de la corona leyendo las oraciones a quien corresponda para hacer el conocido ritual. Inevitable no cambiar de ánimos cuando en donde dice "papá" nos damos cuenta que no estás tú para leerlo. 


Es increíble pensar que esta es la cuarta Navidad lejos de ti. Es la cuarta y aún duele, supongo que seguirá doliendo pero de una manera distinta. Ahora, más madura y con una vida nueva, sigo pensando las cosas que hacíamos y podríamos seguir haciendo hasta hoy. Pero te adelantaste un poco y nos sacaste ventaja para prender chispitas mariposa desde el cielo.

Cómo no pensar en los años donde además de los regalos, nos comprabas una tableta de chocolate a cada uno. Para Karina era amargo, a Lissy con maní y pasas, para David con almendras y para mí de leche. Recuerdo que empecé a reclamar el mío cuando se me hacía raro ese regalo largo y envuelto en un color de papel diferente: "y por qué a ellos les dan ese regalo igualito y a mí no???". Al día siguiente me entregaste uno igualito, diciéndome "este es sólo para ti". El mejor regalo de todos. Las barbies, muñecas, pijamas, politos, ropa de baños y todos los demás regalos pasaban a un segundo plano con los típicos chocolates de Navidad. Creo que no soy la única que los recuerda, no por nada cada vez que pasamos por algún centro comercial y vemos esos chocolates recordamos nuestra niñez. "Esos son los chocolates que nos regalaba mi mami y mi papi por Navidad no?".


En un año, dejaron de producir esos chocolates, vendían otros, de mil tipos distintos, pero esos específicamente no se hacían más. A partir de ese año venían las Navidades sin chocolates debajo del árbol, pero siempre nos acordamos de ese especial regalo. Hasta que, en la primera Navidad que pasamos lejos de ti, quería comprar algo bonito para cada uno de los hermanos. Fue así como caminando por algunas tiendas los encontré. Tenían otro tipo de envoltura y no se llamaban igual, pero eran exactamente los mismos sabores. No dudé ni un segundo en comprar cuatro. Uno para cada uno y mi mami. Para que se acuerde también lo que juntos hacían especial para nosotros.

Coincidencia o no, mientras viajabas al cielo los chocolates que siempre nos regalaste volvieron a aparecer en los anaqueles de los super mercados.

Empieza diciembre y con él nuevos retos. Los últimos antes de que se termine este año que ha sido tan difícil como cualquiera otro año par. Es que siempre pasa lo mismo? Lalo me dice que no hable cosas que no son, que me lleno la cabeza de ideas sin sustento que no hacen más que cargarme día tras días y "prepararme" para algo que ni una bola de cristal podría predecir.

Y es que me ha tocado revivir experiencias muy difíciles en poco tiempo. 
Experiencias que guardé en un cajón bajo 7 llaves para no volver a recordar.
En la medida de lo posible, al menos.
Creo que llegando a la meta, es cuando más fantasmas aparecen para robarnos importantes minutos...

Lo importante está en no bajar la guardia y mirar siempre adelante.
Aunque se vea a lo lejos la señal de la "meta" trazada.

Te espero con ansias 2013!!!!


30.11.12

Sana sana colita de rana

Hoy me pincharon 5 veces seguidas cada media hora. Alternando los brazos para no saturar a la vena. Suena gracioso, pero ahora hasta las venas se saturan. No manejan, no escuchan quejas del mundo, no se pelean con otras venas, no tienen que decidir qué ponerse hoy, pero se saturan. En fin, es la segunda vez en la semana que me hago estos análisis que odio tanto, pero nada, gajes del oficio. 


Recuerdo que desde que estaba chiquita me solías dar ánimos antes de cada análisis de sangre, vacuna o inyección cualquiera. "Es sólo un pellizcon" acercabas tus dedos a mi bracito y con las uñas me dabas un piquete "y ya está". Al no sentir nada más que tus uñas, a pesar de apretar los dientes y tener algo de miedo, no sentía nada. Me sentía más tranquila.

Al ingresar al consultorio y sentarme en esa silla con brazo robótico para poner el codo te miraba siempre a los ojos y me decías que sólo serían unos cuantos segundos, que contara en voz alta junto contigo. "Ya, ahora respira profuuuuundo y cuenta: uno, dos, tres, cuatro, cinco.... ya ves???? Ya terminó". Abrí los ojos despacito, no podía creer que haya pasado tan rápido todo y aún pensaba que cuando los abriera iba a ver la jeringa succionadora de sangre en plena acción. 


Saliendo del consultorio mi mami me pregunta si tenía hambre, más de 12 horas de ayuno de todas manera iban a ocasionar un revoltijo de tripas alocadas por algo de comida. Era mi parte favorita de cada vez que me sacaban sangre: la cafetería con ustedes dos. Un jugo de naranja y tostadas con mermelada era lo máximo para mí. Siempre simple. Así como la milanesa con papas típica en cada salida dominguera. Ya comiendo me contabas tus "alucinantes" historias de cuando te sometías a algunas pruebas clínicas. "Alucinantes" digo porque me parecía increíble que compararas ese líquido asqueroso llamado glucosa con una inmensa torta de chocolate. Recuerdo que decía "qué rico papi! Que me hagan esa prueba a mí!!!". Te reías por horas, tal vez pensando en que ese brebaje tenía parecido a todo, menos a una torta de chocolate. Igual, me decías que te habían hecho alguna vez también la prueba de algo, en la que te hacían comer pura palta antes de sacarte sangre. Era la prueba perfecta para mí!!! Pero años después, preguntando a todo el que podía dicha prueba no existía. Te saliste con la tuya, me agarraste de inocente una vez más sólo por verme sonreír y no pensar en el pequeño pinchazo que me acababan de hacer en el brazo derecho.

Hoy recordé esa torta de chocolate, y al tomarla pensé en ti. 
Sólo faltaba tu sonrisa y el característico ¿ya te lo terminaste sin invitarme?.
Te extrañé una vez más.
Como siempre...

El heroe de mi vida