Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

16.1.12

Una extra

Eran las 10 de un noche de verano hace algunos años. Sentados en la terraza de mi Tía Mary conversando y esperando que se metan a la sala para poder bajar corriendo y meternos a la piscina. Si era con ropa mejor. Las más lornas de todas, pero sí, esas eran nuestras máximas travesuras. 

Claudia y yo nos propusimos meternos a la piscina de noche sin que sepan ustedes para que no nos den los sermones del caso: se van a resfriar, no se metan porque sino se quedan sin piscina por más días. El calor era asqueroso en ese entonces, no tanto como ahora, pero igual. De la que te salvaste, "lecherazo". Nos pusimos las ropas de baño y bajamos las escaleras según nosotras "caleta", llegamos afuera y SPLASH! Nos metimos al toque, dimos un par de vueltas y salimos disparadas. Listo, travesura consumada. 

Nos cambiamos como balas y bajamos a comer con ustedes. Con el pelo aun mojado y un poco tiritando extrañé mi casaca solo un poco. Pero fiel a la "travesura" no decía nada según yo para que no se den cuenta. Estuvimos con ustedes otro rato y me atacó el sueño, ese que desde hace unas semanas parece que se ha vuelto a apoderar de mí y me deja cual trapo. Se pararon de la mesa, te despediste y me llevaste cargada al carro, todavía podías cargarme porque estaba chiquita, ya luego extrañarías mi talla y mi peso de chiki para poder cargarme así. Si lo hacías luego de unos años, hola hernias!

Echada en el asiento de atrás, casi dormida le dijiste a mi mami:
- Por donde vamos. Ojala que no haya tráfico.
- Vamos por la Costa Verde nomas.
- No no, a la "bebe" le da miedo. (Como me daba cólera cuando decía la bebe y ya tenía 8 años, pero ahora extraño esa palabra que hasta cuando fui a la universidad la seguías usando).
- Pero está dormidita, no se va a dar cuenta.
- Encima no ha traído ni casaca para el frío. 
- Pero es verano...
- Igual después de ese chapuzón en la noche se puede resfriar.
- Bueno pero tú felizmente siempre traes una casaca extra.
...y me tapaste despacito...

Hace unas semanas tuve frío en la noche. Fuimos a la casa de Lalo y no había llevado una chompa. De casualidad me llamó mi mami y me sintió con frío. Ese poder loco de las malas hasta de conocer una voz de frío no lo tiene nadie más que ellas. Le dije que sí pero no había llevado nada para abrigarme.

Me acordé de ese día y de todos los otros días que mi mami con frío fue recibió de la nada tu casaca negra con franja rojita. Hasta hoy la tengo en mi mente y me parece seguirla viendo en la parte de atrás de tu carro... como siempre la llevabas.

Una casa extra por si acaso...
Tu siempre tan precavido.

16 comentarios:

Edch dijo...

¡Qué hermosa anécdota! Los padres siempre tienen actitudes que nos sorprenden, pese a que inicialmente nos pongan de mal humor.

Saludos.

la MaLquEridA dijo...

Qué bonito recuerdo, qué bien que no lo olvidas.



Un beso.

Bren dijo...

Que monce Marite, no te gustaba ir por la costa verde? niñita chinche! jajaa

Me gustó el relato o anécdota pero me lleva a pensar una vez mas porque aparentemente todos tienen una mamá intuitiva menos yo...ja! en fin, lindo tu papi como siempre y lindo que recuerdes momentos como este que vuelven a acurrucarte.

Un abrazo, buen comienzo de semana :)

Mina Treintañera dijo...

Si! Cuando te vuelves mamá, descubres talentos escondidos. Aparecen de la nada y automáticamente. Mis papás también me llamaban la bebe, creo que es cosa de papás no?

Qué tengas una semana excelente!!! Hoy me levanté con cara de viernes!!! Yeeeeehhhhh!!!! Un besoteeee!!! Te quiero!!!!

Pd. Oye si, por qué te daba la costa verde ah???

Marite Alarcón dijo...

Edch, al principio da cólera como dices... pero luego, realmente sorprenden.

Malque, no lo olvido. Es difícil olvidar lo que te marca, aunque sean detalles chiquitos.
Un besote!

Bren, no era monse!!! Tenía miedo de que se salga el mar... esa será otra de mis historias. Ya verás!
Besos!!!
Y buen inicio de semana para ti tb!!!

Lenyis, ya te contaré, esa será otra historia.
Esta tiene que ser una semana exitosa, igual que la próxima, y la que viene y todas las del año!
Un beso enorme!!!
TQM

Elmo Nofeo dijo...

Nunca es mal visto que una mujer sea "lorna", pero que un hombre sea lorna si que es fatal.

DRACO dijo...

sí, una de las cosas bonitas que tenemos de la infancia eran las travesuras que se podía hacer. todavía recuerdo la primera vez que no dormí en casa. era 25 de diciembre y un grupo de amigos nos pasamos en una casa jugando con un juego de fútbol de plástico donde uno tenía que inclinar la cabeza del jugador para que la bolita que hacía de pelota vaya donde otro jugador o fuera de frente al arco buscando el gol. ¡qué tal vicio! cuando llegué a mi casa eran ya las seis de la mañana y al encontrar la puerta abierta (no sé por qué), entré sin que nadie se diera cuenta de nada. tendría diez años. lo malo de esta historia, es que me han contado que el amigo, dueño de aquel juego, ha fallecido recientemente por complicaciones con el corazón y los pulmones. un beso.

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Marité. Muy bonita tu historia. Es cierto, los padres tienen un poder de adivinar lo que hemos hecho, por más que creamos que nadie nos ha visto.

Que tengas una semana positiva.

Un beso grande.

LUCHO

Oscar C. OKIPERU ® dijo...

Antes me daba miedo la Costa verde porque, a la altura de Barranco, estaba llena, era un hervidero de travestis (y eso que no soy homofóbico).

Saludos.

ludobit dijo...

por ser verano no hay que confiarnos del calor q a veces desaparece asi nomas, sin aviso. un abrazo abrigador ,marite. suerte

Pequeña Biatch dijo...

jajaja q gracioso el comentario de Oscar.No te sientas monce, yo pensaba que la piscina de mi casa era la playa..asii q creo que no hay nada peor que eso.jiii.
Si te das cuenta, es una casaca, pero vamos a las mamáses (se me ha pegado esa palabra y ni existe) que siempre saben todo!!aaaa como lo hacen?
algún día lo sabremos..pero no tan cercano OBVIO!
besosos, y cuando mi mamá esta conmigo y la llama alguien dice : "estoy con la bébe" (fuerza de voz en la penúltima sílaba) no se por qé.

Mariela García dijo...

Pues la casaca puede que se haya transformado... porque se que ahora sientes que el esta por todos lados... puede que ya no te cubra del frio... pero te protege de otras cosas! Saludos!

Marite Alarcón dijo...

Elmo Nofeo, si un hombre es lorna, no tiene perdón dices jajaja

Draco, es que un niño sin travesuras, por más telas que sean, no es niño.

Lucho, gracias. Es cierto el poder de los papás es increíble.
Beso!

Marite Alarcón dijo...

Oki, jajajajajajajaja mi trauma no iba por ahí, pero tb hubiera sido traumático ahora que lo mencionas!

Ludobit, gracias! Siempre es bueno ser precavido.

Biatch, ahora entiendo tu palabra "mamáses". Tu post de hoy está buenazo.
Beso!

Marielita, tienes razón. Está en todos lados.
Un beso!

Bellarte dijo...

En lo que pensé todo el relato fijate... "(cuanto pesará Marite)" wajajajajja.

Marite Alarcón dijo...

jajajaja!!! Maleas Bellarte!
jajajaja

El heroe de mi vida