Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

25.6.12

Esos "ayeres"


Extraño ese tipo de domingos.
Esos días en los que entrabas a mi cuarto a partir de las 10:00 si seguía dormida.
Más de eso no era "normal".
Algo me pasaba, o estaba enferma.
"Esther algo le pasa a la bebe (tremenda viejonaza y seguía siendo tu bebe), no se despierta hasta ahora".
Y ya cuando se te hacía demasiado raro, entrabas de puntitas a mi cuarto.
Me despertabas como solo tú lo sabías hacer. 
Siempre con un cariñito en la frente, nunca a lo cachaco.
Así a quién no le gustaría que la despierten no?
Bueno, en mis días versión "gremlin" me reventaba que lo hicieras.
Pero ahora,
la verdad es que lo extraño.


Extraño ese tipo de domingos.
De duchazos apurados para salir a almorzar.
Día en que las decisiones más difíciles son así de sencillas:
"¿¿¿Pollo, chifa o carnes???"
Donde el premio mayor vendría más tarde con la elección del chocolate del día.
Casi siempre lo dejaba a tu criterio, nunca me fallaste.
Siempre era el más rico de todos.
Días de salir en tu carro y escucharte decir: "si todos los días fueran así, me encantaría manejar".
Ahora comparto totalmente esa idea.
Esos días en que no te cansabas de decirme que me quede en la casa descasando y viendo películas.
Yo renegaba porque quería salir, a cualquier lugar. Simplemente pasar la tarde del domingo afuera de la casa. Obvio, habían días en los que también me quedaba. Pero no eran la mayoría.
Pero ahora daría todo por tener un poquito más esas tardes contigo.  


Extraño ese tipo de domingos.
Que preparaba mis cosas para "mañana" y tú me decías entre broma y broma:
"No vayas al trabajo hijita. Quédate durmiendo en la casa y acompaña a tu mamá".
A lo que seguidamente mi mami renegaba como si hubiésemos insinuado que ella durmiera todo el día.
Días de películas con luz apaga de cortinas cerradas.
En esos días en que la noche caía un poco más lento.
Y los hasta mañana cerraban el capítulo con broche de oro.
Un beso en el cachete y listo.
Cerraba los ojos tranquila.
Me había despedido de ti con un "hasta mañana" de todas maneras.
Aun incluso sin saber si existiría ese "mañana".


Extraño esos domingos donde se esperaban los lunes con las mismas ganas que ahora.
Pero por alguna razón eran menos tristes que ahora.
Extraño esos domingos color bonito.
Esos días en los que se viven momentos ricos.
En los que solo provoca congelar el tiempo para siempre.

18 comentarios:

DRACO dijo...

¡ah!, si se pudiera congelar el tiempo para después descongelarlo a nuestro gusto y revivirlo nuevamente. uno sonreiría más a menudo si se pudiera hacer. un beso.

Victor Falconí dijo...

Siempre se extraña... Eso demuestra que aunque ya no esté físicamente, tu padre está ahí junto a ti, apoyándote en todo. Que estés bien.

Elmo Nofeo dijo...

Puedo imaginar esos domingos de color bonito, cuando se almuerza en familia adquieren ese color.

Marcelo Gasan dijo...

Sólo cuando estamos lejos o nos hace falta a veces valoramos lo que tenemos. Pero muchas cosas suceden por la ley de la vida, la independencia cuando eres adolescente o más joven. Sólo después extrañas esas cosas, como la comida de mamá o sólo pasar la tarde juntos conversando después del almuerzo. Los años nos hacen entender esas cosas.
Ya mi hija tiene 12 años y a veces ya no nos quiere acompañar.

Mina Treintañera dijo...

Qué bonitos domingos para recordar. Pero no es raro que te llegara que te despierte, a ninguno nos ha gustado que nos despertaran en lo más rico de nuestro sueño. Aunque mi mami le gana a tu papi, una vez me despertó metiéndome un dedo en el ojo, jajaja. Casi muero del susto!

Ya te tocará hacer los domingos bonitos para tus babies. Para cuándo ah???

Beso! Te quiero!

Marite Alarcón dijo...

Draco, si se pudiera, sería lo mejor del mundo!!!
Un besito!

Victor, qué bueno leer tus comentarios ahora!!! Se extrañaban de verdad!!!
Beso!

Elmo, esa era la idea. Me quedo contenta que pude transmitir ese color. Color bonito de los domingos de antes.
Un beso!

Marcelo, por eso se dice que los hijos son prestados. Al final, la pareja es lo único que se queda a tu lado... hasta que llegue el día en que uno de los dos tenga que partir... A veces me pregunto xq tiene que existir la muerte... es algo que nunca entenderé.
Un besote!

Lenya, por Diossssssssss!!! Tu también preguntando!!!! Todo el mundo me dice esoooooooooooo y ya no quiero que me pregunten más!!! jajaja es típico, lo sé, pero en verdad aun queremos esperar un poquito. Ten por seguro que te enterarás primero que muchos :)
Una cosa más, en el ojo?????????? jajaja por favor, cuéntame eso!!!
TQM!

Edch dijo...

Qué bonito. Tienes razón, los domingos nos parecen pesados y queremos salir de casa, pero luego nos damos cuenta que no hay nada mejor que pasarlo en familia, pues al fin y al cabo, es el único día que podemos hacerlo.

Un abrazo.

Darío dijo...

Mierda, que si miramos atrás hay puro vacío...Un abrazo!

Marite Alarcón dijo...

Edch, así es. Creo que no es malo quedarse en casa con la familia de vez en cuando :)
Beso!

Marite Alarcón dijo...

Darío, purito vacío.
Mero merito!
Beso!

Paty dijo...

Vaya! Has tenido un padre genial. Yo no pude disfrutar mucho tiempo del mío. Un bonito post, Marité.

Quizá no tengas domingos como aquéllos, pero te deseo que tengas el calor de aquéllos a lado de tus hijos (si eliges tenerlos, claro).

Un besito!

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Marité. Muy lindos tus domingos, maravillosamente familiar. Y era natural que cuando uno va creciendo, quiere estar la mayor parte del tiempo afuera de la casa y con los años, uno piensa que pudo haber sido distinto, pero en ese momento, la mentalidad que teníamos era de anhelo de ser más independientes.

Como dijo Edu, cuando algo de pierde o lejos de nosotros, se valora de verdad.

Un abrazo muy grande.

LUCHO

ludobit dijo...

los domingos siempre me ponen melancolico, desde chibolo, y sin razon alguna aparentemente :(
un beso, marite

Damian dijo...

aprovecharé cuanto pueda por los mios. Los valoraré mucho mas que ahora.
Aunque en csa somos de levantarnos muy temprano si o si

[Maxwell] dijo...

Se extraña eso y muchas cosas, pero crecemos y tenemos nuestros propios momentos.
Tiempos que ya no volverán. u.u

la MaLquEridA dijo...

Esos momentos muy agradables, ya se fueron y hay que vivir los tiempos de ahora.

No extrañes tanto, es bueno a veces.



Besos Marité.

Marite Alarcón dijo...

Paty, tuve un padre genial, es cierto. Es verdad lo que dices, mis domingos serán distintos ahora pero llenos de amor. Y más adelante aun más.
Beso!

Lucho, es que creo que todos cambiamos no? Pero no podemos dejar que no valoremos algo en el momento que lo tenemos a la mano.
Un beso!

Ludobit, es que creo que son tristes xq se acaba el fin de semana y empieza otra laaaarga semana. Pobre lunes!
Beso!

Damian, eso es! Aprovéchalos al máximo! No te vas a arrepentir!
Beso!

Maxwell, así es. Es bueno construir una nueva historia sin olvidar el pasado que nos hace sonreír.
Un besito!

Malque, quedan en el corazón :)
Un beso!

Marite Alarcón dijo...

Hoy ya es casi "viernes" para los que celebramos San Pedro y San Pablo! yeeeeeeeeeeeeeeeeeee

El heroe de mi vida