Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

25.10.12

Cinco invasores

Giro la cabeza a la derecha y puedo ver la calle. 
La gente va y viene mirando sólo hacia adelante, para evitar tropezarse o toparse con un duro poste 
obviamente, pero siempre mirando al frente. 
Algunos osados sacan de sus bolsillos ese aparato que ahora no es más que una extensión de los mismos dedos -smartphones- y tientan al destino mirando hacia abajo. 
Las consecuencias de ellos pueden ser tremendas. 
Pero nadie lo piensa en ese momento. 
Algunos miran de reojo y muy presurosos, como con miedo de lo que encontrarán al frente, y regresan a lo que estaban.
Otros tropiezan con huecos en la vereda, se golpean con los hombros de un extraño, o hasta incluso se quedan un momento en un lugar fijo para retomar luego el mismo camino con la mirada gacha.
Todos van y vienen.
Y parece que nada los detiene.
Ni el mismo destino al que se dirigen sin mirar al frente.

Giro la cabeza y miro hacia mí misma. 
¿Hacia donde estoy yendo?
Miro hacia el frente, o sólo agacho la cabeza y dejo que me lleve el viento, a donde me tenga que llevar. 
Si mantengo la mirada en un punto fijo, algo me distrae y desvío los ojos hacia un punto cualquiera. Simplemente evado y dejo fluir.
Y esto debe parar. 

Erradicar de una buena vez cualquier vestigio de las cinco cabezas del reino de "abajo".
Miedo.
Angustia.
Desconfianza,
Inseguridad.
Ansiedad.
Esos cinco que un día cualquiera me hicieron bajar la cabeza y me vendaron los ojos para no mirar lo que viene en la línea del tiempo.

¿Cuándo pasó?
A veces creo que hace 4 años y un poco más...
A veces no lo sé...

22 comentarios:

Elmo Nofeo dijo...

Si ni tuviéramos esos sentimientos no seríamos humanos.

Marite Alarcón dijo...

Exacto Elmo... pero a veces quisiera quedarme huérfana de ESOS sentimientos. O que no me ataquen TODOS a la vez!

Beso!

Mina Treintañera dijo...

Lo importante es ser valiente, y serlo no significa no sentir todo eso, sino saber enfrentarlos para no permitirles que detengan nuestros pasos.

Te quiero mucho! Yo sé que tú si eres muy valiente :0)

Mariela Garcia dijo...

siempre podemos expulsarlos como invasores que son! =) beso enorme.

Marcelo Gasan dijo...

a veces nos llega esos momentos de duda y de cuestionamientos. Ya pasará. Lo mejor es tener la mente ocupada o hacer deporte. Un abrazo.

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Marité. Es cierto, varias veces, estos "invasores" quieren meterse dentro de nosotros, sin siquiera tocar la puerta. O se plantan al frente nuestro. Creo que la clave es no evadirlos sino atravesarlos y salir victoriosos. Pero no es fácil porque somos humanos.

Te mando un abrazo gigante y para hacerte fácil la cosa, te doy el link del post de James Bond:

http://royaltrilogy.blogspot.com/2012/10/james-bond-50-anos.html

LUCHO

Marite Alarcón dijo...

Lenyis, gracias amiga. Tengo que creérmela para serlo.
Te quiero!

Marielita, así es mi reina! Siempre se pueden expulsar!
:)

Marcelo, siempre no? Parece que es como un ciclo, se van, pero prometen regresar any time!
Un beso!

Marite Alarcón dijo...

Lucho, tienes razón en lo que me dices. Gracias por el link! Prometo verlo pronto, no estoy con el tiempo a mi favor estos días :(

Beso!

Gary Rivera dijo...

Es curioso ¿no? Que un aparatito diseñado para mantenernos comunicados nos aislé tanto! Mi celular lo aprecio, pero puedo vivir sin él! Mmm mucho cuidado de vivir apegada solo a los recuerdos, el mundo no se detiene y tenemos que avanzar, si estuviera aquí, ambos seguirían sus caminos, no te retrases. El está en un lugar al que todos llegaremos, mientras tanto disfruta el viaje!! Goza de cada segundo!! Un besote enorme!!!

DRACO dijo...

uno de los momentos más felices del día es cuando cruzo un parque y contemplo los árboles escuchando a las aves trinar. es cuando por un momento me olvido de todos los problemas.
un beso.

Paty dijo...

Estos días he llegado a la conclusión de que no hay que mirar al cielo porque podría pisar caquita de perro, ni mirar abajo porque podría chocarme con un poste. La clave es mirar de frente, con fe y sin miedos.

Un beso Marité!

Darío dijo...

Creo que vos te lo preguntás, pero en realidad, nadie sabe a dónde va...Un abrazo.

Marite Alarcón dijo...

Gary, entiendo tu recomendación, pero no estoy muy de acuerdo. Los recuerdos siempre vivirán en mí, es la única manera de mantener vivo a mi papá. Y si vemos el camino que dejé atrás. he avanzado mucho en estos 4 años sin él: cambié a un mejor trabajo, conocí a una excelente persona, me casé y seguí creciendo profesionalmente incluso probando también ser profesora de universidad. Creo que sí he avanzado y también lo he disfrutado. Solo es cuestión de diferenciar lo que fue de lo que es y lo que será.

Un beso grandote!

Marite Alarcón dijo...

Draco, es un momento lindo, porque respiraaaaaaaaaaaas! Y respirar es saber que estamos vivos! Lo máximo!
Beso!

Paty, exactamente... concentrarse en lo que viene, con un objetivo claro, y que este solo sea caminar de frente.
Un beso!

Darío, es cierto eso... nadie lo sabe al 100%
Besito!

ludobit dijo...

5 persistentes invasores. dificiles de confrontar uno a uno, muchisimo mas si atacan en grupo... se me pone la piel de gallina.
un beso, marite

Francisco M. dijo...

Hola Marite, son los sentimientos los que nos diferencian de los animales, los que nos hacen sentir y ser humanos.

Sin embargo, también somos esclavos de los mismos en nuestros avances cotidianos.

Buen artículo, cargado de emoción y energía.

Saludos,
Francisco M.

la MaLquEridA dijo...

Eso es muy difícil de erradicar sino es que es imposible. Seríamos piedras.


Cuídate.

[Maxwell] dijo...

Mirar al frente es la solución.
Usar el smartphone con prudencia es la solución.
No tener esos cinco invasores en la mente es la solución.

Edch dijo...

Mirar al frente es un buen comienzo, saber lo que nos espera. Debemos estar listos para ello, aunque siempre un rato de ocio es bueno, pero no debemos dejar entrar a esos invasores, o al menos no del todo, porque ellos también son parte de nuestra humanidad.

Saludos.

Marite Alarcón dijo...

Ludobit, uno a uno no creo que se puedan confrontar. La idea es aprender a verlos de lejitos nomás.
Un beso!

Francisco, muchas gracias! Bienvenido a mi blog, será un placer leerte también!

Malque, erradicarlos es casi imposible. Lidiar con ellos es el asunto!
Beso!

Maxwell, exactamente... soluciones que parecen tan sencillas...
Un beso!

Edch, se trata de preparar el camino para estar aptos de afrontar lo que venga. Siempre mirando al frente.
Un beso!

Serudio dijo...

Se que en mi, aun están todos y desearia que desaparezcan, seria ideal. Si sabes como hacerlo, me avisas?
Me gustó mucho esta entrada. Un abrazo!

Marite Alarcón dijo...

Gracias Serudio!
Si lo descubro lo posteo al toque!!! jajaja lo mismo tú por favor!

Beso!

El heroe de mi vida