Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

22.3.13

Hipólito

Hoy nos despedimos de Hipolito. Pedí dirigirlo por última vez, era como una separación que alargamos desde hace mucho. Hasta que el día llegó.

 

Todavía me acuerdo cuando ya en noveno ciclo de la universidad me dijiste: "hijita te voy a regalar un carrito. Uno chiquito nomas para que aprendas y lo chacrees para luego ya cuando trabajes puedas comprarte uno mejor". Estaba emocionadísima.

Tenías ya en mente el carro perfecto para mí.  Confieso que cuando decías que tenía que ser un carro chico para chacrear dije "oh no.... me va a comprar un tico". Pero no, era un Volkswagen Jetta del año 92'. Podría decir que fue el mejor carro que he tenido.

No solo fue el que me acompañó a mis últimos días de universidad, a mis primeras entrevistas de trabajo, mis primeras juerguitas con mis amigas "soltera", mis primeras papeletas, primeros atropellos de sardineles, primeras peleas con idiotas al volante... sino fue mi fiel amigo. Si pudiera hablar... sería tan gracioso. Lágrimas, risas, secretos, chismes, y más habitan en sus cuatro costados. 

Tenías tanta razón cuando me dijiste que querías para mí un carrito para aprender.  Es el carro más fuerte que he conocido en mi vida! Nunca se despostilló la pintura con algún raspón,  nada de faros quemados, tampoco lunas ni llantas reventadas. Ahora que lo pienso.... que tal toro. Super recio Hipolito.


Aunque intentaron abrirlo en algunos lugares, era discriminado por no tener alarma, nunca pudieron hacerlo. Como la vez que me estacioné frente al Hospi de la FAP y al salir vimos a lo lejos a un hombre mirando por la ventana en situación sospechosa. "HEY! QUE HACES?" gritaste unas cuadras antes de llegar. El personaje se dio media vuelta y arrancó vuelo a paso de liebre y desapareció. Vimos que había tratado de abrir el seguro pero el machazo de Hipolito no cedió. Ni una cosquilla.

Por tres años fue mi compañero de día y de noche. Pero tal como me dijiste, llegaría el momento de cambiarlo y comprar algo que me haga sudar el bolsillo por primera vez. Pero tú también era hincha de Hipolito, no querías soltarlo tan rápido. Por eso usas el "truco" de siempre cuando no querías que gastáramos tanto. "Marité, te compro tu carro para la inicial de uno nuevo. Qué dices? Cuánto quieres?". Me costó un poco, pues a mí tampoco me gustaba que gastaras en mí, pero la verdad era que si no lo hacías no tenía cómo poner la inicial para comprar a Portos (el actual). 

Pasamos muchos fines de semanas buscando el elegido. Fueron días lindos porque aunque con mi cara de puñete por no encontrar el indicado, me hacías reír y me tenías una paciencia de santo. Casi casi tan santo como Lalo cuando me aguanta con mis berrinches de niña chinchosa. En verdad que soy bien espesa a veces no?

El carro pasó a tus manos pero no se quedó ahí, pasó a manos de Karina. Él la acompañó desde el 2008 hasta hoy. Nunca cambiamos la tarjeta de propiedad y el momento llegó. "Ya conseguí comprador, tienes que ir a firmar al notario hoy a la 1:00 pm". La despedida llegó después de mucho. 

Verlo por última vez, con los mismos stickers que le pegué el día que me entregaste las llaves. Una huellita de perro en la tapa de la gasolina y otro en la parte trasera. Era el mismo de antes, no cambió mucho. Solo que se portó un poco mal con la nueva duela porque ya tenía achaques por la edad supongo. La verdad, seguro me extrañaba.


Fue un buen carro.
Y lo mejor, fue un regalo del mejor papá del mundo.

24 comentarios:

FrancHis Neumann dijo...

El otro día, me subí a un carro con Lissy que no reconocí.. le pregunté: "es tuyo?" me dijo "naaah es de mi mamá, bueno era de mi papi pero mi mamá no quiere venderlo!" No sé si era el famoso Hipólito... eso sí,auto alemán es RECIO, nunca muere ah!! XD

Un beso inmenso!!

Anónimo dijo...

Me da mucha pena este Blog, es bueno que recuerdes a tu padre. Pero hay momentos en los que hay que dejar ir y vivir la vida. Estoy seguro que tu padre hubiera querido eso :/

Marite Alarcón dijo...

Franchis, nooo! Ese es el azul, el que manejaba mi papá, un Toyota Camry. Ese no lo vendemos. Este fue uno que me regaló en la universidad. Mi chancho!
Beso!

Marite Alarcón dijo...

Anonimo, no sé quien seas pero agradezco tu visita. Si te da pena leer mi blog uno es libre de elegir lo que los haga felices y a mí escribir los recuerdos de mi padre me hacen feliz. No lo retengo y yo vivo mi vida. Conocí al amor, me casé, y vivo mis días felices, pero si escribo los recuerdos que tengo con mi padre son porque me llenan de alegría.
Respeto todos los puntos de vista pero los blogs están hecho para escribir de lo que cada uno guste. Leerlos también es libre.
Gracias por tu visita una vez más!
Saludos!

Mina Treintañera dijo...

Ay uno se encariña con las cosas, al menos yo soy así, nunca quería deshacerme de nada, me daba penita como si fuera una persona o familiar. Y el primer carro uno lo recuerda siempre, si que se les da duro a los pobres, el mío era un mitsubishi ay pobre, qué no le hice! Pero aguantaba duro y parejo.

Ese Hipolito recontra recio! Y tu papi tan lindo, siempre pensando en ustedes, qué penita que ya se va, porque se va cargado de muchos recuerdos lindos.

Y ese anónimo que NOJO. Que primero que nada se da la cara, las opiniones se respetan, pero la cobardía del anonimato dice mucho de una persona. Y si no te gusta el blog no lo leas y listo.

Beso Marité!!! TQM!!!

FrancHis Neumann dijo...

Los faNSSSS de este blog lo hemos visto como algo transicional: me parece que has pasado de estar muy triste y extrañarlo harto, a recordar todos los lindos momentos. Ese es tu homenaje. No es aferrarse a él, es más bien homenajearlo rememorando los momentos bonitos. <3

Un beso!!! MUACK!

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Marité. Hasta tenía nombre el carro, ja ja. Que buena. Las cosas que están ligadas a recuerdos nuestros, tienen un significado especial.

Y en cuanto a lo que dice el Anónimo, es fácil criticar sin dar la cara. Es válido lo que dices, pero Marité escribe en su blog, como una forma de mantener siempre vivo el recuerdo de su padre. Si no te gusta, si te parece triste, es simple, nadie te obliga a regresar. Aquí somos varios que seguimos a Marité y que nos gusta la manera cómo recuerda a su padre y no sentimos que ella esté exagerando en sus posts. Además siendo ella la dueña del blog puede escribir del tema que le dé la absoluta gana y nadie, ni tu ni yo, podemos creernos con el derecho de decirle que deje de hacerlo.

Marité, no cambies por favor.

Un beso grande.

LUCHO

Norma2 dijo...

Yo tuve un auto 24 años, lo cuidaba muchísimo, me llevó al trabajo durante esos años. Lo amé como vos a tu Hipólito, nunca me dejo tirada en la calle...jejeej! Yo en compensación lo tenía impecable.
Besosss

Gary Rivera dijo...

wow que buena! pues a veces uno le agarra un cariño especial a estas cosas debe ser dificil desprenderse de tu auto, pero es lo mejor.

Mi abuelo tenia un escarabajo decolor celeste en arequipa con el que arreaba las vacas!! Te lo juro!! y nos ibamos por los cerros arreando las vacas! era loquisimo! luego lo vendio y aun sigue circulando en arequipa!!

DRACO dijo...

ha sido una historia muy interesante y con mucho sentimiento. y, como tú misma dices, los muchos recuerdos agradables (y otros no tanto) que te acompañarán de por vida cuando recuerdes tu primer coche.
un beso.

Marcelo Gasan dijo...

Voy despidiendo dos escarabajos en mi vida... pero algun dia me gustaria volver a tener otro y arreglarlo hasta dejarlo como de coleccion.

José Ramón dijo...

Marite Emotivos recuerdos, recientemente se despidió Abstracción texto y Reflexión Saludos

Renzo Patricio dijo...

Fue una buena etapa en la que te acompañó tu automóvil. Y queda como uno de los grandes recuerdos de tu vida.

Yosoy Xhabyra dijo...

buaaaaaaa

yo no se que va a pasar el dia que le tenga que decir adios a mi xhabynave

buaaaaaa


:-)

Renata dijo...

qué tristeee, aunque sea sólo un carro las cosas a veces tienen mucho significado para uno y cómo no si fue un regalo de tu papá...awww :(

Marite Alarcón dijo...

Lenyis, eres lo máximo carajo. Como siempre!!!!!!!!!!
TE QUIERO!!!!!!!!!!!!!!!!

Franchis, gracias barbie.
Te quiero tb!

Luchito, ah sí, tenía nombre igual que este que tengo ahora. Son personitas!
Gracias por todo, en serio me hace sentir tan bien!!!
Un beso!

Norma, es que son tan fieles que te marcan!!! Yo tb lo cuidaba y él a mí!
Beso!

Gary, es que los escarabajos tienen historia!!! Ya me imagino! Qué buena!

Draco, es cierto. Lo recuerdo como un hijo. El primerito que tuve :)
Beso!

Edu, puedes tener uno y ponerlo modernisimo. Son hermosos!

José Ramón, si vi!!! por qué te has despedido! Era un blog muy bueno!!!

Renzo, así es. Fue una etapa y ahora la recordaré con mucha alegría.
Un beso!

Xhabyra, vendrá una segunda nave pero nunca olvidarás a la primera!

Renata, así es! Hay objetos que jamás llegan a irse del todo. Queda un sentimiento!
Beso!

Darío dijo...

se lo ve tristín , pero como aceptando su inexorable destino. Un abrazo.

la MaLquEridA dijo...

Y yo que pensé que Hipólito era una mascota o algo je.


Adiós Hipólito, la vida es así hasta en los coches.

Beso.

Marite Alarcón dijo...

Darío, así es, siempre orgulloso él. Se fue contento.
Beso!

Marite Alarcón dijo...

Malque, sería un buen nombre no?
Beso!!! jajaja

ludobit dijo...

me recuerda un poco a esos celulares antiguos tipo tanque q aguantaban cualquier caida o golpe.
mis respetos a hipolito, literalmente, un excelente amigo de carretera.
besos

Marite Alarcón dijo...

Ludobit, no sabes lo lindo que era! Era un torito! Totalmente ranger!

Nelson dijo...

Los autos te dan una independencia que no sabías que tenías. Ahora que leo esto me hiciste recordar al mío, mi primer auto, un Honda blanquito que dejé por ahí. Me dijeron que todavía anda, no lo podía creer. En fin, nunca llegué a ponerle nombre, jaja. Por qué Hipólito??

Marite Alarcón dijo...

Nelson, porque me gustó el nombre y porque me sonaba antiguo! Y como es de varios años atrás, bueno pues!
jajaja
Beso!

El heroe de mi vida