Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

26.7.13

Ángeles disfrazados

Decidí caminar hasta la casa de Tere, mi psicóloga, para tratar de sólo pensar en eso: caminar. Cada uno de los pensamientos que me atacaban eran desechados al instante hasta quedar con la mente en blanco. Unos segundo al menos concentrándome en cada uno de mis pasos. Pero no lograba sostener esa imagen por más de 5 segundos. Otro pensamiento venía corriendo como para arrebatar todo lo blanco para transformarlo en mil colores. Y no colores tan lindos y combinables que digamos. Pero seguí caminando, tratando e intentando una vez más. Paso a paso...

Después de una hora de conversar y soltar todo lo que me tiene así hace días, con el ceño fruncido y una arruga más en la frente, de nuevo me dispuse a caminar e intentar mantener ese estado ZEN en el que salí de mi cita. No dejaba de preguntarme cuánto me duraría, sin darme cuenta que esa misma pregunta era un estrés más a la larga lista. 

Miré el reloj y me di cuenta que se hacía tarde. Debía llegar en unos minutos a la oficina y seguir con lo que empecé hace tres semanas y se acaba en unas horas, por fin se acaba al menos por un tiempo. Pues ya me di cuenta que lo mío es altibajos constantes y si no me abrocho bien el cinturón nada me aguanta, todo se aloca. Caminé un poco más y me di cuenta que me faltaba mucho, esperé un taxi por algunos minutos y los dos primeros que pasaron por casualidades de la vida "no iban a donde yo quería", típico. De la nada pasó uno, era un carrito viejo (yo no suelo tomar taxis de la calle y menos si es un carro que no me convence) pero estaba tan apurada por irme que me subí nada más. 

El señor parecía amable, su voz ronca y y uñas un poco sucias me hizo pensar que seguro era un hombre cualquiera. Pero no, ese día me di cuenta que los ángeles también pueden tener uñas cochinas, estar mal vestidos y con la voz aguarrientosa... lo que mis oídos escucharon en ese momento me hicieron soltar todo eso que no solté durante una hora de terapia.

- ......silencio sepulcral en el carro... señor por favor puede subir su luna, hace frío.
- Claro que sí señorita, mil disculpas, es que como ando todo el día aquí metido puede que no sea muy agradable para los pasajeros (risas tímidas).
- Gracias...
...nos minutos después...
- Yo vivía por esta zona señorita, muy linda zona. Vivía con mi gran amor...
...suspiros...
- Hace dos días no duermo señorita. 
- Uy no le creo. Ha tenido mucho trabajo entonces?
- Sí, bueno ya quisiera, he estado buscando trabajo más que nada. Y bueno, cabeceo en las noches pero no es lo mismo que dormir. 
- Debe estar cansado...
- Sí, pero bueno señorita la calle está dura.... el trabajo es duro... pero el hombre no para porque no debe decir nunca no puedo. En la vida todo se puede. El hombre debe luchar y caminar y caminar y siempre decir yo puedo. Por que sino, de qué vivimos señorita. Uno siempre tiene que tratar de salir adelante y dar la mejor cara a los malos ratos. Así que ya sabe señorita, nada de decir no puedo. Porque los hombres siempre podemos.
...el carro frenó lentamente...
- Que tenga un muy buen día señorita. Ya llegamos...

Seguía mirándolo fijamente mientra él me miraba por el espejo retrovisor. Los ojos se me empezaron a llenar de agua y simplemente atiné a decirle "que Dios lo bendiga mucho señor. Que tenga un día buenísimo. Cuídese mucho". Le toqué el hombro sinceramente y traté de agradecerle por esas mágicas palabras con una sola palmada en el hombro. 

Bajé del carro y caminé...

Los ángeles también pueden tener las uñas cochinas pero el mismo corazón enorme. 

24 comentarios:

aristio dijo...

Hola: Que bonita experiencia, se materializa lo que le dijo el Zorro al Principito "lo importante es invisible a los ojo". Creo que en ocasiones nos dejamos llevar por las apariencias (a veces los àngeles tienen cuernos y cola y los que creemos diablos llevan alas jajaja). Pero siempre es bueno discernir que aquello que nos anima y nos dà ànimo proviene de Algo que nos soprepasa y busca las formas (a veces muy raras) para acercarse y consolarnos, solo hay que saber "mirar".

Por cierto me parece bien que no te quedes de brazos cruzados y busques ayuda en una profesional que te puede orientar en tus cosas. Bonito finde!

DRACO dijo...

los psicólogos deben ser las únicas amistades a las que se les paga por escucharnos, je.
un taxista es (muchas veces) un desempleado con muchos problemas que trabaja como tal por necesidad para cubrir sus necesidades básicas y/o llevar una entrada extra a su hogar.
tienen mucho tiempo libre (es un decir) y lo utilizan para pensar en su propia (a veces) terrible situación donde piensan en las oportunidades perdidas y en cómo salir adelante.
de esto resulta que los (muchos) consejos que a veces les dan a los pasajeros, son los que ellos quisieran aplicar a sus propias vidas si es que pudieran hacerlo.
lo bueno y lo ideal de todo esto es que alguien se motive lo suficiente para llevarlo a cabo.
ha sido un buen viaje el que has tenido.
que sea también un buen inicio.
un beso.

Marcelo Gasan dijo...

Asuuu que buena historia… como dices, los ángeles pueden ser cochinones también. Esas historias de taxi son una sorpresa… yo a veces converso con el taxista o a veces no, porque no tengo ganas. Hace ya bastante tiempo estaba por el cono norte y tomé un taxi hasta mi casa. El trayecto era largo y nos pusimos a lorear con el taxista… no te imaginas como hemos hablado, me contó su vida, yo la mía, y al final llegamos a mi casa y nos quedamos afuera conversando 15 minutos más jajajaja, sino era porque era las 3 de la mañana sacaba dos chelas y ponía mi bolero de Iván Cruz y terminábamos llorando abrazados jajajaja. Fue una buena terapia… Bueno eso me pasó hace mucho. Saludos, tranquilízate y yo también te digo que sigas para adelante y no te rindas (y por si aca mis uñas están recortaditas y limpias)

jossep dijo...

Que linda experiencia, sobretodo en estos momentos un difíciles para ti, espero todo te vaya mucho mejor, y como dice el taxista, Tú puedes :) cdt

Mina Treintañera dijo...

Así es mi reina, los angelitos los encontramos en todas partes, en los lugares más inesperados. A veces no los vemos, pero siempre están ahí, cuidando de nosotros, enviandonos mensajes. Hasta a mí se me hizo un nudo en la garganta con lo que te dijo el señor. Son cosas que uno sabe, pero que de vez en cuando necesita escuchar.

Ya sabes, nada de "no puedo", si puedes.

Un besote, te quiero mucho!

FrancHis dijo...

Oooh, que lindo Marité!!! Ves? Los ángeles están en todas partes, y las señales también!! Ese señor, Papalindo lo bendiga, sabe infinitamente!!!

TQM, un besotototototote!!

camino roque dijo...

cuando ya no crees en ellos aparecen :)

Elmo Nofeo dijo...

O sea la terapia y la carrera te salieron a precio de taxi.

¿Has pensado en que los psicólogos son adictivos?, una vez que te agarran de "cliente" te quieren tener así de por vida.

♥Curly Girl♥ dijo...

hola! la verdad nunca he creido en la terapia o la psicologia, pero ultimamanete me parece que es algo como un desfogue. sera??? porfavor cuentame de tu experiencia, realmente se mejora como persona? o para que sirve?


un beso!

Tigreton dijo...

Y MIS ANGELES tambien han estado de fachosos y con varios vicios , pobreza y demas...ero ahi estan cuando uno no esera algo de ellos, ellos te lo regalan con luz, que maravilloso.
que lind o post nena, gracias por ka buena vibra >3

Mariela Garcia dijo...

Y muchos angeles vienen a darnos las palabritas justas por aqui... mediante internet! Besote enormee Marite, te extraño mucho!!!

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Marité. Muy bonita experiencia.

No tengo duda, que ese taxi fue un envío desde el reino espiritual, y llegó en el momento preciso, ni antes ni después. Y te hizo ver las cosas desde otra óptica. Siempre es bueno un sacudón anímico para hacernos ver cómo y dónde estamos. Espero que hayas pasado un relajante fin de semana largo.

Un abrazo.

LUCHO

Oscar C. OKIPERU ® dijo...

Pa' delante Marité...

Suerte y buen humor

Marite Alarcón dijo...

Aristio, así es. Podemos encontrarnos un ángel en cualquier lugar cuando menos lo esperemos.
Beso.

Draco, esperemos que sea una semana distinta, y llena de positivismo. Lo necesito más que nunca.
Beso.

Edu, esas historias son las mejores. Uno puede encontrarse un verdadero amigo en mil lugares.
Un besote!

Jossep, así es. Justo en los momentos que necesito, me cae un mensaje del cielo. Eso sí que es un milagro.
Un beso!

Lenyis, te quiero mucho amiga. Gracias en serio por siempre la buena vibra y todo lo que me dices.
Te mando un super beso.

Franchis, sí, están en todos lados y es muy lindo encontrarlos de vez en cuando.
Besote!

Camino, así es. Aparecen cuando menos lo imaginas.
Beso!

Elmo, sí, lo he pensado. Más cuando le agarras cariño y no puedes decirle "ya no". Pero uno bueno y verdadero te dice "hasta acá nomas; el resto puedes hacerlo solo". He ahí la diferencia.
Un beso.

Tigreton, siempre recibirán buena vibra lo que la inspiran mi rey. Ya lo sabes.
Beso!

Marielita, yo también te extraño!!! Siempre pienso en ti sabes?
Un beso enorme!!!

Lucho, puede ser no? Un enviado especial en el momento indicado.
Un beso grande, buena semana para ti!

Jo dijo...

Dejar que cada persona que se relacione contigo y que conozca, sea tu maestro. No existe nadie que no tenga nada que enseñar y que dar


aprende uno donde menos imagina incluso en un viaje... o sentada detras en un taxi

Damian dijo...

me ha pasado eso una vez, en que justo cuando me sentía mal alguien sin saber lo que pasaba me dijo algo que me hizo recuperarme.
No lo pensé como ángeles, pero bien que le va la palabra

Marite Alarcón dijo...

Jo, es cierto al 100% De todos aprendemos y en cualquier momento.
Te mando un super beso!

Marite Alarcón dijo...

Dammy, esas historias son para recordar. Es bueno ponerles nombres, qué mejor que el de ángeles.

Un beso!

[Maxwell] dijo...

Que bonita experiencia!!
Yo recuerdo a un taxista que me llevó a las 3am a mi casa, era genial, conversamos de todo y me dio buenos consejos. Lo tengo en mente.

Un abrazo!!

Marite Alarcón dijo...

Max, es lo máximo de verdad. Esos consejos no se olvidan...
Beso!

la MaLquEridA dijo...

Ha sido el taxista y no tu psicóloga quien te ha hecho reflexionar, bien por el.


Un abrazo

Marite Alarcón dijo...

Malque, así es. Uno aprende donde menos lo espera!
Beso!

ludobit dijo...

asi como hay angeles disfrazados, no hay q bajar la guardia, porq tambien hay los demonios o lobos disfrazados de cordedos. en este caso me alegro mucho q esa persona tuviera las palabras exactas para necesitabas oir en ese momento.
besos

Marite Alarcón dijo...

Tienes razón Ludobit. Ya te extrañaba x aquí!
Beso!

El heroe de mi vida