Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

23.4.14

Sin mirar atrás

Sería demasiado bueno agarrar mis cosas, ponerlas en una mochila y simplemente viajar sin rumbo buscando personas felices. Obvio que no sola, sería ideal hacerlo con la persona con la que comparto mis días. Pero es algo que me provoca hacer. No irme en mi moto porque no tengo y porque creo que sería peligroso para la panza, pero algo por el estilo. Simplemente ir por ahí buscando rastros o señas de felicidad. Personas, momentos o cosas que retraten que sí es posible llegar a ser feliz siempre que uno lo desee.

Dicen que hace un tiempo un hombre algo sabio se propuso caminar sin mirar atrás hasta gastar la suela de sus zapatos. Comenzó saliendo de la puerta de su casa caminando hacia el norte mirando siempre al frente. No quería voltear por nada del mundo, ni siquiera cuando alguien a lo lejos lo llamaba para invitarle algo de tomar o tal vez un bocadillo, cuánto tiempo llevaría sin comer que ya se le notaba en los pantalones y polos holgados. Hacía paradas breves en algún lugar estratégico para ir al baño, lavarse la cara y tal vez cabecear un rato, y siempre sin mirar hacia atrás. Nadie sabe qué es lo que quería el hombre pero poco a poco las suelas de sus zapatillas empezaron a gastarse. Se iba acercando el momento de volver al punto de partida. Unos días después, cuando decidió dormir echado en el pasto hasta que el verde invadiera cada poro de su húmeda piel por el sudor de tantos pasos logrados, cerró los ojos y por fin descansó. Al día siguiente muy temprano se puso en pie y decidió volver sobre esos pasos que gastaron las suelas de sus zapatos. Una vez más sin mirar ahora lo que fue su "delante" hacía unos momentos. La gente que lo veía pasar lo saludaba a lo lejos y al parecer se fueron pasando la voz de cuadra en cuadra porque en el camino veía regalos: botellas de agua, cajas de galletas, polos y hasta notas echas a mano que parecían darle ánimos para seguir. Todo le resultaba familiar: los campos, los desiertos, los rostros que lo miraban a lo lejos. Ahora él ya conocía más de lo que siempre tuvo al frente y por no salir de sus cuatro paredes no conocía. Y al llegar a casa, descubrió que a veces es bueno salir de uno mismo sin mirar atrás, para no arrepentirse y retroceder y así desistir de un objetivo. Pues cuando logras despojarte de eso que te ata a no avanzar todo se vuelve más fácil y hasta incluso te permite volver cuando te sientas preparado para nuevamente seguir adelante pero hacia otro rumbo.

He decidido caminar, sin miedos y decidir sin pensar en los "pero qué pasa si..." porque ahora sé, y estoy convencida, que todo, absolutamente todo lo que uno quiere y desea, es posible.


14 comentarios:

Mina Treintañera dijo...

Siiiiiiiii, todo es posible, aunque nos toque por momentos pensar que no y desesperarnos.

Siempre es posible ir tras esos rastros de felicidad, paseando por la calle con un sonrisa sincera, de loca, pero que más de uno te devolverá. Lo hago al caminar por el puente que me lleva al cole :D

Se me hizo un nudo en la garganta el leerte. Me encantó :)

Becho <3

Elmo Nofeo dijo...

¡SEGUNDOOOOOOOOOOOOOO!

Elmo Nofeo dijo...

Si me llaman para invitarme comida, yo si que miro hacia atrás y regreso mis pasos andados.

DRACO dijo...

sólo caminando se llega a conocer el entorno. hay deportistas que viajan a un sinfín de países y ellos lastimeramente dicen que sólo conocen el trayecto del aeropuerto al hotel y viceversa sin conocer casi nada de los países donde han estado.

un beso.

Eduardo Rodríguez dijo...

Si caminara de frente y como la tierra es redonda (porque la Tierra es un dado roído y ya redondo a fuerza de rodar a la aventura) llegaría a mi punto de partida. Pero ahora tampoco es tan malo “mirar hacia atrás”, es más diría yo que siempre se debe “mirar a todos lados”. Saludos

Darío dijo...

Si pasa por Argentina, avíseme. Le haré una buena recepción. Un abrazo.

Gloria dijo...

No hay mejor terapia para conocer lugares y auno mismo que caminar, bien solo o acompañado. Tú, tus pies y el entorno, todo ello te puede llevar a un camino sin retorno o lo contrario, como el protagonista del relato.
Siempre he pensado que los ojos están delante para que evitemos, en lo posible, mirar hacia atrás esos viajes astrales al pasado no me gustan nada.Disfruta de lo que está por venir.
Besos de gofio

Marite Alarcón dijo...

Lenyis, qué lindo que te haya gustado amiga. En serio lo escribí con muchas ganas y mirando hacia el frente!
Te quelo!

Elmo, jajajaja me hiciste reír mucho con eso!

Draco, eso es cierto. Yo lo hice un día en Colombia y me arrepiento pero no tuve ni tiempo :(
Beso!

Eduardo, es verdad, pero en tema es no retroceder por más que nos provoque!
Un beso!

Darío, y tú por Perú! Avisa y ahí te recibimos!
Beso!

Gloria, qué lindo lo que dices, es verdad!
Un besote!

la MaLquEridA dijo...

De igual manera tuvo que regresar sobre sus pasos e igual las personas eran felices porque quizás el triste era el.


Un abrazo

Albert Francisco :) dijo...

mi manera de pensar es que nada es imposible cuando uno decide luchar por todo e ir logrando lo posible saludos ;)

Antonio Torres Márquez dijo...

Sigue caminando, es la única manera de seguir adelante.

Saludos.

Marite Alarcón dijo...

Malque, es verdad. Pero es bonito pensar que uno avanza siempre para mejorar.
Beso!

Albert, así es. Nada es imposible y de ahí debemos partir!
Beso!

Antonio, la única y mejor manera de seguir adelante es caminar! Es verdad!

ludobit dijo...

la historia me recordo a forrest gump cuando de la nada decide salir a correr por todo estados unidos. y sin darse cuenta fue la inspiracion para muchos

Marite Alarcón dijo...

Ludobit, yo tb tuve esa escena en la cabeza. Es realmente inspiradora!
Beso!

El heroe de mi vida