Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

30.10.14

Vamos creciendo

Sentada en la mecedora con Marcel en el brazo izquierdo, empujando con el pie el bouncer de Naelle y poniéndole el chupón con la mano derecha me digo a mí misma: empezamos un día más de esta nueva y hermosa vida que se puso de cabeza hace casi ya 3 meses.


Es muy probable que ahora pueda decir que YO PUEDO con lo que venga. Tener dos hijos a la vez, con necesidades que atender a la vez, es para volver loco hasta al más cuerdo de los cuerdos. He estado a punto de tirarme por la ventana unas quinientas veces pero pronto entro en razón y pienso que por algo Dios me ha puesto en este camino. 

He pasado por todos los sentimientos en solo unos meses. Mis días son como una montaña rusa con repetición inmediata. Sigo sin diferencias el día de la noche y los lunes de los sábados. Como dicen, es una vida caóticamente hermosa. 

El ser mamá no viene con instrucciones, una no nace sabiendo pero es increíble como todo parece encajar como en un rompecabezas divino. Yo evadí algunas cosas que luego me pasaron factura pero ahora, creo que voy por muy buen camino y estoy segura en unos meses más estaré jugando poker mientras los veo crecer día a día. Esas son las ventajas de criar a dos bebes a la vez, seré master en el asunto y daré cátedra a quienes me decían que iba a ser casi imposible. Para todos, sí se puede. Y gracias a Dios tengo la ayuda de muchas personas que me quieren. 

Algunos temas me frenaron un poco y me quisieron enviar al fondo del hoyo, pero salí adelante. Soy una mamá sin leche, y no es que no lo haya intentado. Yo me compré TODO porque me mentalicé diciendo y pensando que sería una vaca lechera. Imaginaba los biberones hasta el tope y las bolsitas en la refri llenesítas de leche. Pero la realidad fue otra, y a pesar que tome hasta la hierva más extraña y el agua más pura solo un mes tuve un poco. La verdad es que daba pena. Comentarios como "deja que ellos te estimulen", "intenta todo el día", "eso está en la mente", me invadían día a día y sí, la mente es poderosa, pero la mía estaba tan tensa y nerviosa que simplemente la leche no corrió por mi sistema como debió haber corrido. Recuerdo los días en que llegaba a llenar 2 misias onzas en el biberón y lloraba de emoción (qué lástima que eso solo alcanzara para media dosis de uno solo de mis hijos). Hoy mis bebes son 100% fórmula y no me enorgullece, pero qué puedo hacer? No pretendía dejarlos sin comer prendidos de mi pecho alimentándose solo con las escasas gotas que me salían. Ellos nacieron chiquitos, y hasta hoy tengo que seguir luchando y ayudando en todo para salir juntos adelante como lo estamos haciendo. 

Las comparaciones nunca están demás y eso de que "todos los bebes son un mundo independiente" es cierto. Pero por más cierto que sea la comparación es inevitable. Es otra de las piedras en el zapato que me incomodan. A esto solo debo hacer la del ciego sordo mudo. No es fácil pero ya estoy aprendiendo.

No es fácil, nada fácil pero me hace feliz intentarlo. Con jalones de pelos y unos cuantos baldazos de agua para que se me pase la chiripiolca todo es posible. Quisiera tener cuatro brazos para atenderlos a los dos a vez, quisiera calmar su llanto en menos de un segundo, quisiera protegerlos de todito lo malo que pueda existir, quisiera garantizarles una vida más que feliz, quisiera que nunca nunca se enfermen, quisiera todo eso y más para ellos, pero lo que puedo hacer hoy y ahora es amarlos y darles esa vida que quiero para ellos. Enseñarles que el mundo no es de caramelo, pero ellos pueden hacer mucho para hacer de su vida la mejor y así tal vez contribuir un poco más a que este lugar en el que vivimos sea un poquito mejor, por lo menos para ellos.

Tengo tantas cosas por contar, y tan poco tiempo para hacerlo que ya me da risa. Este post empezó a escribirse hoy a las 6:00 am, son las 5:00 pm ahora y no sé a qué hora logre publicarlo. El día se me pasa tan rápido que entre leches, cambios de pañal y sacadas de chancho y calmadas de llantos y pataletas los minutos se hacen agua.

En unos días ya cumplen 3 meses, sigo viéndolos tan chiquitos como llegaron a la casa, pero la balanza y el centímetro indican que vamos creciendo. Digo vamos, porque cada día yo crezco con ellos. El tan esperado tercer mes llega y yo lo espero con ansias locas, pues dicen, que a los tres  meses el "llanto loco" de Marcel desaparecerá como por arte de magia. Aunque, los verdaderos 3 meses de él se cumplirán al cuarto mes (lo contaré de todas maneras muy pronto. Mentira, en realidad no sé cuando podré contarlo). Y eso que los bauticé hace poco así chiquitos nomas para ver si el espíritu chocarrero que tal vez lo poseía se iba de una vez por todos. Sí, tengo un hijo llorón que a veces parece poseso. 

Solo espero que llegue el día en que me puedan responder una sola pregunta: ¿por qué no se secan sus biberones como si la leche fuera la última coca cola en el desierto? Esa será historia de otro post, que algún día comenzaré y algún otro día publicaré.

Y pensar que pedí tanto porque me venga un angelito, que me regalaron dos directo del cielo. Bendiciones como esta no son tan fáciles de conseguir. Agradeceré al cielo por siempre, y aún así no será suficiente. 


14 comentarios:

DRACO dijo...

todo lo que has escrito me ha hecho sonreír varias veces.
se ve que dentro de algunas pequeñas dificultades que están dentro de lo normal irradias felicidad.
que las cosas sigan así e incluso mejorando.

un beso.

Eduardo Rodríguez dijo...

las mejores vibras para ti. Yo con mi hijo me vuelvo loco, ya me imagino con dos. Por eso toda mi admiración para ustedes, para ti y tu abnegado esposo.
Siempre he sido un defensor a ultranza de la leche materna pero si no se pudo ni hablar... además si son dos es más complicado. Llenar dos estómagos debe ser difícil.
Si crees que si crecen vas a descansar te equivocas. Cuando empiecen a caminar va a ser terrible, luego dos nidos, dos controles de niño sano, dos colegio, dos universidades chessss sólo para valientes... y lo están haciendo muy bien.

Unknown dijo...

Lindo, Mari! Soy tía de mellizos, los amo! Me encanta cómo interactuan desde chiquititos, con miradas nomás se entienden :)
Lo estás haciendo de putamare, cholita! Y eso que vas recién por el tercer mes! Poco a poco los irás entendiendo mejor y ellos al mundo, así que palante nomás :)

Gary Rivera dijo...

Pues gracias por compartirlo con nosotros, tus bebos estan hermosos!!

Disfruta de ellos, que creceran rapidisimo!!

felicidades a los 4!

sabores compartidos dijo...

jejeje que guapetes se les ve a los dos, que placer del que disfrutan ahi sentaditos sin moverse apenas ejjeje verás cuando corran que diver va a ser.
Me alegro que todo vaya bien y andes aprediendo.
Besotessssssssss y cuidaos

Elmo Nofeo dijo...

Pues no digas qur no te lo advertí, los primeros meses son agotadores y dormir 4 horas seguidas es lo que más se quiere.

La vida de padres cambia los "cuando termine de estudiar" y "cuando trabaje" por "cuando tenga cuatro meses", "cuando aprenda comer", "cuándo gatee", "cuando camine", etc. Cada etapa tiene sus pecukiaridades, pero verlos crecer no tiene precio.

Los pañales y la leche en fórmula son otra historia, el dia que dejen de usarlos vas a sentir como si hubieras terminado de pagar una hipoteca.

Mina Treintañera dijo...

Me ha encanta leerte. No sabes cómo te entiendo, aún ahora como mamás, veo también taaantas similitudes entre nosotras!

Las hormonas andan revueltas los primeros meses, a eso se debe esa montaña rusa de emociones que comentas, además claro está, del agotamiento físico y mental, y lo más grande, el no saber frente a dos niños que ya están y una piensa, es que tengo que saber hacerlo todo ahora mismo porque ya están aquí, no hay tiempo de aprender, y no hay forma, somos madres primerizas y no tenemos que saberlo todo, aprenderemos en el camino, aunque suene improvisado, es la realidad tuya, mía, de tus hermanas, de tu madre, la mía y de la más enterada de las madres sobre la tierra. No hay una que sepa más que nosotras cuando conocimos a nuestros piojos por primera vez.

Lo de la leche no es la mente. Así como cada bebé es un mundo, cada madre, o sea, cada ser humano sobre el planeta es un mundo distinto, no hay dos iguales. Que una fuera una vaca lechera y tuviera leche para abastecer a Danone, Gloria y Nestlé juntas -que bien por ella-, pero no todas tenemos el organismo igual y no es pecado. No hay por qué sentirse culpable. Me pasó lo mismo. Con María Pía tuve leche y poquita, imagínate yo con una sola operativa, de la otra no salía ni aire, y de la que si, salía poquito. María Pía exigía leche de mami, más porque es María Pía, así nació y así será por los siglos de los siglos, era su momento especial y era sagrado, pero era más por sentimentalismo que por alimentarse :D Detrás se tomaba un buen biberón de fórmula y se quedaba llenita :) Pero eso duró tres meses. Justo a los tres meses me vino la regla y se secó la leche en un día. Ale ni eso tuvo, lo intentó cuando nació, al no sacar nada de nada, se enfadó, me dio tremendo mordisco y ahí quedó todo. Mami yo te quiero mucho, eres mi mami, pero tengo hambre, un biberón NOW! Y solo quiso biberón hasta el día de hoy :D Ella es muy práctica desde que puso el primer piececito en el mundo :) Y van a haber mil, créeme, mil y un oportunidades para ser una supermami, cada día es una aventura nueva y no eres, ni soy, peor o mejor madre, que esas que se enorgullecen de tener un montón de leche, que al fin y al cabo, no es para estar orgullosa, es algo que viene y ya, no es un mérito carajito. Por ahí me salió una defensora de la lactancia, que me parece excelente, oye si se puede, qué mejor, obvio, pero si no se puede, no se puede, para eso hay otras opciones, no pues, ella erre con erre que si se puede, que no importa que no tenga una teta, que no tiene nada que ver, que seguro de ahí también sale. Cuando te toque pasar lo que a mí, quise responderle, hablamos, huachafa! :D Que Dios me perdone, pero caray, es algo muy importante y ojalá todas pudiéramos dar de lactar a nuestros bebés, pero no es la realidad y ser mamá es mucho más que eso y ya lo verás con el paso de los años. Ya ahora les das mucho más que leche y tal vez no te das cuenta, porque los días pasan tan rápido y todo lo que se da con amor es para uno como si no fuera nada, porque se da de forma tan natural como respirar. No escuches esas tonterías de que lo intentes, son comentarios injustos para ti, vive tu esta etapa feliz... cansada, pero disfruta, porque es tu derecho y tanto esperaste por este milagro, como para enturbiar esa felicidad por cosas que no está en tus manos controlar.

Mina Treintañera dijo...


Tus hijos son bellos, los amo, quisiera poder cargarlos, disfruto mucho cuando me encuentro con videítos suyos, por eso te los pedía, porque no es lo mismo verlos moverse y ver sus muequitas, sus agus, sus manitas, sus gestos, todo, son angelitos y al verlos, sé que veo un milagro que esperamos con mucha alegría y mucho estrés! Jajaja, porque se han hecho esperar tanto por Dios! Pero valió la pena la espera. Y se van a enfermar, se van a caer, de todo te puedes esperar, pero vas a estar ahí para ellos y lo mejor, es que tienes un compañero que tiene ideas similares a las tuyas y educarán niños felices, que verán que hay coherencia y amor en la educación que reciban. Lo jodido es cuando no hay eso.

Ay me ha salido un post! :D Te quiero! Y estoy muy feliz por ti! La piojita es Marité chiquitita :D

Besote!

Mina Treintañera dijo...

El colmo que hasta blogger me diga que escribo demasiado u.u

Marite Alarcón dijo...

Que lindo leerlos a toooodos!!! Gracias!
Eduuuu no es que quiero que crezcan para dormir o para no preocuparme... quiero que crezcan para que puedan hablarme!
Besosssss

Damian dijo...

suponog que te ha pasado alguna vez, que no tienes idea porque llora, porque le haces de todo, cargarlo, cambiarlo, darle de comer y sigue chillando, cuando al final lo que quiere es estar un ratito contigo o algo asi.
O cuando empiezan a darse vueltas solitos y te mueres de miedo de que se puedan rodar de donde los pongas y los acomodas con miles de almohadas para que no se te cuando tienes algo que hacer, y ese algo que hacer lo haces super rapidito para regresar a cuidar al bebé.

Si es jodido uno, dos debe ser el doble, o por Dios, pero es lindísimo ser parte del crecimiento de un bebe.
Lo sé.

Y al principio el primer pañal casi me desmaya, para el segundo mi amor tan grande, y permanente resfrio disminuye las molestias

Muchas bendiciones para ti.

Darío dijo...

Hermosos de toda hermosura.

Baboo Lpm dijo...

HERMOSO MARI!! ABRE TU BLOG DE MATERNIDAD YA!!!!!

Marite Alarcón dijo...

Gracias!
Abrí mi blog!
mamadedobleyema.com

El heroe de mi vida