Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

2.11.12

¿Tan rápido se fue octubre?

"Halloween, Halloween"
Eran las 5:00 pm y se hacía tarde, "papi no vamos a llegar a la casa de mi tía, por favor todos se van a ir a tocar las puertas y cuando llegue no voy a tener ni un chicle!!!". Molestisima desde piojo con el tema del tráfico renegaba todo el camino hacia la casa de mi tía Mary en donde una bruja y una mini bruja me esperaban para salir a pedir dulces.


Ojos negros con ojeras incluidas me adornaban la cara con un punto en el otro cachete. Según yo era una berruga como tienen las brujas de verdad. "Pero parece otro lunar hijita", decías después de una gran carcajada. Mis ojos mirando al cielo con un gran suspiro ocultaban mi frustración por no burlarme del gran lunar con forma de cucaracha que tenías en la espalda. 

Llegamos por fin para bajar del carro y tocar el timbre y escuchar nada más y nada menos que un "NO HAY" en lugar de "¿quién es?". Nos reímos tanto que casi se me escapa la pila, pero nada podía hacerme demorar más. Entre corriendo para sacar a las dos brujitas que irían a pedir dulces conmigo, mi mami y contigo. Mi tía estaba en un compromiso y no podía acompañarnos, por eso ustedes dos nos hicieron compañía.


No recuerdo exactamente cómo fue que terminamos yendo de casa en casa alrededor del parque y no caminando, sino nada más y nada menos que en tu carro. "Primera parada: la casa de los señores pasita" le ponías nombre a cada una de las casas que visitamos ya sea por su forma o por los vecinos que las habitaban. "Halloween, halloween" decíamos las tres a coro. La primera puerta que tocamos nos abrió con cariño y con felicidad al ver nuestros tan creativos disfraces. Debían haber más o menos ocho mil quinientas niñas vestidas de brujas pidiendo caramelos ene se preciso momento, pero nuestros disfraces eran los mejores.

Entramos nuevamente al carro y preguntaste "les dieron muchos caramelos? tengan cuidado porque a veces hay personas que dan caramelos con veneno, o hasta algunas le ponen cosas extras a los dulces que le dan a los niños. A ver pasenme uno para comprobar que no tiene veneno", con miedo y casi temblando te dimos 3, cada una cogió de su calabaza cualquier caramelo que saltó primero a su mano y luego de triturar con tus dientes uno a uno nos dijiste "nada malo, pueden comerlos". Con un respiro luego de oírlo seguimos hurgando en las calabazas a ver qué más nos habían dado. Seguimos adelante.


Así pasamos por la "casa de hansel y gretel", "la embrujada", "la de los gorditos", y muchas otras más que nos abrieron las puertas para darnos caramelos, gomitas, chupetes. Y cada vez que volvíamos al carro preguntabas si alguno podía tener veneno, o también nosotras te decíamos directamente "a ver si este tiene veneno, pruébalo tú primero", a lo que nunca dijiste que no obviamente.

Avanzamos unos metros y nuevamente frenamos, "la casa buque", bajamos corriendo y tocamos la puerta muy fuerte "Halloween, Halloween", una señora abrió la puerta para darnos nada más y nada menos que unos ricos chocolates que cayeron en cada calabaza con un fuerte sonido. Corrimos al carro con la sonrisa de oreja a oreja de solo imaginar lo que comeríamos horas más tarde. "A ver, a ver, ese puede ser que tenga un alfiler por ahí ah!" ya se nos empezaba a hacer rara la cosa cuando por el espejo retrovisor puse ver tus ojos chinitos. Casi como los míos cuando me quiero reír sin que nadie se de cuenta. "Ya no papi, si me toca un clavo lo escupo pues, pero te vas a acabar todos mis dulces". Mi mami y tú se rieron en coro y no pudieron evitar decirme que era una tacaña y que quería todos para mí solita, pero la verdad era que más tarde, cuando sea de noche, correría a tu cuarto para regalarte toda mi calabaza.

Para que solito descubras si alguno de los caramelos que venían dentro tenían o no alguna clase de veneno. Solo para cuidarme como siempre. 

¿¿¿Alguien sabe a dónde se fue octubre???
Y ya está desfilando noviembre?
Mejor ya que se vaya el 2012 no?
Ya estuvo bueno!

16 comentarios:

DRACO dijo...

que noviembre no se vaya tan rápido, que tengo que celebrar mi cumple el 21 en mi barco pirata, jajaja.
creo que la pasaste muy bien de niña con halloween.
todos los niños deberían tener una infancia así de feliz.
un beso.

[Maxwell] dijo...

Los padres siempre se preocupan por cualquier cosa, ya lo entenderás pronto haha.

Extraño pedir caramelos u.u quisiera pedir! quiero!

Ya se acaba el año caracho

Elmo Nofeo dijo...

Ingeniosa forma de birlarle los dulces a los niños la de tu papá, y encima quedando como héroe.

Paty dijo...

Sólo me acuerdo haber pedido dulces un par de veces, en una era Caperucita Roja, en la otra, estaba vestida así nomás XD Lo que extraño de esa época era la alegría que me daba recibir un chocolate o un simple caramelo, era lo máximo. Extraño también comerme esas golosinas sin el remordimiento de consciencia de "se me van a picar los dientes" o "voy a engordar".

Tengo la misma impresión, Octubre desapareció del calendario en un santiamén.

Un besito Marité, bonito relato.

Marcelo Gasan dijo...

En mi época y en provincia jamás se celebraba halloween, ni sabía que existía, me vine a enterar de eso acá en Lima... además conociendo a mi papá ni nos dejaría ir a pedir un dulce, y creo con justa razón porque por donde vivíamos, fijo nos daban cianuro jajaja... tu papá lo máximo, voy a aplicar eso cuando crezca mi hijo.

Mina Treintañera dijo...

Ay no sé por qué no me extraña lo de tu papi, jajaja, cuan goloso podía ser!!! Me encantó tu respuesta con los chocolates, jajaja, me haces recordar a mis hijas. Yo creo que solo salí una vez a pedir halloween, me moría de roche, acá apenas empiezan a celebrarlo, en algunos coles ya lo celebran, pero en el mis piojas no porque es de curas, pero ellas si tuvieron su fiestita y la pasaron lindo n.n

Besoooooooooo!!!! Y si, acá casi me caigo para atrás cuando entré al super hace dos semanas y vi un tremendo estante lleno panetones, turrones, chocolates y demás golosinas navideñas :O

Diana. dijo...

Qué bonito post.

A mí de pequeña, jamás me dejaron ir a pedir dulces. Me los compraban para que se me olvidara la tristeza.

Saludos.

Darío dijo...

Es que son tan seductores...

Damian dijo...

esto s muy tierno, yo no tuve Halloween, creo q ni sabia q existía, solo sali una vez, y no conseguimos mucho,, no se porque pensaba q era para "niños", yo me sentia grande y no me atraía.
Ahora me hubiera gustado pasar esa experiencia

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Marité. Muy bonita historia. Tu papi muy ingenioso para picar entre tus caramelos, je je.

En mi niñez sólo una vez salí a hacer eso con un primo, y conseguimos varios caramelos para llenarnos la panza esa noche.

Un abrazo muy grande.

LUCHO

carlosmxax dijo...

jejeje
que imaginación, que tuviesen veneno o alfileres dentro del chocolate...

saludos!

Mariela Garcia dijo...

Hermoso Octubre ya se nos fue! ahora noviembre! aguante ese animo! y... me encanto la historia! jajajaja las mejores brujas vestidas entre tantassssss seguro daban miedo y todo!. :D

FrancHis Neumann dijo...

Yo tb iba a pedir dulces!! (con mi tiza, mas ladilla!! XD) y después regresaba con mis amiguitos todos en una casa para ver a las 9pm HALLOWEEN, en Funcion Estelar, y morir de miedo!! :D BUUUU XD

Marite Alarcón dijo...

Draco, yo ya quiero que se acabe el año, pero solo por ti esperaré el 21 para decirte feliz día!

Max, así es, se preocupan por muchas cosas y uno a veces no entiende.

Elmo, copiate para elmito.. jaja

Paty, no pedí muchas veces tampoco pero cuando pedía era lo máximo!

Marcelo, claro, aplícala con tus enanos y vas a salir ganando.

Lenyis, era demasiado dulcero. Ya sé a quien debo haber salido.

Diana, pero los padres a veces tienen razón. Por algo no te habrán dejado, pero te premiaban de otra manera.

Darío, son el mejor consuelo de alguien triste no?

Damian, es bonito recordar como elegías tus disfraces. Es gracioso. Nunca es tarde para hacerlo.

Lucho, eso era lo mejor, comer todo el tesoro en la casa viendo tele.

Carlos, todo para comer más dulces!

Mariela, se nos fue ya casi el año y es increíble.

Franchis, qué ricos esos tiempos. Comer mientras ves películas de terror con los amigos.

ludobit dijo...

cuando tenga hijos seguire la misma tactica de tu padre, maestro!

Marite Alarcón dijo...

Ludobit! Si!!! Un maestro! jajajaja
Beso!

El heroe de mi vida