Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

12.2.14

En tu nombre

Hace unos días fue tu cumpleaños y estuve pensando mucho en ti. Me da mucha pena no acordarme cuántos años cumplirías si aún estuvieras aquí, pero me conforta la idea de pensar que no es que no me acuerde, sino que nunca revelaste tu verdadera edad. Pero igual, para mi siempre era "mi amigo abuelito".


Ir a la universidad contigo era distinto. Creo que solo compartimos una clase en toda la carrera, pero las que no igual te tenían presente. Buscándonos por la ventana para esperarnos y salir a hacer cualquier cosa antes de ir a casa.

Tus canciones, tus miles de discos y tu afición por los cactus y suculentas era algo envidiable. Cuántos quisieran tener una colección de lo que sea, y tú , tenías la mejor! Cada vez que te visitábamos era genial verte hablar con esa pasión por tus plantas. Demostraciones con las "plantas carnívoras" fue la mejor después de ver mi cara cuando le diste una mosca a una de ellas:
- Mira, si le acercas una mosca viva la planta se abre y se la come. Luego de unos días la bota ya seca y sin vida. 
Una hora después...
- No pongas esa cara, no es como en los dibujos que se abre y saca sus dientes para comer a la velocidad del rayo, es distinto pues!

Me quedó más que claro que no era como lo tenía en mente. Pero igual me encantó la demostración.

Me acuerdo que una vez te fuiste de viaje y trajiste un hamster hermoso, era de color plomo y le pusiste Lima (por el cielo de nuestra ciudad caóticamente hermosa). Se te perdió después de unos días, se escapó al parecer. Estabas tan triste que decidimos regalarte dos chiquititos. Grande fue nuestra sorpresa que le pusiste nuestros nombres. Hasta llamabas a Marité, cuando yo estaba por ahí. Entre risas te metía un manazo en el hombro.

A veces era ya de noche y estando en mi casa viendo televisión a punto de dormir sonaba el teléfono: "Quiero grasa! Vamos a McDonald´s (o como siempre le decías de broma: Macdunardu haciendo referencia a la mamá de un amigo tuyo)". A pesar de ser una simple estudiante desempleada, nunca nos faltaban S/. 2.5 para una hamburguesa. Era lo mejor de todo cerrar la noche de esa forma.

Llegó Navidad y con ese mes la hora de hacer un donativo especial. Fue un año lindo lleno de momentos hermosos. Fuimos a comprar cosas al centro para que sea precio al por mayor y hasta preparamos un "número especial" nada más y nada menos que el nacimiento del niño Jesús. Yo era María y tú el Angel anunciador. No sé de donde me trajiste un niño real que pesaba más o menos una tonelada. Era hermoso, pero creo que su mamá le daba leche cada media hora, era muy muy grande. Finalmente logramos terminar la escena entre risas e improvisaciones. 

La última vez que te vi fue en mi cumpleaños. Llegaste alegre como siempre contando chistes y haciendo tus caras famosas en cada foto. Te fuiste sin despedir, como siempre. Parece que nunca te gustó ningún tipo de despedida, y nosotros lo entendíamos. Eras el amigo abuelito.

Es difícil pensar que una persona tan llena de vida y con un corazón tan grande haya dejado este mundo así como así. Duele si lo pensamos mucho, pero como todo tiene una razón, seguro hasta pensaste en que no querías que los que nos quedábamos aquí sufriéramos largo tiempo. Esa la razón de la pronta, repentina y aún inexplicable partida.

Se te extraña mucho... de verdad.

Esta canción me hace sonreír hasta ahora...
Y así será aunque pasen mil años!

24 comentarios:

aristio dijo...

Que bella amistad que se formo, felicidades para el tambien desde donde este.

Saludos.

Anónimo dijo...

Como se le extraña al "abuelito no?". macdunardu no era lo único que nos llevaba a comer, también comíamos chillis y laritza de vez en cuando... :) y la vez que estábamos en el Polo esperándolo para ir a laritza y entro en su carro con la radio a todo volumen con su canción de los 80's fue lo mejor!!!

Jo dijo...

oooh! cuántos recuerdos gratos me hiciste memorar.
Mis abuelos fueron estupendos... cada cual en su personalidad y sus manias
son únicos

:) que bonito post

la MaLquEridA dijo...

Un abuelo inmortal dejando su huella imborrable.


Un abrazo.

DRACO dijo...

de mi abuelo paterno ya me referí a él en un post de mi blog.
hablaré entonces de mi abuelo materno.
él era un hombre de mar, de los que cosían redes las cuales alquilaba y/o vendía. también muchas veces se iba a la faena en altar mar perdiéndose seis meses algunas veces sin llegar a casa y que cuando llegaba tal parece que le daba tal curso a la abuela en unas encerronas de padre y señor mío que llegaron a tener 17 hijos (10 de ellos fallecidos).
le gustaba las fiestas, dar discursos en ellas parado sobre la mesa (una vez se cayó de una de ellas de lo borracho que estaba que le quedó una cojera hasta el final de sus días)
y también hubo un muerto en su vida por ahí por no sé qué cuchilladas.
¡mi abuelo materno era todo un filibustero!
yo lo conocí ya anciano y lo veía a diario gran parte de mi niñez y adolescencia porque era el encargado de llevarle el almuerzo tanto a él como a mi abuela.
se podría pensar que ya octogenario podría estar más tranquilo, pero me demostró lo contrario cuando una noche fui a su casa a ver un importante partido internacional y se lo acabó al árbitro durante todo el partido con su "florido verbo" (no puedo reproducir todo lo que dijo porque te cerrarían el blog y yo soy muy amable para eso).
él era un pirata con un chispeante sentido del humor que
murió en septiembre de 1980 a los 85 años.
en la actualidad, una de mis sobrinas afirma haberlo visto en mi casa.
¡ah, qué grandes recuerdos!

un beso.

Emil dijo...

Ese tipo de personas nunca mueren, son inmortales en nuestros recuerdos y siempre están presentes. Un gran personaje :) me alegro mucho y la música genial.

Elmo Nofeo dijo...

No sé si ya lo dije, pero en eso consiste la vida eterna.

Las personas que viven en nuestro recuerdo nunca morirán.

sabores compartidos dijo...

No se por que siempre nos dejan antes los que mejor conexion tienen con nosotros, siempre me lo he preguntado, sera ley de vida. Buena amistad la suya.
unos besotessssssssssssssss

Darío dijo...

El eco que hacen, cómo retumban, eso es lo que vale y que al fin y al cabo, no deja de acompañarnos. Un abrazo.

Juan Carlos Mina dijo...

Todos tenemos una misión y cumplida esta el Jefe nos dice que debemos regresar al su casa. Que linda amistad que surgió entre ustedes.

Marite Alarcón dijo...

Aristio, gracias de corazón. De verdad que es una linda amistad como dices.

Debbie, esa canción está ahí, es la que más me hace acordar a él! jajaja
Un besito!

Jo, qué lindo JO. En este caso es un amigo al que le decía abuelito por ser mayor jejeje.
Beso!

Malque, un amigo siempre será un amigo por más que ya no esté!
Un beso!

Draco, qué lindos recuerdos!!! Estoy segura que ellos también te recuerdan siempre con muchísimo cariño!
Beso!

Emil, así es... ellos nunca mueren, has dicho una verdad al 100%.

Elmo, exactamente. Si los recordamos, seguirán vivos por siempre!
Beso!

Sabores, es difícil de explicar y por ende mega difícil de entender creo yo.

Darío, qué lindo. Es verdad, ellos siempre nos acompañan.
Beso!

Marite Alarcón dijo...

Juanca, qué verdad más linda. El que todo lo puede cuando llama, llama. Y está seguro haciendo un hermoso jardín de rosas.
Beso!

[Maxwell] dijo...

Los abuelos siempre dejan bonitos recuerdos, sonríe al recordarlo, desde aquí un abrazo a ambos ;)

Geraldine H. Gamarra dijo...

Me he puesto nostálgica al leer 'abuelito' :( ojalá nunca tenga que escribir o hablar sobre la muerte o la despedida de mi hombre guapo :(

Hermoso post :')

Daniela Muente dijo...

Feliz cumpleaños a él :)

Mina Treintañera dijo...

Qué linda historia, quién sabe por qué pasan las cosas, pero no cabe duda de que fue parte de tu vida para enseñarte algo y dejarte esas sonrisas como recuerdo.

Un besote!!!

Marite Alarcón dijo...

Max, pero era mi amigo no mi abuelo. Pero era muy bueno de verdad.

Geral, no pienses en eso. Esos hombres guapos nunca se van!

Dani, gracias Dani!
Beso!

Lenyis, qué lindo verte por aquí! Te he extrañado!

Marite Alarcón dijo...

Aclaración: no es abuelito, es un amigo que como era mayor le decía abuelito :)

Mina Treintañera dijo...

Yo también!!!! :D

Marite Alarcón dijo...

:)

Marite Alarcón dijo...

:)

Marite Alarcón dijo...

Es el día del amor!!!
:)

Misterio Azul dijo...

Es triste... La vida es muy injusta...

Muchos besos, lo siento.

Marite Alarcón dijo...

Misterio, a veces pasan cosas inexplicables! Pero la vida sigue...
Un beso!

El heroe de mi vida