Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

9.7.14

El misterio de la media perdida

Tengo un problema un poco gracioso, las medias se me salen en las noches y cuando casi casi me congelo de frío me despierto a buscarlas. Levanto las sábanas, me paro y busco y busco a los pies de la cama, debajo de mi almohada (sí, me ha pasado), despierto a Lalo para que me ayude, y finalmente abro mi cajón para ponerme unas nuevas. He llegado a una conclusión: mis medias desaparecen en la noche.

Desde chiquita mi problema fue ese. Misteriosamente mis medias se salían de mis pies mientras dormía, sea de un solo pie o de los dos. Por un tiempo creí haber encontrado la solución: medias hasta la rodilla que impedían que pase el frío y a la vez, no se me salían en toda la noche. Pero luego, encontraron la forma y empezaron a hacer lo mismo. Como si tuvieran vida propia. Éstas, al ser mucho más grandes eran fácilmente de ubicar. Así es que cuando las buscaba bajo las sábanas ahí estaban, enrolladas como un bollito en un rincón o tiradas entre la tarima de la cama y el piso. A veces seguramente se arrastraban por el colchón y llegaban a ponerse en mi almohada y al pararme a buscarlas ahí las veía.

Algunos días me levanto con alergia, sobre todo en invierno, no es que la ventana esté abierta ni tampoco que yo duerma destapada, es que al dormir sin medias, las noches frías me molestan de esa manera. Con estornudos y nariz tapa a la mañana siguiente.

Hoy ese problema se hace más molestoso, porque al tener la panza más grande ya no soy tan ágil mientras duermo boca arriba como para incorporarme y bucear bajo las sábanas. Ahora, debo impulsarme de lado con una mano y el codo para poder sentarme y ahí levantarme. Alzar las sábanas y echar un rápido vistazo. Ahora, todo es más complejo. Por eso he empezado a dormir con un par de medias de repuesto en mi mesita de noche. 

Ahora, cada vez que en mi cajón solo encuentro una media sin su par, siento cólera y guardo un minuto de silencio por mi media perdida.

14 comentarios:

Elmo Nofeo dijo...

¡PRIMEROOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!

Elmo Nofeo dijo...

Vas a tener que colocarle una pita a cada una de las medias y amarrartelo al dedo gordo, tal como los tablistas se amarran la tabla al tobillo.

Marcelo Gasan dijo...

Haz como yo, sólo preocúpate en tener una buena frazada o edredón que abrigue. Abajo uno duerme calatayud, así ya no tienes de qué preocuparte.

Tolerancio dijo...

Un caso paranormal :O

DRACO dijo...

sí, pasan cosas muy curiosas cuando uno duerme. a mí me ocurren con las frazadas, que a veces terminan sin saber yo, en el suelo. y sin embargo habían veces que se me daba por estudiar posiciones de ajedrez en la cama y que al despertar, allí estaban las piezas en su lugar original como si yo no me moviera al dormir.
espero que no haya un ser sobrenatural que arregle o desarregle las cosas según su conveniencia.

un beso.

Tigreton dijo...

ahh lo mismo le pasa a mi hija, siempre despierta sin un calcetin, y tiene puro impares, pero comoo, no se, los duendes le digo, los aluxes se los llevan jee no hay otra explicacion.
jejej
saludos

Darío dijo...

No hay solución, a mi me pasa lo mismo, o te cosés las medias al cuerpo. Un abrazo.

Gary Rivera dijo...

Caray yo tengo el mismo problema, lo del frio nocturno lo arreglo en invierno con dos frazadas y dos edredones, ahí le dije adiós al frio y ya podía dormir como lo hago en verano (if you know what I mean…) Pero aun asi mis medias siguen perdiéndose, yo creo que en la lavadora existe un vórtice, un agujero negro a otra dimensión! Porque tengo un monton de medias solitarias!! Pobrecitas de ellas! Pero claro gracias a Marcelo encontré una solución! Cuando compro medias compro media docena del mismo modelo! Temo que la gente pueda creer que no me cambio las medias, pero bueno, no hay plan perfecto! Jajajajaja abrazote!!

Norma2 dijo...

No puedo conciliar el sueño con los pie fríos por lo tanto duermo con medias. Yo no tengo problemas pero sí se de muchos que lo tienen, será cuestión de comprar de a 2 pares iguales así tienes de repuesto...jejeej!
Besoss
hoy desde
http://norma2-siempreesprimavera-norma2.blogspot.com.ar/2014/07/tashirojima-la-isla-de-los-gatos.html

ludobit dijo...

esas media necesitan gps, si no sera necesario todo un presupuesto para tener la cantidad suficiente de pares para un año

Mina Treintañera dijo...

Probando :D

Mina Treintañera dijo...

Y unas panties Mari?

Ay me dio ternura y nostalgia al leer tus dificultades para levantarte. A veces extraño tener un bebé.

Yaaaa puedo comentar desde mi móvil sin que se aloque, yeeeee!!!!

Beso!!!

Marite Alarcón dijo...

Elmo, jajajaja me muero si asfixio el dedo!!! Eso es de terror!
Beso!

Edu y si hay temblor??? No pues! no puede ser así! jajaja

Tolerancio, de otra dimensión de todas maneras!

Draco, jajaja cierto! Pasan cosas raras mientras uno duerme!
Beso!

Tigrin, mi papá me las ponía a media noche sabes? Él me decía que era para no resfriarme! jejeje
Beso!

Darío, jajaja te imaginas? Vivir con medias cocidas? Ya cuando tienes calor qué haces! jajaja
Un besito!

Marite Alarcón dijo...

Gary, jajaja me has hecho reír mucho con ese consejo de Gary!!! Todos pensarían mal no?
Un beso!

Norma, yo tampoco! Mis pies deben estar calientitos!
Beso!

Ludobit, jajaja gps! Sí! Porque te juro que no me duran! Se me pierden!
Beso!

Lenyis, es bello de verdad! Creo que voy a extrañar mi panza!
Un beso!

El heroe de mi vida