Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

25.4.12

El cruce de espadas

Cuando me imagino en día en que mi mami y tú se casaron, siento como si hubiera estado presente. En algún lugar de esa iglesia en el norte, en el mes que todo parece ser fiesta y felicidad. Diciembre.
Donde no hace mucho calor y tampoco frío.
Donde la lluvia no moja pero sí refresca.
Donde las hojas no caen sino cambian de color.
Como si todo el mundo se preparara para un nuevo comienzo. Un nuevo año.

Estuve viendo como todos llegaban uniformados. Con las condecoraciones en el saco y los quepis o cristinas en la cabeza. Siempre con la alita dorada, esa que se me quedó grabada con la cancioncita que me enseñaron desde chiquita:
una chica a un cadete, 
le pidió, 
qué le pidió?
le pidió su alita dorada
de su cristina
y el de la dio...
Lo demás, no me acuerdo por dos razones: o no me quisiste decir cómo terminaba la canción para que no le pida la alita dorada a nadie o porque le cambiaste la letra a algo gracioso y como no te acordabas de la verdadera "te olvidaste" qué seguía.

Veía entrar una a uno cada vez más uniformados. Azules, blancos... todos con el mismo porte. Tan parecidos a ti de espaldas, como las fotos que he visto más de mil veces y seguiría viendo sin cansarme. Obvio que la novia sería el punto de atención, que por cierto estaba preciosa "la castorsina" como le hubieras dicho con un abrazo fuerte y el golpecito respectivo en la cabeza. Pero era inevitable que no pensara en ti. Cuando te ponías de azul. Con tus condecoraciones bien puestas. Las mismas que ahora ocupan un lugar especial en una pared de la casa. Luciéndose como trofeos.

Escuchaba la misa, pero no dejaba de pensar en EL momento. Ese preciso instante en que la alfombra roja se pinta de azul y plateado con las espadas de los que se paran uno en frente del otro para cruzarlas formando un "túnel" y hacen "clin clin" al momento que los novios "nuevos esposos" pasan por debajo. Un momento especial.

- Mami y cuando ustedes se casaron, el cruce de espadas fue igualito?
- Uy... cuando me casé con tu papá la fila de amigos que cruzaban espadas daba hasta la calle. Hasta afuera de la iglesia.
- Tanto así?
- Claro. Vinieron de todas las provincias porque nadie creía que "la polvorita" se casaba.
- Pero tan difícil de creer era? Por qué?
- Shhhh, habla bajo que el padre se va a molestar hija!
- Ay ya pero cuéntame!
- Es que tu papá era un bandido pues. Nadie creía que sentaría cabeza y dijeron "ver para creer". Vinieron de Arequipa, Chiclayo, Pisco, Iquitos, uy. De todas partes.  

Fue demasiado imaginarme la escena.
Mi sonrisa crecía mientras imaginaba la larga fila de compañeros cruzando las espadas.

Miré al frente, y seguí escuchando la misa.
Nada cuesta viajar un poco e imaginar momentos lindos.
Momentos que nadie puede robar de la mente de los que los vivieron.

La sonrisa en su cara también se dibujaba después de aquella conversación bajita.
Ella más que nadie debe tener esos recuerdos más claros que el agua.
Porque fue su momento.
El momento en el que se inició una de las historias más genuinas de corazón que puedo haber conocido en mi vida.

18 comentarios:

Rosa María dijo...

De hecho que fue lindo! y ambos se vieron guapísimos saliendo de aquel tunelcito :)

Mina Treintañera dijo...

Qué linda manera de describir un cruce de espadas Marité! Bueno, es que no era "un" cruce de espadas, fue EL cruce de espadas. Me imagino que tu mami habrá estado preciosa, y tu papi bien churro. Jajaja, el polvorita, yo pensaba que le decían así por bromista y travieso, no por bandido, jajaja. Mi mami dice que mi papi también era bien bandido antes de casarse, pero después de casarse, un santito.

Ay amiga, estoy que me muero del estrés, "viendo" el partido del Madrid de espaldas, ya no quiero mirar el marcador, ahorita se van a penales :0(

Bello post Marité! Me has dado 3 minutos de paz y distracción. Qué lindos recuerdos de tus papis, para un libro!

Besoooosssssssss!!! Te quierooooo!!!!

Bes

Marite Alarcón dijo...

Rochi, así es. Pienso lo mismo que tú! Me hubiera encantado ver ese momento :)
Beso!

Marite Alarcón dijo...

Lenyis, acabo de ver el final de los penales y pensé mucho en ti... me imagino cómo debes estar TU!!! La fanática número uno en temas futbolísticos y más cuando se trata de TU equipo!!! Pero respiiiiira, ya pasará.

Bueno volviendo al tema, mi papi era bandido, pero polvorita era por travieso bromista y ademaaaas por bandido jajaja esa palabra...

Te mando un beso enorme!!!
TQMMMMM!!!

DRACO dijo...

aquel cruce de espadas debió ser muy emotivo no sólo para los novios, sino también para los familiares más cercanos por todo su significado y el momento tan especial en que se celebró.
mi enhorabuena por tan bellos recuerdos que posees. un beso.

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Marité. Muy hermoso recuerdo.

Me ha hecho reir eso de "polvorita". Sucede con los palomillas que nadies les cree cuando ya dan el paso de verdad y tienen que estar presentes para comprobarlo.

Y mi querida Lenya, así es el futbol. Ayer me tocó sufrir a mí y hoy a tí. Lamentablemente, entre ayer y hoy, ví mucha soberbia en los hinchas del Madrid. Ya hablaban de la final ante el Chelsea y se olvidaban que hoy tenían un partido por jugar. Y ayer que se mofaron de Messi, le pasó lo mismo a Cristiano y Kaká. Lamentablemente los penales es una lotería y gana el que llega mejor anímicamente. Para el otro año será, pero al menos ustedes ya tienen la liga.

Un abrazo a ambas.

LUCHO

Marcelo Gasan dijo...

vaya, eso del cruce de espadas debe ser emocionante. Nombraste Pisco! yeah donde nací. Ahí estaba la base número 9, ahora creo que ya no tiene número. Recuerdo cuando iba a jugar con mis primos que allí vivían, toda una experiencia...
Punto aparte, cuando estaba viendo un poquito del partido también me acordé de Lenya... dije "debe estar celebrando como una loca" (cuando iban 2 a cero) de ahí ya regresé al trabajo. Un abrazote.

la MaLquEridA dijo...

Que bellos recuerdos los que tienes, no los pierdas nunca.


Un beso.

ludobit dijo...

un cruce de espadas memorable. la cantidad de amistades cultivadas por tu padre es otra muestra de su grandeza como persona.
un beso, marite

Mina Treintañera dijo...

Si Edu, cuando íbamos 2-0, estaba feliz como una lombriz, celebré de todas las maneras posibles, menos de cabeza porque no sé. El próximo año haré mi promesa a la Virgen de la Candelaria, como hacen aquí xD

Si amiga, luego de los penales me quedé depre, histérica e incrédula, buuuuuuuu, hasta ahora no me lo creo, pero ni modo, así es la vida. Eso me pasa por futbolera :0(

Y Luchín, así es, ayer me tocó a mí, a tí el martes, nadie lo esperaba, es una pena. Oye pero los barcelonistas también estaban recontra soberbios ah? Desde el clásico del sábado ya se estaban burlando de uno y aun no había empezado el partido. Tú no, obvio, pero de todo hay. En mi caso, y mira que me caen recontra mal los del Barça, sentí penita el martes porque se les veía tan depres, que habría sido malvada de alegrarme, o peor aun burlarme.

Besos chicos!

Elmo Nofeo dijo...

Asi que Polvorita fué Duro de cazar.

Bren dijo...

Que lindo recuerdo, y si pues así tú no hayas estado ahí no es tan difícil que lo puedas imaginar casi ver finalmente fuiste uno de los personajes más importantes de esa genuina historia de amor :)

Un abrazo amiga bloggera!

Marite Alarcón dijo...

Draco, voy a buscar una foto, lo prometo!
Beso!

Lucho, es que así le decían! Uy no sabes la cantidad de anecdotas que tengo para contar! jajaja
Beso!

Eduardito Marcelito, sí!!! Mi hermana vivió en Pisco como 2 años porque su esposo tb es FAP! Grandes recuerdos!
Un beso!

Malque, no los perderé nunca. Más aun si se los puedo contar a ustedes por acá!
Un beso!

Ludobit, sin duda lo reconfirmé en el triste momento que se fue. No te imaginas la cantidad de flores que lo despidieron.
Beso!

Marite Alarcón dijo...

Lenyis, pensé cada segundo en ti!!! Pero ANIMOOOOS! Que no se acaba el mundo, aun, y tendremos futbol para raton!
Te quierooooo!

Elmo, eso mismo. Duro de cazar! jajaja
Un beso!

Bren, amiga bloggera, sí, no estuve ahí en cuerpo pero ahora mi mente lo está y con los 5 sentidos. Me encanta imaginarme todo, paso a paso cada sonrisa en sus caras.
Te mando un super beso!
Lov u!!!

Jo dijo...

que bonitos recuerdos!> ¿que hariaamos sin ellos? Té.

besos!

Marite Alarcón dijo...

Gracias Jo!!! Hace mucho no me decían Té! Qué lindo!!!

[Maxwell] dijo...

Que bonito recuerdos, de esos nunca se olvidan y el cruze de espadas el algo especial en un matrimonio.
Ese polvorita, acertó con quien sentar cabeza.

Marite Alarcón dijo...

Así es Maxwell. Ese tipo de recuerdos nunca se olvidan.
Un beso!

El heroe de mi vida