Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

23.9.13

Exceso de ángeles

De chiquita siempre me enseñaron que rezarle a los ángeles era un muy buen ejercicio. Me encantaba saber que existían seres especiales que velaban por nuestro bien y por qué no, por los sueños bonitos. Una vez tuve un libro de ángeles que explicaban los diferentes tipos que vivían en un reino celestial.


Con el pasar de los años, no quiero decir que ya no creo en ellos, siempre les hablo y les converso pero ya no tanto como cuando era niña y cerraba los ojos en la noche pidiéndole al mío, porque estaba convencida que cada uno tenía un ángel especial, que me hiciera soñar cosas bonitas. 

El año pasado, me llegó una cadena, así como esas de internet pero en esta "no tendrías siete años de mala suerte si la rompías ni te pasarían cosas malísimas" solamente estarías dejando pasar la oportunidad de iluminar tu casa un poco más con la presencia de un angelito. 

- Enana esas cosas no sirven. Solo reza y ya está!
- No Lalo! Yo quiero hacerlo porque me gusta creer en algo. Además, qué daño nos hace!
- Bueno, como quieras.

Es así como cierto día a las 10:00 pm hicimos juntos el ritual de hacer pasar a unos tres angelitos que se irían luego de unos días a la casa de cinco personas que yo eligiera. Lo hicimos y nada pasó. El fin no era recibir una sorpresa al cabo de esos días, sino, para mí el fin de todo era abrir tu corazón un poco más y creer en "algo" con mucha fe.

Es así como hace unos meses me contaron que a los angelitos les gustan los caramelos. Y, si es que uno busca que se le de algo especial, es bueno ponerle un platito con algunos caramelitos y pedirles ese deseo con todas las fuerzas del mundo. Sé que no es 100% real ni mucho menos, pero yo al menos, siento algo bonito cuando confío en algo externo. Algo más allá de lo visible que sepa lo que quiere realmente mi corazón. 

Y por eso lo hice. Una vez más, le comenté a Lalo lo que quería hacer, pero era necesario contar con él y con todas sus fuerzas para hacerlo real.

- Ay Enana otra vez? Esas cosas son sonseras.
- No hables así! En serio me gustaría que me apoyes alguna vez en tu vida sin protestar.
- Bueno ya pues está bien.

Fuimos a comprar los caramelos a la tienda y al llegar a la casa preparé un plato hondo con agua (para evitar que se suban las hormigas) y encima un pequeño bowl primero con 6 caramelos ya sin envoltura. Me dije que 6 eran muy poquitos, qué pasaba si querían más. Puse entonces dos más pero 8 no era un número ni tan tan ni muy muy. Así que puse uno más, pero el número impar no me agradaba mucho así que abrí un número 10, pero de ahí me di cuenta que habían más amarillos y blancos y casi nada de rojos y morados. Así que decidí poner 4 de cada color. Es así como 16 caramelitos rellenaron todo el recipiente que coloqué sobre el plato con agua. Se veía muy bonito.

Lo puse encima de nuestro aparador en donde está el televisor y empezamos a pedirle a los angelitos que cojan lo que quieran. Que se paseen por la casa y nos ayuden a confiar en que todo tiene que llegar cuando tenga que llegar. Ojo, no le pedíamos que nos ayude a conseguirlo, solo que nos de fuerzas para aceptar lo que venga. Sé que aunque deje un kilo de caramelos el deseo no depende de eso. Es mucho más que eso.

Cada día llegaba a la casa y me paraba de puntitas para ver los caramelos. No mentiré. En mi mente pensaba en "qué pasaría si faltaba un caramelo, o encontraba uno mordido o medio chupado", la imaginación es tan grande y extraña. Por más que creía que era un imposible, se me cruzaban esas historias increíbles. 


Todo seguía igual, la misma cantidad de caramelos, y la misma invitación imaginaria a pasar por ellos e iluminar mi casa.

Lo raro empezaría la noche siguiente...

16 comentarios:

Eduardo Rodríguez dijo...

Tttttaaaaaaaa que me dejas con las ganas de saber que pasó… aunque déjame decirte, así sinceramente, que yo hubiera dicho lo mismo que Lalo jajaja; pero bueno dice que todo está en la fé… y mi fé es que postees pronto porque me has dejado con la intriga total. Postea YA!

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Marité. Ya estás como Eduardo cuando nos deja en suspenso, je je.

Lo importante es la fe con la que pides algo, ya sea a Dios, a los ángeles, a algún santo, o a tu guía espiritual. Y sentirte bien por ello, ya que definitivamente no hay manera que sepamos si realmente nos están escuchando o estamos hablando solos como loquitos.

Esperaré la continuación.

Un abrazote.

LUCHO

DRACO dijo...

invitar ángeles a nuestra casa o enviar a las demás es tan peligroso como jugar a la ouija porque se puede abrir un portal donde cualquier ente puede pasar.
en realidad todo ente puede ser positivo o negativo (lo que algunos dan el nombre de ángeles o demonios) y nadie sabe cuál de ellos está por ahí vagando en el ambiente y aprovechar la "invitación" para sus propios fines; fines que pueden estar muy alejados de lo que uno quiere.

a tener mucho cuidado.

un beso.

El Sensitive dijo...

Hace algún tiempo que les oro a mis ángeles guardianes. Digo ángeles en plural porque en algún lugar leí que son dos por persona, porque Dios crea todo en dualidad. Y sí, han habido ocasiones de mi vida en las que he sentido que me han protegido y acompañado. Me he librado de cada cosa... y de formas no siempre explicables del todo, sobre todo en mi movida adolescencia.

Aunque mi oración principalmente está dirigida a Dios Padre y después a Jesús y al Espíritu Santo, pero siempre haciendo más énfasis en el primero.

Saludos :)

Tigreton dijo...

m familia era mucho de eso sabes, cada quien tenia un angel - arkangel que nos cuidaba, a mi me parecian guapisimos, asi que tenia a rafael, mi favorito junto a mi. jeje.
que lindo posti niña :3

Marite Alarcón dijo...

Edu, aprendí de ti! A veces nos dejas así en cero! jajaja pero ya viene la segunda parte!
Beso!

Lucho, si!!! Aprendí de él! jajaja Así es, lo que importa es la fe y tú mismo lo has dicho!
Besito!

Draco, sabes que leí tu comentario estando sola en mi casa y casi muero de susto??? Llamé a mil personas para conversar y no estar sola!!! jajajaja buaaaaaaaa!

Sensitive, hola y bienvenido!!! Es cierto, a veces somos como protegidos por una fuerza invisible, no hay otra respuesta más que ángeles (Dios Padre lo es todo).
Espero tu visita más seguido!
Beso!

Tigrin, es que son lo máximo! A mí me encantan!!!
Beso!

Elmo Nofeo dijo...

No hay duda que Lalo te ama.

Espero la segunda parte.

Jossep dijo...

Que lindo Lalo, y estoy con la intriga a flor de piel ajjaja, espero el otro post. Un abrazo.

[Maxwell] dijo...

Me contaron que los ángeles no son seres con alas ni vuelan, ni bajan del cielo ni tienen aureola. Son como nosotros, están camuflados.

Al día siguiente desapareció uno seguro xD

DRACO dijo...

no fue mi intención asustarte pero sí prevenirte.
te cuento que a la mayor de todas mis hermanas (ella es mayor que yo en 23 años) se le dio también hace un par de años por invitar a ángeles a su casa tratando de que las cosas en su hogar superen los problemas que estaban viviendo, y el asunto se le puso peor.
no sé cuál es la fórmula para invitar ángeles a la casa propia y llevarlos también a las casas ajenas, pero es un error sólo mencionar la palabra ángeles en general para hacerlo; ya que todos los entes caen en esa denominación (ángeles buenos y ángeles malos) y no sólo eso, sino que todos tienen un nombre específico.
al menos ésa es la creencia de los que creen en ángeles.
no vaya a ser que por querer invitar al arcángel gabriel, se esté invitando a cualquiera del lado oscuro sin saberlo.

un beso.

aristio dijo...

Pues no me dejes con la duda!!!!! sobre lo que paso.....

Bueno los angeles son seres que estan al servicio de Dios, pero por estar haciendo esas cosas que haces mi estimada.....en teologia hay un termino para cuando se presenta un mal espiritu disfrazado de un angel de Dios: sub angelo lucis.

Saludos.

camino roque dijo...

ángeles?:
http://disgoo.com/profiles/blogs/fotos-que-le-har-n-creer-que-la-bondad-existe

Darío dijo...

uYYYYYYYYYYYYYYYYY... PERO ME GUSTA QUE LA GENTE CREA!!!

Marite Alarcón dijo...

Elmo, sí! Me ama :)
Ahí viene!

Jossep, jajaj ya viene la segunda parte. Espero te guste!

Max, crees? Ojala que nos encontremos todos los días a uno!
Beso!

Draco, yo sé que no fue tu intención. Realmente ya me dio algo de miedo y más por lo que después pasamos. Ahí les cuento la segunda parte!
Beso!

Aristio, ahí viene la otra parte! Ay pero a esos no los he invitado. Ya me dio cosa...
Besito!

Camino, a ver!

Dario, si! Eso es lo bonito, que aún hay ilusión de creer!

Mina Treintañera dijo...

Eso es lo bueno de atrasarse, que no pasé la espera y right now estaré leyendo qué pasó!!

Déjame decirte, que yo si creo. Bueno, honestamente no tenía idea de lo de los caramelos, jamás lo había escuchado. Tampoco los imagino con alitas y así, ahora tengo una idea distinta de ellos, pero la forma es lo de menos, lo importante es que estén y que nos guían. Eso si, si no les pides nada, no te dan nada. Debes pedirles que intervengan en tu vida, que te cuiden o ayuden, porque no se les permite interferir en la vida de los humanos, debes darles permiso de participar en tu vida. Hace tiempo leí que la forma de saber que un ángel anda cerca, es un olor repentino a frutas o flores. Dicen que el olor a rosas, es el olor de Dios :) Me ha pasado estar en algún lugar X y que no habiendo flores de nada, sentir olor a rosas, justo en momentos cruciales, sentir una paz increíble y ver como encuentro soluciones inesperadas.

Besitos!!!

Marite Alarcón dijo...

Lenyis, me ha pasado muchas veces eso del olor a rosas!!! Es algo que nunca entenderá pero sí, creo que los angelitos sí están entre nosotros.
Un beso!

Te quiero!

El heroe de mi vida