Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

27.9.13

Y pasaron cinco

Para hablar de mi papá siento que debo hacerlo en primera persona. Es decir, no referirme a “él” como alguien externo, sino hablarle directamente. De tú a tú. Como si estuviera del otro lado del espejo, o de la línea de teléfono. Por eso me acostumbré a escribirle cartas como si las fuera a leer al instante de ser enviadas. Es bonito pensarlo así y por eso le sigo hablando…



Es imposible resumir lo que ha pasado en estos cinco años lejos. A veces siento que estás de viaje, y hasta incluso en sueños lo he pensado: una conspiración ultra secreta o un trabajo confidencial te tienen lejos de tu casa sin poder acceder al teléfono ni correo electrónico. Esas ideas que rondan mi cabeza de vez en cuando aparecen, y creo que aunque pasen mil años seguirán rondándome. Sea como sea, me gusta tomar esta separación como algo pasajero. En algún momento todos nos volveremos a encontrar y esa es la única y absoluta verdad.

La verdad es que no sé cómo puedo resumir estos cinco años. Las alegrías nos inundaron muchas veces, los momentos difíciles también pero felizmente no pasaron de una terma rota y una gotera en el techo. Pero como siempre, nuestras exageraciones siguen igual que siempre y para nosotros era algo parecido al fin del mundo. Algunos estamos un poco diferentes, unos más anchos y viejos, otros más altos y grandes. Hablo de tus hijos y nietos respectivamente. Pero si volvieras a ver a mi mami, ella sí está igualita. Un poco más quejona que antes tal vez, pero en teoría igual que siempre. Bruno con diez años le sigue ladrando a todo el que pasa por la ventana y tiene una fijación increíble por cualquier tipo de peluche o juguetito que se mueva.

Lo que tampoco ha cambiado ni un poquito es la manera en la cual te seguimos extrañando. No hay sábado que almorcemos en la casa sin acordarnos de ti e incluso muchas veces un plato de más nos lo recuerda. Una silla vacía que luego es ocupada por Bruno también nos recuerda que tu lugar sigue y seguirá intacto porque sigues con nosotros.


Los recuerdos a tu lado son tantos que ni aunque escribiera uno al día se me acabarían. Creo que eso es algo que no va a cambiar jamás. Tal cual como dije líneas arriba, como si sólo estuvieras a unos kilómetros de distancia haciendo de “súper agente secreto”. Tal vez ahora sigas haciendo de las tuyas allá arriba, haciéndole bromas a los ángeles y jugando a asustarlos escondido detrás de las puertas. O haciendo la típica mordida de perro que siempre nos hacías atacando directo al talón del pie. Y por qué no atacando los rollos ajenos como hacías con el conocido “come rollos”.

Nunca podremos olvidar cada uno de los momentos vividos a tu lado, risas y llantos por supuesto para ponerle un poco de gris a todo el color. Porque si no hay algo de gris, no puede ser tan real al final de todo. Pero si de algo estoy convencida es que cuando te fuiste sin duda algo cambió en nuestras vidas, el mundo se paralizó por un momento pero para luego volver a girar de una manera distinta. Se vino abajo por un tiempo, pero nos dimos cuenta que Dios nos puso esta prueba para salir de ella juntos como familia. Y juntos como familia tratar de convertir ese dolor tan grande que  nos dejaste en esperanza. Esperanza porque la vida continúa y hay mucho más por vivir.

Nos enseñaste mucho cuando estuviste aquí, a ser libres, a decir lo que pensamos a pesar de estar contra la corriente, a luchar por lo que queremos, a ser valientes, a mirar al extraño con sigilo, a confiar en la vida, a desconfiar cuando es necesario, a ponernos rodilleras por si nos caemos, a volver a levantarnos, a gritar para desahogarnos, a cubrirnos la boca antes de estornudar, a pensar antes de hablar (aunque esto fue y seguirá siendo difícil para mí, tanto como era para ti), a volar sin necesidad de tener alas, a querer de verdad, a entregarlo todo cuando hay que hacerlo, a mostrar el corazón, a llorar sin miedo a que nos vean, a reclamar lo justo, a pelear por lo que soñamos, a sentir y a decir siempre la verdad. Tal vez te faltó un poco enseñarnos a cómo vivir sin ti pero eso no se enseña, es algo que se aprende a la fuerza y si hasta de eso tenemos que sacar una enseñanza, nos enseñaste a seguir creciendo cuando todo parecía estar perdido.


Pruebas siempre tendremos, pero como siempre he escuchado “Dios nunca nos pondrá cruces que no podamos cargar”. Es decir, que todo se aguanta, todo se supera, o mejor dicho, de todo se aprende y podemos adoptar una nueva forma de vivir felices. Y qué mejor ejemplo de que la vida sigue después de que te fuiste al cielo: me casé con una persona parecidísima a ti, tenemos una nueva integrante en la familia (Kristel), tus nietos siguen creciendo con grandes valores, y los planes a futuro se llevan siempre bajo el brazo. Porque estoy segura que desde allá arriba lo que más quieres es vernos sonreír en lugar de llorar, soñar en lugar de dormir, creer en lugar de duda… vivir, en lugar de morir. 

La vida seguirá siendo un poco difícil en algunos momentos, pues todas las semanas tienen un “lunes”. Pero también, tienen un viernes, sábado y domingo que todo parece florecer de nuevo. Como la vida misma.
 


20 comentarios:

Mina Treintañera dijo...

Qué increíble cómo pasa el tiempo. Todavía me acuerdo de voz y risa cuando iba a tu casa, tenía una sonrisa linda, como de niño.

Un besote amiga, te quiero un montón <3

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Marité. Muy hermoso post y un justo y merecido recuerdo de tu señor padre a 5 años de su partida al reino espiritual.

Como ya sabes, SE lo que es esta fecha para tí. Hace 5 años, en mi familia materna, perdimos a una sobrina de apenas 13 años de edad. Y fue uno de las más tristes experiencias que he pasado. Lo importante es, como bien dices, siempre recordar con una sonrisa en el rostro, como ellos quisieran que lo hiciéramos. Es realmente una separación temporal, porque si hay algo cierto y verdadero, es que de todas maneras nos reencontraremos con quienes se nos adelantaron, el día que nos toque partir, que espero sea dentro de muuuuuuuuuchos años.

Hace 5 años, dos almas valientes partieron sin escalas, al reino espiritual.

Un abrazo muy grande para tí.

LUCHO

DRACO dijo...

tus recuerdos muestran una familia unida y amorosa.
me ha gustado leerte.

un beso.

Tigreton dijo...

Un post, una carta perdon, de lo mas hermosa, lo lee sin duda. Pasan los años y los años y uno como extraña a nuestros queridos seres amados, pero como has mencionado en este hermoso escrito, ya nos reuniremos :3

bbesos tigrosos

sabores compartidos dijo...

l paso del tiempo nunca puede borrar un amor y un cariño tan sincero como el que tu demuestras con tus letras.
Animo y sigue luchando, cuidate
unos besotesssssssssssss

Eduardo Rodríguez dijo...

hermoso post, hermosas fotos familiares. Un buen padre tiene buenos hijos. Ustedes son una buena prueba de lo grande que es tu papá. Recuérdenlo siempre con ALEGRIA. Un abrazo.

Mariela Garcia dijo...

Nada nos aleja del ser querido... y todas estas cartitas seguro que papá Dios se las lee cuidadosamente!!!! me lo imagino leyendo las cartas ... y nuestros familiares allá arriba haciendo fila... esperando leer lo que le escriben a cada uno... supongo que tu papi debe tener pase de ORO!!! por lo mucho que le escribis, que aunque es mucho, nunca es suficiente!!!
besote nena!!! y 5 años son muchos pero nunca los suficientes para dejar de escribirle a alquien que queremos!

Edch dijo...

El tiempo pasa muy rápido. Injustamente rápido.

Gracias a tus posts he podido saber qué clase de persona ha sido tu padre; uno muy bueno y atento con sus hijos.

Buen post!

P.D.: No vas a participar en el SocialDay?

[Maxwell] dijo...

Puedo entenderte hasta cierto punto porque yo no he pasado por eso. Podría decirte que la vida sigue, está siempre contigo, recuérdalo siempre, etc pero solo uno sabe como sobrellevar eso.

Al menos sé que no estás sola, tienes a tu familia y a tu esposo que hacen feliz.

Gracias a tu blog he conocido a un buen padre y también un poco sobre ti, espero que lo sigas manteniendo.

Un abrazo y anímate para el Social Day!!

Gary Rivera dijo...

Te entiendo perfectamente, yo siento a mi abuela presente, la menciono de vez en cuando para no olvidarme de ella. Yo un dia pensé que sin ella me iba a morir, pero no fue asi, sigo vivo y estoy feliz de vivir porque se que cada dia de mi vida es también un dia para ella. Tu papa siempre esta contigo! No lo dudes.

Jossep dijo...

Me ha pasado mucho, a veces volteo la mirada a cualquier lugar de mi casa y los recuerdos de mi tía llegan a mi, espero también que en algún momento toda mi familia se vuelva a encontrar.

Un abrazo

Jo dijo...

Sis mientras siga en tu mente y en tu corazón tan grande que tienes el estará ahí siempre Abrazos

Elmo Nofeo dijo...

Que sean muchos más, que la llama de ese recuerdo no se extinga.

Damian dijo...

me gusta recordar a seres queridos sin sabor a nostalgia, sino con mucha alegría. Para que no me dé un bajón emocional en esas épocas en que se cumplen un año más de no verlos.
Pero claro, no todos somos iguales, y tu, lo reflejas con mucho amor y cariño a través de tu blog. Eso habla muy bonito de ti, y homenajea la memoria de tu papi.
=)

camino roque dijo...

intento hacer el menor ruido posible en este tipo de post

Darío dijo...

No deje de florecer. Usted misma es una flor de su jardín. Un abrazo.

Acsa Guillen dijo...

waooooo hermoso , creeme que te entiendo mi papa siempre anda viajando por motivos de trabajo . y a veces lo extraño mucho . el me presta atención.

te espero por el blog.

saludos.

Marite Alarcón dijo...

He leído todos y cada uno de sus comentarios y quiero agradecerles. Sé que a través de este espacio han conocido a mi papá y lo que significa para mí. Gracias por acompañarme hace tanto tiempo!!!

Lenyis, Lucho, Draco, Tigrin, Sabores, Edu, Marielita, Edch, Maxwell, Gary, Jossep, Jo mi sis, Elmo, Dammy, Camino, Darío y Acsa!

GRACIAS!

la MaLquEridA dijo...

Nadie puede morir en nuestros recuerdos y menos si ha dejado grandes enseñanzas como a ti tu padre.


Besos Marité

Marite Alarcón dijo...

Malque, es así como vive todos los días en mí!
:)
TQM!

El heroe de mi vida