Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

5.11.13

Tema duro

Conversando sobre "la muerte" llegué a la conclusión que desde la partida de mi papá, muchas personas que conozco se van de la noche a la mañana. Como si algo en el ambiente estuviera cambiando, como si el mundo nos quisiera decir algo. Como si una fuerza superior tratara de hacernos abrir los ojos y entender por fin que nadie, absolutamente nadie, tiene la vida comprada.


Una frase daba vueltas en mi cabeza hace días y no podía sacarla a la luz. Hasta que ayer conversando con ella lo dije, "muchas personas a mi alrededor se mueren así como así, y no entiendo por qué!". Sabía que no recibiría una respuesta muy bonita, pero sería real y tal vez me haría abrir los ojos. Y fue así, llegamos a la conclusión que ahora estamos "mayores", y los problemas que antes tenían nuestros papás, los vivimos en carne propia. 

Cuántas veces me pregunté cómo sería ir a funeral, y ahora tengo experiencias para regalar. Pero como de todo se aprende, aprendí que es mejor no decir nada en esos momentos, solo abrazar y y tratar de transmitir con ese abrazo lo con palabras el corazón no puede. Porque ese día, pase lo que pase será un recuerdo borroso, un día para borrar del calendario, un día en el que las pastillas no pasan ni con el agua más espesa del mundo. Un día para olvidar, pero sin dejar de recordar. Raro, pero cierto si lo estudias a fondo.

Es increíble, pero ayer escribí un post recordando la partida de una amiga mía hace un año. Y hoy, recuerdo también a Marisol. Un 5 de noviembre se fue, y aún sigo sin poder digerirlo cuando pienso en ella.

Duele, y es por eso que no suelo hablar mucho sobre ella. Por eso que no puedo escribirle en su muro de Facebook porque aún siento que no es real, además, sé que ya cambió su forma de vivir. Es un ángel ahora, pero los ángeles deben tener un facebook distinto al nuestro no? Allá arriba todos los días deben celebrar fiestas: de nacimiento y de llegada al cielo (renacimiento). 

En fin, uno viene al mundo a sufrir (pues desde que nacemos lloramos), pero estoy segura que al llegar al cielo todo cobra sentido. Venimos para sufrir pero, si no tardamos mucho en llegar allá arriba, somos especiales. Como mi Marisol.

22 comentarios:

FrancHis Neumann dijo...

Imposible olvidar a Marisol, quien desde donde esté, sé que estará cuidando a todos a los que quería.

Podremos hacernos una y mil preguntas, preguntarnos mil veces por qué pasan estas cosas. Pero sólo podemos aceptarlas y seguir adelante. Fácil de decir, jodido de hacer, por supuesto. :/

TQM, un besototototote!

la MaLquEridA dijo...

Tampoco puedo dejar de hablar de la muerte. Un 5 de noviembre mi madre entro al hospital para salir muerta una semana despues. ¿Como olvidar las fechas? ¿Como olvidar a una madre? ¿Como dejar de hablar de la muerte si esta en todo momento esta recordandonos que no somos eternos?

Un abrazo

Damian dijo...

He tenido familia que ha muerto, tios que veía de cuando en cuando y te apena si, pero no lo sientes tanto como un amigo al que has llegado a querer.
Hice un post por el 1er año de la muerte de mi amigo blogger, y no pude publicarlo, me daba mucha pena, lloraba solo de releer lo que escribí.
Ahi en el cementerio, cuando fuimos a dejarle flores y recordarlo un poquito pensé que ya podría tomarlo mejor, pero no, me puse a llorar a otra vez, y supongo que el que me apene tanto pasará y me apenará luego pero ya menos, por lo menos no tanto como para llorar otra vez, pero entonces todavía no.

Eduardo Rodríguez dijo...

Hasta ahora lo más cercano a la muerte ha sido mi abuela paterna porque vivimos con ella. No sé como me sentiría si fuera alguien más cercano. No quiero ni imaginarlo.
Un abrazo.

Mariela Garcia dijo...

estan lejos de mi todavía... hasta ahora solo he ido a dos funerales, uno del hermano de mi compañera, que nos llevo el colegio... y al de mi abuelo hace ya 5 años... de ahi. nadie mas!

Elmo Nofeo dijo...

De niño me invitaban a matinés que prefería morir antes que ir,
de joven moría por una invitación a algunas fiestas y eventos,
hoy suelo ir sin invitación a los velorios.

Marite Alarcón dijo...

Franchis, estoy segura de ello. Y sí, las preguntas siempre existirán!
Beso!
TQMMMM

Malque, me pasa mucho eso... me cuestiono y cuestiono de mil maneras. Por qué tiene que terminar una vida?
Beso!

Dammy, es feo, muy feo cuando alguien muere. Hace poco siento que todo es posible... en cuanto a la muerte... por eso sufro mucho cuando alguien viaja, tiene sueño y maneja, etc.
Beso Dammy!

Edu, qué bueno que no hayas pasado por muchas pérdidas. Quisiera tener esa suerte.
Un beso.

Mari, gracias a Dios que están lejos de ti. Eso es muy bueno.
Beso!


Marite Alarcón dijo...

Elmo, esa comparación ha sido magistral...

DRACO dijo...

siempre que se pueda se debe asistir al sepelio de un amigo o de un familiar porque reconforta y distrae a la familia del fallecido.

un beso.

Gary Rivera dijo...

Pues yo tengo claro que desde que nacemos no hacemos otra cosa que morir dia a dia, asi que lo ultimo en lo que trato de pensar es en la muerte! Que el tiempo que voy a estar vivo es tan pequeño que no pienso desperdiciarlo pensando en la muerte. Mientras voy recordando a los que se me adelantaron!

Daniela Muente dijo...

Quizá es un intento de alejarme de la realidad pero yo en lo último que puedo hablar es de la muerte. Y no creo que nacimos para no hacer otra cosa que morir de a poquitos, pero para hacer lo mejor con el tiempo que tenemos (que nuevamente escapando de la realidad) me gusta pensar que es infinito - no por eso desperdiciable.

Jossep dijo...

Desde que alguien muere en la familia, las muertes empiezan a llegar muy rápido, no se si estoy en lo cierto o no, o pueda sonar raro y fuera de lugar, pero en mi familia desde que murió un tío muy cercano, las muertes llegaron cada vez en un lapso de tiempo más corto, dejando a todos muy sorprendido y tristes.
Un abrazo Marite

Mina Treintañera dijo...

Es parte de crecer. Creo que los que se van antes, aunque nos parezca que no, es porque ya no les quedaba más por aprender y por eso se van al cielo a cuidarnos. No importa la edad.

Te quiero mucho Mari <3

Darío dijo...

Creo que no es muy bueno estar pensando siempre en la muerte, M. Y no te estoy regañando. Sólo es que pienso que la muerte va a venir igual y hay demasiadas habladurías alrededor y en realidad, no sabemos nada de ella...
Un abrazo, linda.

Juan Carlos Mina dijo...

La muerte no es más que parte de nuestra existencia, un tránsito entre la vida y algo que desconocemos y que la curiosidad nos produce miedos, angustias. Cuanta vivir cada día con intensidad amando, valorando y respetando todo y a todos los que nos rodean.

Un fuerte abrazo!

Marite Alarcón dijo...

Draco, claro que sí, aunque cueste un poco.
Un beso!

Gary, es cierto en algún punto. Como que comienza tu cuenta regresiva no?
Beso!

Dani, a veces es bueno alejarse de esas realidades un poco malulas. Que te hacen llorar de vez en cuando.
Un besote!

Jossep, es verdad no? A mí me pasó como lo dije, con mi papá. Pero ya bueno, pensamiento al tacho, no pensemos más en eso sino en cosas lindas.
Beso!!!

Lenyis, es parte de, como tú misma lo dices. Tienes razón.
Te quieroooooooooo!

Darío, no, no es bueno. Pero un día recordé un año de la muerte de un amiga y al día siguiente de otra. Es un poco difícil no pensarlo. Hay días para todo no?
Un beso!

Juan, lo mejor que podemos hacer es eso. Vivir cada día al máximo!
Un beso!

Luján Fraix dijo...

PARA MI LA MUERTE ES UN TEMA DIFICIL PORQUE NO LA ACEPTO. TAL VEZ LA ENFRENTO PORQUE NO QUEDA OTRA ALTERNATIVA PERO NO LA ACEPTO, ME PARECE LA NEGACIÓN DE LA VIDA.
UN BESITO

Marite Alarcón dijo...

Lujan, es correcto. Y a veces es bueno alejarse de ese tema. No sirve de nada. Pero andaba rondando por mi cabeza...
Un beso!

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Marité. Definitivamente este es un tema que muchos prefieren no abordar y dejarlo pasar.

Es cierto cuando somos niños, adolescentes y jávenes -más jóvenes que ahora-. el tema se ve tan lejano y lo enfrentas cuando un familiar parte -en su mayoría, las abuelas o abuelos o tíos abuelos. Ya cuando maduramos, y nos toca sentir de cerca eso porque alguien muy cercano se fue -como es nuestro caso, querida amiga-, eso te produce un punto de quiebre y ves las cosas de manera distinta. Es cierto, no venimos con certificado de garantía ni tenemos la vida comprada. Un día estás y al otro no. Pero me parece importante tener claro que la cosa no termina acá, que hay algo más en el reino espiritual. Y yo sí creo en eso. Respeto la opinión de los que creen que la cosa termina acá y esa creencia hace entender porqué le tienen ojeriza al hablar sobre ese tema.

Muy cierto, vamos entrando en años, y si antes íbamos a bautizos o matrimonios, ahora vamos un poco más a velorios. En mi caso, tengo 50 años y algo que tengo muy claro es que en los próximos 10 años, de hecho voy a ver partir a casi todos mis tíos y tías que ya pasaron la base 8. Es la ley de la vida y ante eso, nada puedes modificar.

Lo importante es vivir la vida, disfrutándola y no permitiendo que nada enturbie tu felicidad ni que la sabotee. Siempre tendremos algunas carencias pero lo importante es valorar lo que recibimos y vivir agradecidos por ello.

Sorry por lo extenso de mi comentario.

Te mando un abrazo super grande.

LUCHO

Marite Alarcón dijo...

Lucho, es tan cierto lo que dices. Van pasando los años y nosotros maduramos y tenemos que vivir y pasar por muchas pruebas. Qué difícil es la vida...
Un beso grande!

Fernanda dijo...

Siempre le he tenido miedo, no a la mia, sino a la de alguna persona que realmente quiera.
Y cuando ves a alguien a quien quieres enfermo, como ahora me pasa, a veces no puedes imaginar como podrías soportar un dolor así, y es verdad que de niños esto ni nos preocupaba (aunque mi ma me decía que yo lloraba y la abrazaba diciéndole que no quería que mi abuelita se muriera, y que tenia miedo porque estaba muy viejecita ... cosa que yo ni me acuerdo) ... ahora es que se nos viene todo. Cuestion de crecer, madurar y seguir adelante. Creo que mucha valentía!
Saludotes
Fer

Marite Alarcón dijo...

Fernanda, primero quiero agradecerte por pasar por mi espacio. Espero que te sientas contenta de haber llegado aquí. Y bueno, lo que dices es muy cierto, me siento igual que tú y esa angustia me ronda siempre la cabeza. Qué pasa si la gente que quiero se va por completo??? De niños como dices es más sencillo todo. Creo que eso es crecer no?
Un beso y gracias de nuevo!

El heroe de mi vida