Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

30.11.11

Harapiento y casposo

Harapiento y con caspa se rasca sin parar. 
Mirando con desgano se escapan de pronto sus locas y explosivas ganas de conversar.
Esto
Lo otro
La escalera
El ascensor
Los micrófonos...
-SILENCIO-
Se rasca nuevamente la cabeza con el dedo anular. 
Mira al vacío y se va.
Se va no sin antes volverse hacia atrás a preguntar por donde vino. 
Una vuelta más y se oculta en las sombras para que pase el huracán. 

Momentos parecidos a este se encargan de llenar las cuadriculadas hojas de sus días para devolverlo a la mañana siguiente a empezar un nuevo reto. Rascándose y vistiéndose con harapos el pobre va. 

Pobre, que feo se debe sentir que alguien tenga pena por otra persona y le digan "pobre". Pero con pena y todo, le digo pobre. Porque me nace.
Pobre...
Y a mí que me daban miedo los locos... 

Me acuerdo el día en que tocaron el timbre de la casa y ofuscada luego de varios intentos de fuertes "QUIÉN ES?????" por el intercomunicador, bajé las escaleras como si fuera Giganton con su "fi fa fo y fum". Escuchando a lo lejos a mi mami decir "ay qué le pasa, por qué estará de ese humor" abrí la puerta con un garfio en la mano (exagerando la escena) y mi cara cambió por completo al ver al sordomudo que pasaba los sábados pidiendo libros viejos. 
Me sentí criminal.
Una desgraciada.
Una delincuente.
Tú te reías sin parar de mi depresión por haberle gritado a alguien sin saber quién era, pero luego de unas semanas te pasó lo mismo. Me reía también y me dijiste con cara de picón "Y qué hubieras hecho si era un loco a ver! Por eso no debes abrir la puerta así nomas mamita". Me cagaste el feeling con esa frase papi. Yo que me estaba riendo rico, devolviéndote la jugadita y me mandas un loco a la mente. Sabes la fobia que les tengo!!! Y en mi vida me he cruzado con tanto loco existe en el mundo.

Conozco casi todos los tipos:
los que huelen a poto
los que se rascan sin parar
los que hablan solos
los que no hablan solo miran
los que duermen en las calles
los que no parecen pero son (y hasta huelen rico)
los que paran calatos
los que se despiertan y aparecen debajo del suelo para asustarme
en fin... todo loco que existe cruza por mi vereda tarde o temprano.

Mirame ahora. El harapiento con caspa me visita a diario y yo, solo tengo que aguantar. Porque en fin, es un loco tranqui. no pega ni insulta. Pero si a veces se raya y deja salir un rayo de su ojo maligggno. Solo a veces. Pero nada, a remar marino que nos lleva la corriente y no me quiero volver loca tan pronto.

O ya estamos locos y no nos hemos dado cuenta...
Qué miedo...

POBRE LOCO!!!!
Pooooobre harapiento con caspa!

24 comentarios:

Mariela García dijo...

jajajjaja si q sabia como parar tu momento burlesco ajajajja ... tengo una prima q le tiene miedo tambien... y es como si ellos la encontraran, cuando piden algo, se lo piden a ella y ella muerta del miedo... // que reir Marité! El si sabia jajajaj....♥

Escribo #sinpararpe dijo...

Bravo Marité, pero tal ves el loco si lo llevan a Larco Herrera podría ser feliz, total allá podría conversar con muchos como el¡

Marité dijo...

Marielita, yo también me reí mientras lo escribía! jajaja pero en serio que onda con los locos??? se les pegan al que más miedo tiene!
Beso!

Escribo #sinpararpe, me encanta tu nombre! jajajaja es cierto, quisiera llevarlo al Larco Herrera, aunque eso sería muy buena gente, mejor sería tirarlo a la costa verde! JAJAJAJAJA

BELLARTE ליבה dijo...

Me encantó el relato. Te falto el loco que se mece sin parar.

Yo encajo en algunas de las descripciones, pero huelo bonito hee! Ji ji.

Anónimo dijo...

Jajaja me he divertido mucho! Por mi casa habian dos locos conocidos el loco cuello que caminaba con la cabeza siempre de costado parecia el exorcista jajaja y el loco caja caminaba con todas las cajas que podia encima de la cabeza que miedo!! Jajaja besos
Pamela

Rubén dijo...

Loco, qué pasa loco, contrólate muchacho... jeje.

Así que le temes a los locos? Jaaa, bueno yo también me he topado con locos y muchos de ellos han tenido la vida a sus pies, aaah...si te contara!

Que buena la de tu papá, te cambió la risa de una. Un beso Marité :)

Paty dijo...

xD así que estás con la chispa ^^

Bueno, cada loco tiene una GrAN historia detrás. Algunos que comenzaron con la depresión, otros por estrés, otros por las drogas, y otros...simplemenmte se volvieron locos y ya. Yo también les tengo miedito (sobre todo si se les da por corretearte con una piedra) pero como yo también soy una loca (tranquila y que huele rico ^^) me esfuerzo muchas veces por tolerarlos y comprenderlos. En fin,cada loco con su rollo.

Un beso Matité!

Mina Treintañera dijo...

Jajaja, el más peligroso, es el loco que no parece y huele rico! En el grupo de las que habla sola, estoy yo.

Justo ayer en la tarde, saliendo del cole con María Pía, nos cruzamos con una loquita, íbamos justo detrás de ella y María Pía le dice Hola!, pero con voz de loca, que últimamente está con esa onda de hablar así, buuuuuaaaaaaa, me quería mear te juro, yo le decía, hijita cállate, y la otra seguía, hasta que la loquita la escuchó y volteó, yo dije esta loca nos pega, pero la miró no más y siguió de largo y la enana de miércoles seguía, aaaaaaaaaahhhhhhh!!!!!!!! Me tuve que hacer la loca, jajaja, y quedarme por ahí, arreglándole las colas, para que no siga, porque ya la había hecho voltear un par de veces, felizmente era tranquilita, sino me agarra a palos la loca.

Un besoooooooo!!!!!!!!!

Marité dijo...

Bellarte, ese loco es típico... se me pasó! Qué bueno que te gustó!

Pame, no sabes cómo me he reído con tu comentario. Pero me faltan mil locos!!! El loco sin taba, el loco jala colchón, loco bob (con puro dread), loco gritón, loco mirón, en fin... no termino nunca pero los peores son los locos haraposos y casposos como uno que YO conozco y me saca totalmente de mis casillas a diario!
Beso Pame!

Aldito, contrólate muchacho! jajaja qué buena canción.... me han dado ganas de escucharla. Es cierto lo que dices, muchos locos se vuelven locos de la nada. Qué miedo...

Paty, ya quisiera estar con la chispa. Estoy con la chispa pero la chispa de cólera. Un loquito es chévere cuando lo tienes lejos pero uno de cerca... a unos pasos... es DESASTROSO!
Un besito!

Lenyis, ay la Matia Pia más bella!!! Ya me imagino su "hola" con vocecita de niñita!!! Qué linda!
Qué miedo con la lokita... enséñale a Pia que un lokito puede tirar piedras, o hasta sacarse un zapato y gritar como mono como me pasó a mí en el grifo!!! Historia que ya contaré...
Un beso enorme!

Marité dijo...

Y por si acaso... yo también soy del planeta de los locos... pero como todas las mujeres digo... diiigo!
jajajaja

Oscar C. OKIPERU ® dijo...

Cuando era chiquillo tenía la costumbre (no sé si buena o mala) de fotografiar a todos los locos de Barranco.
Lo malo es que la loca de mi vieja botó toda mi colección de fotografías. He querido recuperarlas, pero cuatro de los locos más representativos del distrito, ya no arrastran sus harapos por este mundo.

Marité dijo...

Oki, tal vez mi loco se robó sus harapos!!! jajajaja

sofi dijo...

Me encantaaaaa tu blog!
Te mando un beso :)

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Marité. Ese tema de los locos también lo tengo de lejitos. Que me disculpen, pero no soporto el olor apestoso que irriadian, por más tolerante que intente ser.

Lo peor es que a veces te toca algún agresivo y allí empiezan los problemas.

Un beso grande.

LUCHO

DRACO dijo...

no se confíe, que cuando se les da mucha confianza a un loco, estos se extralimitan. un beso.

Jo dijo...

mmm no se no se yo creo que a veces esas personas aparentemente locas son mas cuerdas y eso que ni que...
abundan afuera otra clase
que te lo digo yo!
pueden parecer decentes pulcros y serios pero por dentro tienen una voraigne dentro que terminan destrozandote...
o queriendote enloquecer y no en buenos terminos...


a veces por piedad o con lastima tendria que haber gente asi para darnos cuenta que estamos vivos o sentimos?

Marité dijo...

Sofi, gracias por pasar por acá!
Te sigo también!!!
Un beso también para ti!!!

Lucho, es que dan miedo! por más que uno trate de barajar el tema no se puede cuando te miran!!! sientes que realmente te tirará una piedra!
Beso!

Draco, se extralimitan y ahí si no hay nadie que lo calmen!
Beso Draco!

Jo, esas son las peores las que parecen pulcras pero por dentro son de lo peor! Cuidémonos de esos que abundan jo.
Un besote!

Marité dijo...

Tanto hablar de locos hoy en la mañana me persiguió uno! jajaja

[Maxwell] dijo...

jajaja q loco!
por mi casa hay un loco y esta descripcion le cae a pelo

Marité dijo...

Maxwell, qué miedo! No será el mismo loco???? jajaa

Eduardo Rodriguez dijo...

Una vez un loco agresivo casi me tira una piedra, si no es por un amigo no estaría contándola ahora.
Mi amigo Chiri encaja en los locos que huelen a poto?

Marité dijo...

jajajajaja Eduardo tu amigo Chiri definitivamente entra encaja!

Bren dijo...

Me acordé de una canción de Daniel F (bueno originalmente es de Serrat) la canción se llama: de cartón piedra y en la version de Daniel F hay una parte recitada que dice:

"entonces, llegaron ellos, me sacaron a empujones de mi casa
y me encerraron entre estas cuatro paredes blancas
donde vienen a verme, algunos amigos
de mes a mes
de dos en dos
y de tres a seis
porque a los locos
hay que tenerlos bien encerrados
porque son un peligro para la sociedad
y para el status q mental

porque los locos
porque los locos
todavía podemos construir imagenes en el cielo
todavía podemos emocionarnos con la luz de una sonrisa
todavía podemos hacer canciones cursis y decir te quiero"

Marite Alarcón dijo...

Aysh... ya me dio penuria.
Pobre loco :(

El heroe de mi vida