Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

28.11.11

Momento esperado...


Las piernas me temblaban como gelatina.
"Mierda cuánta gente", decía David agarrándome la mano.
Con un poco de presión en el brazo le dije"cállate que no ayudas".
"Qué roche" finalizó.

Entré a la iglesia muerta de nervios. 
Solo quería mirar hacia adelante y no voltear a ver quiénes eran los que me susurraban cosas lindas.
"Estás preciosa, pareces un angelito, eres una princesa, estás bella...". 
Emocionada hasta los huesos solo miraba al frente.
No había nadie más que Lalo en el altar.
Solo caminaba a su encuentro.
Un beso en la frente y ya estaba a su lado.

Había pasado el primer tramo con éxito. 
Ni una sola lagrimilla de emoción y las energías a flor de piel.
Las primeras palabras del padre se sintieron en el corazón.
Estaba logrando lo que tanto quise, que aquel que nos casara nos haya llegado a conocer tanto que pudiera hacer incluso bromas con nosotros. 
Lo hizo perfecto. Tanto así que él mismo desde el altar me hacía señas como diciéndome "tranquila".

Vinieron otras pruebas, como la del rito de las velas.
Los papás de Lalo, y mi mami con David debían caminar hasta el centro de las bancas y prender dos cirios amarillos y llevarlos hacia nosotros para encender el nuestro que era rojo. 
Símbolo de amor y unión que ahora se unen para nosotros, como explicó el padre.
Segundo tramo, listo.

Ahora el turno de las ofrendas. 
Caminamos hacia el altar con el pan y el vino. Fue lindo y muy emotivo estar más cerquita de ti, donde están todas esas imágenes de angelitos como tú.
Más cerca de la casa de Dios, como me enseñaron desde chiquita.
Tramo superado. Y ni una lagrima aun.
Todo salía perfecto.
Como siempre lo imaginé.

Luego vendrían las palabras más esperadas.
"Los declaro marido y mujer".
El beso mágico y a esperar la otra parte más preparada.
Preparada en conciencia y ensayos para que todo salga bien.
Preparada por las noches de amanecida con Los Talios de mi corazón que nos ayudaron incondicionalmente.
Preparada por el esfuerzo de conseguir lo que yo quería.
Preparada porque muchos de los que no estuvieron de acuerdo por miedo de que me quiebre, me apoyaron en ese momento.
Preparada porque mentalmente me debía preparar, pues es la parte en la que tú serías el protagonista.
Y la parte en la que me daría cuenta que no estabas a mi lado (realmente) físicamente.

Ese momento en el que todos los asistentes escucharon las palabras del padre pidiendo que enciendan las velas que encontraron en las bancas para recordarte. 
Pronunciaron tu nombre y esa lagrimita que estuvo escondiéndose desde que entramos, salió sin miedo.
Sentí el calor de las luces detrás de mí. 
Sentí todo el amor de los que fueron a vernos.
Sentí, aunque no pude voltear a ver la gran foto en vivo, que estabas presente.

...y realmente fue mágico...
Como siempre lo soñé...




20 comentarios:

Bren dijo...

Que bello post amiga bloggera y preciosa foto...en realidad no tengo muchas palabras mas es la emoción que trasmites en este post. De hecho no fue un error al contrario ha sido un detallazo de ti para tu padre, lo hiciste participar no solo con palabras o pensamientos sino con hechos...Me imagino la sonrisa enorme que se formó esa noche en el cielo :)

Un fuerte abrazo y buen comienzo de semana :)

Mariela García dijo...

Realmente hermoso... en verdad es tan magico... sabes yo tambien sueño con ese momento... Dios mediante todo sera como lo he soñado... en verdad me llenas de felicidad con cada una de tus letras... todo es magico y puedo sentir como si tb lo estuviera viviendo! Saludos Marité!...♥

Oscar C. OKIPERU ® dijo...

De niño fui acólito en una parroquia de Barranco, ahora ya no soy una persona creyente. Pero te juro que me hubiese encantado acolitar la ceremonia de tu matrimonio.
Debió ser de lo mejor.

Saludos.

Rubén dijo...

Que mejor regalo para tu padre que este. Me quedé sin palabras.

Un beso Marité.

Marité dijo...

Bren, gracias amiga bloggera. Sentí esa sonrisa dibujada en el cielo Bren. En verdad la sentí.
Un besote!

Mariela, lo vivirás y será un sueño vuelto realidad. Tenlo por seguro!
Un beso!!!

Oki, en serio fuiste acólito de una iglesia de barranco??? Mi matrimonio fue en una iglesia de barranco, San Francisco de Asis! BELLA!!! Gracias! Me hubiera encantado que lo seas en esa oportunidad!!!
Besos!

Rubén, gracias por leerme siempre! Y las palabras a veces sobran cuando uno comenta con el alma :)
Besos!

Mimy dijo...

Qué hermoso!
No sólo el hecho que todo te haya salido magnificamente, sino que lo hayas experimentado como magia real.
Es que la magia real existe en cada paso que damos.
En esa parroquia me confirmé, es verdaderamente bella...me gusta mucho el parquecito que está al frente.
No puedo saber exactamente cuanta fue tu emoción ese día, pero puedo estar segurísima que aquel momento tuviste dos corazones acompañándote y compartiendo toda la emoción :)
Un besote enorme.

Agus dijo...

Qué hermoso!!! te super felicito! Seguro pero MUY seguro tu papá te estuvo mirando desde algun lugar y muy feliz de este hecho en tu vida :) que seas muy feliz! besote

Agus dijo...

Abajo dde todo estan los seguidores marité :) y sino arriba de tooodo todo a la izquierda tambien :)

Marité dijo...

Mimy, gracias en verdad. Es cierto, esa iglesia es BELLA x donde la miremos! Hermosa en cada rincón!
Cuéntame a qué dos corazones te refieres Mimy bella, al de mi papi y a qué otro...
Un beso enorme!!!

Agus, gracias por pasar por mi blog! Y gracias por lo que me dices!!!
Intentaré registrarme de nuevo en tu blog xq ya lo intenté y nada! buuua!

DRACO dijo...

gracias por compartir con nosotros un momento tan especial de tu vida. un beso.

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Marité. Muy hermoso y conmovedor tu post. Sin duda, esa presencia espiritual estuvo más marcada que nunca en esa mágica noche para tí.

Gracias por compartirlo con nosotros.

Un beso grande.

LUCHO

Eduardo Rodriguez dijo...

que lindos momentos y que lindo detalle. Solo tú nos puedes hacer sentir con tus experiencias esa magia y nos haces creer que siempre tendremos a nuestro lado a quienes amamos (aunque ya no estén físicamente).

Mina Treintañera dijo...

Marité, qué lindo! Me sentí en la iglesia, viéndote caminar hacia el altar. Que emocionante todo, que lindo momento, me habría encantado compartirlo contigo. Siempre tu papi estará en cada momento importante acompañándolos, que tierno homenaje. Me encantó, me dejaste con el nudo en la garganta :0)

Un besote, te quiero mucho!!!

Marité dijo...

Draco, no se agradece lo que se hace con todo el cariño del mundo.
:)

Luchito, gracias por lo que me dices. Estuvo de todas maneras ahí, y lo comparto con ustedes porque son especiales.
Beso!

Eduardito, gracias! En verdad fue muy emotivo ese momento. El único por el cual se me salieron las lágrimas y tuve que usar mi pañito de emergencias que mi wedding me había metido en el vestido jajaja
Besos!!!

Lenyis, no puedo creer que se me había pasado este detalle para comentárselos. Es muy importante para mí que ustedes lo sepan ahora. Si no pudieron acompañarme ese día, pues estuvieron en mente de todas maneras.
Un beso enormeeeeeee!!!
Te quiero más!

BELLARTE *متخصص dijo...

Marite al parecer tu felicidad se ha expandido. Que vivan los novios!

Eduardo. Tu callate! No sabes que es el amor. Wajajjajaa, y todavía se atreve a comentar.

Marité dijo...

Bellarte, gracias :)
Ya se te extrañaba por acá. No te veía desde hace unos días.
Un besito!

Anónimo dijo...

Que lindo que momento tan especial!!
Simplemente hermoso besos pamela

Marité dijo...

Pame, gracias! En verdad sí, fue muy lindo y emotivo.
Mil besos!

[Maxwell] dijo...

Simplemente inolvidable

Marité dijo...

Gracias Maxwell.
Realmente inolvidable como dices.

El heroe de mi vida