Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

2.8.11

A los 7

A veces cuando manejo con ganas de meter a medio Lima a la misma cárcel, aprovecho los semáforos rojos para cerrar los ojos y recostar mi cabeza en el respaldar del asiento por solo unos minutos. Aunque sea por unos minutos siempre y cuando el sueño no me domine. Porque si es así, no puedo permitir que los ojos lleguen a pegarse completamente. No quiero viejas tocándome la bocina como locas poseídas y me despierten de mi rico sueño. La más conchuda...
Pero el punto es que esos semáforos me llevan un poco más allá.
Me llevan a tocar pensamientos, que el día a día y el correr de las manecillas del reloj no dejan que sean procesados como tales: como pensamiento valiosos no conocidos por la parte consciente de mi mente. O al menos la que creo consciente.
Así es como hoy quise retroceder unos 20 años en el tiempo y volver a tener 7 años...

Las preocupaciones a lo mucho eran las peleas por una barbie, con las amigas de por la casa. O puede que la mentira que tuve que decirle a mi mami para que no castigue a Pecas por alguna travesura en la casa. No pasaba un solo día con carcajadas ausentes. En esos tiempos no habían vacaciones para ellas. Todo era tan lindo. Tan perfecto.

Las angustias máximas solo aparecían cuando llegaba el domingo porque se acababa el fin de semana. Y bueno, ni qué decir de las veces que nos regresábamos de la casa de mi tía Mary de noche y no quería pasar por la Costa Verde ni dormida. Era mi pesadilla. Muchas veces fue el escenario perfecto para despertarme a las 4:00 de la mañana llorando por pensar que el sueño de no poder cruzar la pista llena de agua era casi real.

El miedo más grande era pensar en que mi mami podía tener un hijo más (y no miedo porque me destronaría y quitaría el título de "conchito de la familia"), no, no era esa la razón. La verdad era que desde chiquita me enteré que la mamá de una amiga del colegio falleció cuando nació su hermanita. Qué terrible. Cuando lo pienso aun siento esa sensación tan fea de temor. Es raro, pero jamás pensé que podía pasarte algo a ti. Para mí eras casi inmortal, y mi mami frágil como una rosita. Y vaya que la vida da sorpresas.

Volví en mi mente a los 7 años cuando no llegaba a los pedales del carro y tú, sentándome en tus piernas hacías que coja el timón del carro y maneje. Recuerdo que no entendía cómo era posible si no llegaba a los pedales. Luego, me di cuenta que tú siempre estuviste ahí para ayudarme. 
Acelerando...
Frenando...
Siempre dejando que dirija mi vida hacia la izquierda, derecha o de frente. 
Pero diciéndome cuándo acelerar...
y cuándo frenar. 

5 comentarios:

Mina Treintañera dijo...

Felizmente tú y yo nunca nos cruzamos en la calle cada una con su respectivo auto, porque también me habrías mandado a la cárcel. Yo era de esas a las que les llueven "piropos" de los otros conductores.

Qué lejanas nos son esas ideas y esos miedos no? Ahora sabría la solución perfecta a todo eso, lo malo es que las cosas ahora se complican y uno sigue en las mismas, hay que seguir aprendiendo. Él siempre estará guiándote, como cada papá y mamá lo hace siempre con sus hijos, ya sea de cerca o de lejos.

Me sigo jalando los pelos con eso de los votos, aunque al menos ahora ya se que si bien no son 20 blogs elegidos por categoría como en un principio (bien tarada, decía, uy Marité está entre los 10 primeros, qué bueno), tampoco es uno sólo por categoría, como pensé luego. Más fácil es llegar a 200 y pico, que a 700 y...

Besitos!!!

Marité dijo...

- Mina: jamás te hubiera mandado a la cárcel... creo que me haría tu amiga! jajajaja

Esas ideas pueden dañar un poquito el alma, pero no hay nada que no cure un mal pensamiento, sobre todo cuando esos pensamientos se transforman en lindos recuerdos que puedes plasmar en una "página" aun no sea de papel.

No entiendo lo de los blogs!!! Como que no es uno por categoría??? O sea pueden ser los 20 de marketing por ejemplo??? BUAAAAA entendí que era uno o 3 por categoría y luego el jurado evaluaba. Pero ahora ya no sé... sigo pensando que dbería ser un jurado quien decida, no? Pero al menos, en el corazón de mi papi y muchas personitas importantes para mí, como tú por ejemplo, me consideran entre esos 20 blogs...

Un beso enorme!!

Mina Treintañera dijo...

Si!!! Así es, como tú dices Marité, quedan finalistas los 3 más votados de cada categoría y de ahí es el jurado quien decide cuál es el mejor. Es que yo pensaba al principio que eran los 20 más votados por categoría hasta que ayer me senté a leer las bases. Por eso te decía ayer de alcanzar a las que tienen 200 y pico votos, porque a la otra que tenía 733 ayer en la mañana y ahora veo que aumentado a 790 por lo que comentas en el face, lo veo complicado, jajaja, cómo hace????

Me vuelvo a la tuto, a ver si me dejan estas enanas, mi esposo se fue de viaje hace un ratito y ya las despertó, qué me hago yo ahora despierta desde las 6 de la mañana? Buuuuuuuuuu... Muacks!!!

Bren dijo...

Yo no manejo sino creo que estaría en la carcel pero por lo endeudada de tantas multas jajaja manejar en Lima es todo un reto! felicitaciones :P

Muy linda reflexión al final :)

Marité dijo...

- Bren: no manejes nunca! es terrible!!!

El heroe de mi vida