Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

22.8.11

Primer empujón

Ayer en la noche, regresando a la casa después de un fin de semana un poco extraño me puse a pensar en cuánto me ayudabas cuando estabas aquí. Desde poner en orden mi carro y limpiarle las lunas antes de salir a trabajar, hasta llevar algunos papeles que no podía por falta de tiempo a la universidad o a algún otro lugar. Como si a ti te sobrara el tiempo no? Parabas más ajustado que yo y encima pedía favores.

Solo me vino a la mente un recuerdo que se quedó revoloteando por ahí varios minutos y supe por fin cómo debía manejar toda la semana que se viene. Una vez estábamos en el Parque de las Leyendas y yo me moría por una manzana acaramelada. No había comido nunca porque para variar, según yo sin haberla probado antes, me parecía desagradable en extremo. Trataba de morderla pero no podía. por un lado estaba muy dura, le daba la vuelta y se me resbalaban los dientes, por otro lado me enmelaba la barbilla por hacer fuerza para morderla. Nada. No podía darle el primer mordisco a la manzana. Cuando después de varios intentos me dijiste: ¿Te ayudo a darle la primera mordida hijita? Terca como siempre, no podía rendirme y lo intenté unas veces más.
Ya papi. Muérdela tú primero para poder comérmela después y que sea más fácil. Pero no hagas trampa ah! Después te terminas comiendo todo como cuando emparejabas el helado de David... (otra historia muy graciosa que ya contaré).

Desde ese día, todas las veces que me comprabas manzanas con caramelo en cualquier lugar tú le dabas el primer mordisco. Eran tan preciso, fuerte y exacto, que dejaba que yo hiciera el resto sola. Sin ayuda. Solo con un primer empujoncito.

Eso es lo que me falta ahora, que le des un primer mordisco a mi "manzana". Quiero que me empujes una vez a pensar de verdad en positivo.
A creer que todo pasa porque tiene una razón aleatoria y no "a dedo" como a veces creo que me trata la vida.
A disfrutar cada momento como si fuera el último, y llorar si es que tengo ganas y reírme sin importarme haber estado molesta antes.
A caminar sin necesidad de correr por miedo al tiempo y así disfrutar cada uno de los paisajes por los que paso.
A dar ese primer paso si simplemente "quiero" y creer que "puedo" sin necesidad de dudar ni de pensarla mil veces.
A que me pongas las primeras piedras. Solo las primeras para yo sola empezar a levantar lo que falta.

Veamos si esta vez resulta y al final de la semana nos terminamos comiendo una manzanita con caramelo para celebrar.
¿Te parece?


10 comentarios:

Mina Treintañera dijo...

Seguro que si Marité. Tu papi desde donde está siempre estará pendiente de todo. Lo que pasa es que a veces, las lagrimitas nos nublan la vista un poquito. A veces estamos muy molestos o tristes para ver con claridad ciertas situaciones. Como lo del blackberry, si que da rabia por mil razones, pero tu papi si que estaba cuidándote, porque a ti no te pasó nada. Si tu papi hubiera estado ahí, por quién crees que se habría preocupado? Por ti o por el blackberry??? Lo que pasa es que podemos controlar nuestras acciones, pero no las de los demás.

Ayer veía una peli en la noche, chinos, no me gustan esas pelis aunque suene racista, no lo soy, pero no me gustan las pelis de chinos. Pero esta estaba bonita, me llamó la atención una parte, los chinos sembraban, sembraban, sembraban, enfocadísimos, concentradísimos, no hablaban. Solo uno, un recién llegado al pueblo, iba lento, pero encima haciéndolo mal todo, fijándose más en que los otros iban más rápido que él. Pero de pronto en medio del día calurosísimo, se sentía una ráfaga de viento, todos paraban de sembra, extendían sus brazos y simplemente sentían la brisa en su cuerpo. Y seguían sembrando. Lo mismo con cada ráfaga de viento. Menos uno, el recién llegado, no entendía que hacían, y aprovechaba en esos momentos para sembrar lo más rápido que podía y ganarles, mientras los demás se paraban a disfrutar del aire fresquito. Pero el chinito en cuestión, había sembrado las plantitas muy cerca la una de la otra y había que hacerlo tooodo de nuevo. Por apurado, ves? El mundo no se acaba porque no terminaste todos tus pendientes hoy. Pero si piensas tanto las cosas, no es malo. Es que eres muy responsable, si hay que pensar, más ahora, porque a partir de ahora, o en unos meses o semanitas, todo lo que hagas no te afecta solo a ti, sino también a tu novio, pronto esposo. Pero sin exagerar, no hay que darle mil vueltas a las cosas en la cabeza, como me dice un amigo, porque hago lo mismo, pienso tantoooo, que me asusto, me preocupo, me traumo, me pongo histérica, todo un segundo y dentro de mi cabeza. Y se pasa fatal, aunque a veces ayuda a no meter la pata. Eres como eres, solo relájate un poquito y confía mucho en ti, a donde has llegado, has llegado por ti, tu papi te dio las armas y los medios para ayudarte, pero no ha ido a la universidad por ti, ni ha ido a trabajar en tu lugar, aunque no dudo que lo habría hecho feliz, pero no se puede. Todo lo has logrado, piensa en todo lo que has hecho hasta ahora, tienes la inteligencia y la perseverancia, que es lo más importante, lograrás lo que quieras, pero no es fácil.

Ayer estuve leyendo posts antiguos de tu blog, me dio por la lectura ayer, en fin, curiosamente leí el post donde contabas como emparejaba la causa Lalo, mencionabas lo del helado de David, simplemente no podía parar de reír, ya lo tengo a tu papi como un goloso y comelón de primera, jajaja, me acuerdo de la famosa torta 3 leches que le arregló a tu mami, también leí ese en el cuentas de la pedida, del insidente de la silla y copa demás, niña, te quedan dudas de que tu papá está acá para cuidarte y darte todos los empujoncitos que te hagan falta??????? Porque si no lo tienes clarito, la que te va a empujar soy yo ah? Hay que sacar fuerzas de donde sea Maritecita, hay que seguir adelante, te falta mucho por encontrarte en este mundo, bueno o malo, pero Diosito te quiere tanto, que no solo te dio la familia con la que has crecido, sino que también ahora, te ha mandado a un compañero, que no ha sido hijo de tu papá porque sino, no se habría podido casar contigo, eso es lo que veo en tus relatos al menos.

Espero que tengas una semana exitosísima, espero que pronto tengas un blackberry nuevito y coleando, porque se que es más que algo material, lo veo como para mi es mi lap, mi conexión con mi país, mi familia, mis amigos, las cosas muchas veces significan algo más que un lujo o un capricho, por eso se que tu bb tiene su propio significado para ti.

Besitos!!! Muacks!!!

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Marité. Un muy lindo post para comenzar bien la semana. Y aquí con el mayor de los placeres, te devuelvo la visita que temprano me hiciste en mi espacio virtual, o sea, mi blog.

Es muy cierto lo que señalas, son varias las veces en que necesitamos ese empujoncito para continuar nosotros por esa vía por transitar. Claro, las dudas y la incertidumbre nos retiene, pero qué bueno que resulta ese empujoncito recibido, ya sea con la mano o con una pequeña patadita en las cuatro letras, je je. Y estoy seguro que tu angel de la guarda seguirá dándote tu empujoncito cada vez que lo necesites.

Te mando un beso grande y un abrazo gigante.

LUCHO

Mina Treintañera dijo...

Lo que si me parece alarmante es lo del pollito a la brasa, cómo que te cae mal el pollo que viene pegado a su cuerpo??? Uno acá desdeándose comer una pollería entera con harto ajisito del Pardo's y su mayonesita más, y tú despreciando el pollito, fatal ah!

Marité dijo...

Lenya
Cómo te explico que me has hecho llorar, reír y creer que en verdad tengo una suerte increíble. No solo por la familia que me tocó (porque uno no los elige) ni tampoco por el grandísimo papá que tuve, sino también por la gente que gracias a él y a este blog he podido conocer.

Gracias por todas las cosas que siempre me dices, que me alientan, me animan, me empujan. En serio te digo gracias desde el fondo de mi corazón.

Esa película de chinitos tiene tantas cosas ciertas que me hacen pensar que la viste especialmente para darme una moraleja.

Qué lindo que hayas leido más de los post's antiguos... y no, el pollo con cuerpo me gusta pero me cae bombita :( jajajaja

Cuando vengas vamos al Pardo's ya???

Un beso ENORMEEEEEEEEEE!!!

Marité dijo...

Lucho
Es así, las señales están siempre en el aire. Las agarras o se te van como si nada.

La semana tiene que ser exitosísima para todos nosotros.

Un besote!!!

Aldo Rubén dijo...

Nunca te dije esto, pero cada vez que te leo siento unas ganas enormes de ir a las casas de mis hijos y abrazarlos fuerte. Ayer vi a la mayor de mis hijas y le dije que la quería mucho, que estaba muy orgulloso de ella y le pedí que me visite más seguido.

Mientras la abrazaba pensaba un poco en ti, en tu caso, en si mi hija me extrañaría así como tu extrañas a tu papi, si algunos de mis hijos llegarían al punto de crear un blog y compartir con el mundo nuestras vivencias, no lo sé. Solo sé que leyéndote me doy cuenta de lo que tengo y de lo mucho que debería aprovechar.

Saludos Marité, gracias por compartir tus historias. Te deseo una semana no tan triste como la anterior.

Eduardo Rodriguez dijo...

Hola Marité:
Hey tu papá ya te dio ese empujoncito que necesitabas: tu educación, su ejemplo, su amor, su cariño. Y aunque ahora desde el cielo creo que ha hecho de ti una persona de bien. Y como te digo ya te dio ese empujoncito que necesitabas, te formó y te dio la fortaleza para que enfrentes todo lo que venga en la vida.

Mimy dijo...

Marité,
Ese ser especial que nos ayuda a dar el primer pasito, que nos alienta a atrevernos..que nos muestra que no debemos tener miedo con su ejemplo.
Y tener o haber tenido a este ser en nuestra vida es un privilegio.

Se me antoja una manzanita, no sé por que? :)
Abrazos.

Bren dijo...

Tierno post mi estimada amiga bloggera, estoy segura que recibirás la ayuda que sea necesaria pero estoy mas segura de que tu padre te enseño a morder esa manzana perfectamente.Es verdad q necesitamos de los demas para muchas cosas, pero creo que el quiere ver que Marité hoy en día tambien puede sola.

un abrazo y que esta semana sea bella a pesar del frio :)

Marité dijo...

Aldo Rubén
No tienes idea lo feliz que me hace leer lo que me escribes. Es para mí más que un honor causar esos efectos en tu corazón! Búscalos! Abrázalos! Convérsales!!! Esa es la única manera que seas su heroe para siempre! Porque ya lo eres sabes? Desde que ellos nacen, tú eres su ejemplo, su todo... no los dejes sin ese papá que todos quieren.
Un beso enorme Aldito... gracias por estar leyéndome a diario!

Eduardo
Mi papá me dio ese empujoncito y todos ustedes también lo hacen todos los días de una u otra forma.
Gracias!

Mimy
qué te parece si nos proponemos morder la manzana siempre por nosotras mismas ;)
Qué genial contar con lectores como tú!
Un besotototote!

Bren
Me enseñó, sí, y muy bien pero a veces me cuesta un poco. Pero como sabes, siempre voy palante, como me enseñaron tb :)
A ver si te veo pues no? Tengo un recadito para ti ;)
Beso!

El heroe de mi vida