Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

14.9.11

Hasta de un limón se puede aprender

Hace una semana más o menos dejé un limón en la oficina.
Primero lo dejé sobre mi escritorio.
Lo dejé porque no tenía donde ponerlo y no lo había usado en mi ensalada.
Al siguiente día solo lo miré.

...ahora estaba al pie de mi ventana...

Ya no lo quería usar en la ensalada porque seguro estaría medio feo.
Pero por alguna razón no lo tiraba ni lo guardaba en la refri.

...solo estaba en la ventana da a la calle...

Lo miraba cada mañana al llegar a la oficina.
Lo volvía a mirar al irme a la casa.
La verdad es que no volvía a pensar en él hasta el día siguiente.

...y seguía en la ventana...

Hoy, cuando volví de almorzar y abrí el blog para escribirte algo, volví a verlo.
Me di cuenta que lo miro cada vez que quiero pensar en algo.
Cosas de trabajo, pendientes con el matrimonio, llamadas que aun no hago...
siempre que quiero pensar, me enfoco en él.

...que hace días está en la ventana como si esperara algo...

Un día alguien me dijo que los limones absorbían la mala energía.
Incluso hasta llegué a poner uno en mi cartera para que se chupara lo malo.
...te lo digo aunque pienses que son huevadas como siempre me dijiste...
Pero hoy, cuando lo vi, pensé diferente.
Ya no estaba verdecito como el primer día.
Pero no quise pensar que estaba maltrecho por la mala vibra.
Preferí pensar que era el limón de mi concentración.
El limón que estratégicamente dejaste en mi ventana a través de mi subconsciente.
Lo dejaste frente a mis ojos para que cada vez que quisiera concentrarme lo mirara fijamente.

...siempre mirando la calle como si esperara algo...

Pensé en todo el tiempo que se va y no regresa.
En los días que vivo a mil por hora.
En los respiros que a veces dejo de darme por contestar un mail apurado.
En lo que dejo de hacer por "falta de tiempo".
En los minutos que pasan y no perdonan si me equivoco.

Lo miré y no quise que esperara más ese algo que no llegará.
Creo que ya había cumplido su cometido.

...no quiero mirar la ventana haciendo mil cosas a la vez sin ver lo esencial para mi alma...
Lo importante pasa.
Y no siempre pasa solo por una ventana.
Hay que estar pendientes y darle tiempo a lo que vale la pena.
Sino, se nos pasa la vida y pasamos de verdes y brillantes a marrones y asperos.
Tal cual se debe poner el alma sin necesidad de "malas vibras".

Creo que siempre me enseñas algo a través de lo que menos imagino.

14 comentarios:

bellarte dijo...

wow como algo tan simple puede llegar a significar tantas cosas.

Bren dijo...

La inspiración gracias a un limoncito...Me gustó mucho este post ,es cierto a veces de las cosas menos esperadas o mas ignoradas aprendemos mas, igual pasa con las personas la que creemos q nada tiene que enseñarnos es de quien terminamos aprendiendo mas y grandes lecciones :)

Un abrazo amiga bloggera!
*pinta al señor limon :P jejeje

Mina Treintañera dijo...

Esperando que la vida sea perfecta para empezar a ser felices, se nos va. La vida no es perfecta y jamás lo será, nuestros planes nos sirven como un punto de partida, pero en el camino siempre hará falta improvisar. Y en ese camino, que no nos falte pequeñas grandes cosas como tu limón.

Me encantó tu post!!! Me hizo pensar un montón. Y eso de la mala vibra me lo dijo también mi mami, ella si pone su limón en la sala, caleta, para que mi hermano no se de cuenta y no le haga roche, jaja, su limón y su membrillo!

Besitos Marité!!! Muacks!!!

Jo dijo...

y pensar que algo tan simple puede procurarnos el pensar, el valorar y hasta absorber la mala energia que otros pueden regalarnos


tu si que exprimes la vida :)

Paty dijo...

Le has dado a un detalle aparentemente insignificante un significado especial.

(Y eso que no me gustan mucho los limones =P)

Mimy dijo...

Lindo! Realmente se puede aprender hasta de lo que menos imaginas.. Esa cosita inanimada puede enseñarte sin necesidad de hablar :). A veces pienso que el mundo y nuestra vida está llena de estas señales..que nos dicen lo que necesitamos hacer.. casi siempre las pasamos por alto..pero otras podemos apreciarlas en todo su significado.
Un abrazote.

El Tonto de la Colina dijo...

Me gustó mucho este post. Especialmente la frase "Lo importante pasa, y no solo por una ventana". Tal vez incluso toca la puerta mientras está distraída mirando la ventana.

Marité dijo...

Bellarte: creo que de eso se trata la vida. De encontrarle significado hasta al más mínimo detalle en donde se posen tus ojos.

Bren: buena idea. Creo que en lugar de "liberarlo" en cualquier basurero, le daré una identidad!

Mina: siempre los hombres creen que son sonseras, pero algo habrá de cierto no? Y sí, creo que si vemos las cosas desde otro ángulo podemos aprender de cualquier cosita por más pequeña q sea.

Jo: me gusto eso de que yo exprimo la vida... Sería mostro que todos los días pensaramos así no? En que hay que sacarle el jugo hasta a lo malo!

Paty: no te gustan??? Pero son tan perfectos! Son aparentemente débiles x fuera pero su cascaron es tan grueso que nada le pasa ni con mala vibra :)

Mimy: tienes toda la razón... Nuestros días estan llenos de detalles que no debemos pasar x alto, al menos unito al día, uno solo para aprender algo!

El tonto de la colina: qué gusto tenerte por acá. Espero sea la primera de muchas visitas más. Gracias por el comentario :)

Anónimo dijo...

Lo mejor esta en lo mas simple y sencillo del mundo y lo bonito es el significado que uno le da!! Lindo post. Pamela

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Marité. Muy didáctico tu post y bien aleccionador sobre lo que puede significar algo tan pequeño, que representa lo que muchas veces dejamos de lado por a o b motivos.

En ejemplo claro de como algo puede valer no solo por lo que es sino porque lo que puede trasmitir.

Te mando un abrazo gigante.

LUCHO

Eduardo Rodriguez dijo...

Amo los limones porque es uno de los ingredientes principales del cebiche...Aparte de absorver la mala vibra los limones también se los cuelgan a los perros como collar para que se curen de los resfríos.
Aunque a mi, también, una vez me colgaron 3 limones :(

Marité dijo...

Pame: Siempre tan linda comentando con el corazón. Un besote!

Lucho: Ya decía yo... qué raro que no haya pasado por acá Lucho. Gracias por leer y por decirme tantas cosas ciertas que me ayudan a mantener los ojos bien abiertos. Un besito!

Eduardo: Qué rico no? Ya me provocó una limonada! Y lo de los perros es cierto, se ventan tiernitos con su limón colgado cuando están resfriados! Y eso de los tres limones!!! Sin duda, te encantan los problemas! jajaja

Aldo Rubén dijo...

He aprendido algo de tu post, no sabía que los limones absorbían la mala energía, voy a ver si me consigo un limoncito para llevarlo en el bolsillo.

Saludos querida Marité.

Marité dijo...

Muy a parte de que chupan la mala vibra, fácil te curan del corazoncito! Qué dices! Lo intentas???
Besos Aldito!

El heroe de mi vida