Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

18.7.12

A pesar de renegar, la entiendo

Cuando mis ganas están por los suelos y mis sonrisas se esconden detrás de de las típicas frases cliché “estoy muy bien”, “no pasa nada”, y hasta porque no un “es que estoy con la regla”, creo estar en mi derecho de callar mis males. No me gusta andar contando por ahí lo que me trae de bajos ánimos. No me gusta que la voz se me quiebre al explicar ni que me vean flaquear ante las pequeñas y grandes trabas que se presentan de vez en cuando. 

Pero el problema viene cuando tengo que responder ante la insistencia de los que me quieren, de los que se preocupan por mí. Es como si un duendecillo endemoniado se apoderara de mi “yo” supremo. Un ente que se mete en mi mente y le cierra la puerta a mi corazón para que no se meta en la discusión. Empieza a manifestarse con miradas fulminantes y sigue con un rosario de palabras llenas de ira, cólera y estupideces camufladas de pensamientos errados. Cuando por fin el corazón logra abrir la puerta que le cerraron en la cara, ya es tarde. Ni el viento más fuerte del mundo podrá llevarse todas las palabras cargadas de no se qué, soltadas por este cabrón. 

Felizmente, todos entienden que uno tiene derecho. Derecho a ponerse triste de cuando en cuando. Qué acaso no todos extrañan a alguien que se fue un poco lejos sin poder comprar un pasaje de retorno? Obviamente que sí, y tienen derecho a extrañar. A secar las heridas que nunca cierran. A soltar esas lágrimas que a veces se refugian en el fondo del abismo para no despertar preocupaciones (pues no es fácil ver llorar a alguien cercano sin preguntar ¿qué pasó?). Todos entiendes, pero a muchos se les hace difícil. Como a mí... no puedo ver triste a quien quiero. Y no puedo decirlo porque me derrumbo. Y es que me cuesta entender que un país de felicidad no existe. Un lugar en donde nadie sufra y nadie llore, no se ha creado aun. Y no puedo evitar las penas ajenas. No puedo.

…Y sí… debo entenderlo...
TODOS, tienen derecho a ponerse tristes. 
Y sobre todo ella. 
Que tuvo que despedirse de ti a la fuerza. 
Quien no comparte más el lado izquierdo de la cama con su mejor todo. 
Que de todo lo que vivió a tu lado solo guarda mágicos recuerdos, y algunas fotos en el cajón. 
Quien a pesar de lo que pasó ese día, sigue levantándose cada mañana a hacer el jugo para uno, y ya no para dos. 
Que tiene que enfrentarlo todo en este cruel teatro, y a doble papel.


Ella, que tiene el corazón de oro, también llora de vez en cuando. 
Más aun si tiene que subirse a un avión para regresar a casa.
Sin esa persona que le vaya narrando el vuelo.
Que calme sus nervios.
Que la abrace en las turbulencias... 

Ella incluso... tiene más derecho a sentirse triste.
Y yo, a pesar de mis preguntas insistentes,
y aunque me cueste verla llorar...
la entiendo.


*Se pasó el tiempo como jugando. Mi mami regresa hoy a la casa. 

11 comentarios:

Elmo Nofeo dijo...

Las mamás siempre tienen ese algo inexplicable que las hace inmunes al engaño, las hace fuertes en las desgracias, las hacen autoritarias y con razón; pero todo eso se desmorona cuando ven trsites a sus hijos.

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Marité.

Madre es madre, aquí y en cualquier otro lugar del mundo. Es natural que se preocupen por uno y tienen ese sexto sentido cuando algo les pasa a sus hijos. Ya te tocará vivirlo cuando te llegue el momento.

Un abrazo muy grande.

LUCHO

DRACO dijo...

sí, cuando se ve crecer a una persona desde chico, al cual se le tiene cariño, las alertas se prenden en el entorno cuando se le nota un poco triste. es la sana empatía de preocuparse por quien se cree que está sufriendo, para ayudarlo en algún problema ya sea sentimental o material. un beso.

camino roque dijo...

no hay que poner puertas al dolor, así correrá.

Marcelo Gasan dijo...

uhhh justo escribes esto cuando mi mamá está por estos días triste. Te comenté que mi hno es de la FAP. Se va de viaje por su trabajo, 6 meses fuera del país y mi mamá ya anda triste.

Mina Treintañera dijo...

Ya llegó tu mami! Que bueno, ya estarás happy y te estará engriendo como siempre.

Si pues, así son las mamás, y la gente cercana a uno, es natural querer saber e intentar ayudar. Aunque a veces uno en medio de sus problemas no lo vea inmediatamente, pero sabemos que hay más que curiosidad, sino cariño y preocupación.

Besote!!! Te quiero un montón!

Marite Alarcón dijo...

Elmo, las mamás son ángeles con un disfraz de ser humano. A veces cuesta entenderlas, pero son lo máximo.
Beso!

Lucho, así es. Madre es madre. Eso lo resume TODO!
Un beso!

Draco, así es. Pero el tema es que verla sufrir a ella me parte el alma. Y peor si es que en el fondo pienso que "no puede ponerse así". Tal vez creo que es fierro, pero en el fondo ella se lleva la peor parte.
Besito.

Marite Alarcón dijo...

Camino, que entre y salga así nomas. Por donde entró, se irá.
Beso!

Marcelo, sí me contaste. Y siempre me acuerdo de ello. Mi mamá también se puso triste cuando mi hermana se tuvo que mudar, faltan 6 meses para que se cumplan los dos años y vuelve. Tienes que apoyarla a mil. Creo que cuando se va un hijo lejos, es como si le arrancaran un pedazo de alma.
Un beso!

Lenyis, así es, vino ayer en la noche! No sabes lo bonito que es verla de nuevo. Como que me siento más tranquila. Me dolió un poco escucharla triste como te conté hace unos días, pero a veces me cuesta pensar que ella es la que más sufre. Y me molesto por no poder hacer nada. Por eso a veces mi reacción es así. Tosca cuando la escucho triste. Pero en el fondo ella lo sabe. Recordar momentos lindos a veces te sumerge en la nostalgia. Ella también es humana y debo entenderlo. Además, creo que ella se lleva la peor parte. Pues ya no duerme al lado de su mejor mitad.
Te quiero mucho!
Gracias por siempre estar conmigo!
TQM!!!!!!

ludobit dijo...

efectivamente, las preguntas insistentes, aunque bien intencionadas, pueden ser una verdadera molestia. hay situaciones en las q es mejor reemplazar todas esas preguntas por un fuerte y silencioso abrazo.
un beso, marite :)

Marite Alarcón dijo...

Ludobit, me has dado la mejor idea... Me encanta eso de fuerte y silencioso abrazo... es mejor que decir mil palabras!
Beso!

Anónimo dijo...

Il ya quelques points intéressants dans le temps dans cet article mais je ne sais pas si je vois tous ces centres à cœur. Il ya une certaine validité, mais je vais prendre l'opinion maintenir jusqu'à ce que je examiner de plus près. Bon article, merci et nous voulons plus! Ajouté hawk500.blogspot.ru à FeedBurner ainsi

El heroe de mi vida