Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

25.7.12

A ver, a ver

Hoy me desperté con ganas de verlo todo diferente. Y creo que dio resultado. No solo encontré libre de locos al volante en el cruce que siempre me hace renegar, sino que llegué a coger un Publimetro en el único semáforo que me provee del mismo y casi siempre llego tarde a la repartición de los “panes”. Eso ya era bastante. Sin tráfico y con buena música. Mejor, imposible. Qué bien que existan las vacaciones escolares y universitarias... simples mortales que envidio sanamente. 

Decidí no amargarme el día y ponerle otra cara. No la de la flojera, tampoco la de las ganas de dormir y estar en la casa. Quise hacer de este día "mediosemanero" un día parecido a los que son capaces de sacarte una sonrisa con solo llamarse "viernes". Total, esta semana tenemos dos cumpleaños importantes: Eduardo y mi mami (patriota ella el 28 de julio). Celebraciones por donde veamos. Y ya sería la cereza en el postrecito si es que nos comunican hoy lo que toda la oficina espera: viernes libre. Estamos cruzando los dedos para eso. Dicen que cuando un deseo es compartido, mejor no? 

Así qué… a sonreír se dijo. A pesar del sueñito, las ganas de hacer cosas y matar pendientes estuvieron presentes al menos por toda la mañana. Obviamente, los deseos de fruncir el ceño y poner cejas de cangrejo me atacaron de cuando en cuando. Pero llegó la hora del almuerzo y por ende, hora de respirar. Decidí no comer en mi sitio sino bajar a la terracita y hacer fotosíntesis. Pues el sol de verano que viene saliendo por estos días, sin contar la cólera mañanera por no saber cómo vestirme, alegra un poco de alguna manera. Pero no lo puedo negar, quiero un invierno REAL de colchas y tacitas de manzanilla calentándome las manitas. 

El tema central de hoy fueron las mascotitas. No pudo faltar el momento para acordarme de ti y mencionar la tierna mascota que me trajiste en uno de tus viajes. Tenía unos 7 u 8 años y acabábamos de perder a "Pecas". Ese braco hermoso que estaba más loco que una cabra. Y como yo, desde chiquita tengo espíritu de veterinaria frustrada, rogaba por otro animalito. "Una rana papi!!!! Al menos un conejo!!! Me conformo con una polilla creo". Era lo que siempre decía. Hasta que un día tuviste que viajar a Iquitos para una comisión. La semana pasó y te esperábamos como siempre con una gran alegría de volver a verte y además también, debo reconocerlo aunque suene "banal" con las manos extendidas para ver qué había traído tu gorda maleta ahora. Del norte, traías "Kinkones" como yo les decía. A veces, chifles, pulseritas, y miles de cositas que eran para mí super regalos ya que venían de ti. De la mejor maleta! Nunca tanto como la ropa que trajiste en un viaje a Brasil. Karina tenía ya 15 años creo y le trajiste un jumper de bebe.... me da tanta risa cuando me acuerdo... O también, siempre me acuerdo de la vez que viajaste y yo aun estaba chiquita. Cuando me contaste para ti tenía solo meses, pero obviamente era más. Mi mami dice que tendría un año, pero como yo hablé antes de caminar (incluso soñaban que nacía hablando) podía comunicarme perfectamente. Habías traído regalos para todos, no me acuerdo a donde viajaste. Pero le trajiste algo a Karina, Lissy y David. Nada para mí. Estaba tan chiquita que lo que sea que trajeras no iba a saber qué era ni para qué. "No me iba a dar cuenta que era un regalo". Pero algo te marcó. Al llegar y repartir regalos, me escuchaste desde los brazos de mi mami diciendo: "y a mí? a mí?" Creo que los ojos se te seguían llenando de aguita cuando me contaste 20 años después. Desde ese día, nunca volviste sin traerme aunque sea un chicle. Esa vez tuviste que improvisar quitándole un carrito a David diciéndome luego: "toma hijita, este carrito es para ti". Como son los niños... me cuentan que en ese mismo segundo me puse a jugar con él. 

Pero el viaje del que hablo, en el que te fuiste a la selva por una semana, viniste con un regalo diferente.
No era un juguete...
Tampoco algo comestible.


Esta vez, el regalo vino afuera de la maleta...

Corren las apuestas...
¿Qué me trajo mi papá?



16 comentarios:

Jo dijo...

mmm... que dificl me lo haz puesto :S

la MaLquEridA dijo...

¿Un perro?

Mina Treintañera dijo...

Un mini monito? No recuerdo la raza, titi no león mmmmmm... Pero mono al fin y al cabo!

Marite Alarcón dijo...

Jo, pero lanza algo! Cualquier animalito!

Malque... mmmm no te diré si sí o no, pero mmmm sí, era peludo...

Lenya, no te diré si sí o no, pero mmmm tenía 4 patas.

jejejeje

Besos!

DRACO dijo...

iba a decir una tortuga, pero como mencionas en una de tus respuestas que es un animal peludo, varío.
hummmmm, ¿qué puede ser? no creo que sea un mono porque son muy destructivos... ¡uf! sí que está dificil.
tal vez pueda ser un gato.
un beso.

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Marité. Bonito recuerdo de esos viajes. Son cosas que uno atesora con el tiempo.

Sobre el regalo, hummm, iba a decir un monito tití o una iguana. Espero la respuesta.

Un abrazo grande.

LUCHO

camino roque dijo...

yo también había pensado en un mono tití pero espero que no.

Elmo Nofeo dijo...

Un conejo.

Darío dijo...

Es un mono, sin dudas...

Marcelo Gasan dijo...

wajajaja hacer fotosíntesis...mmm a ver, como venía de la selva, la lógica nos dice que te trajo un mono, aunque también puede ser un "hurón", o "un loro de cuatro patas" wajajaja.
Pero aplicando el pensamiento lateral impuesto por Paty wajajaja, voy a pensar otras alternativas, dices que no era un juguete ni algo comestible, pero tampoco dices que era un animal, o sea puede ser una artesanía?... aunque buscando otras pistas en los comentarios dices que era peludo y tenía cuatro patas... chesss si es un animal.
Me doy.

Mina Treintañera dijo...

Cuenta completo puesssss!!!!!

Marite Alarcón dijo...

Draco, no te diré si estás en lo cierto porque mato la ilusión, pero mañana daré la respuesta! :)

Lucho, mañana será el día final y conocerán qué me trajo mi papá! jejeje
Beso!

Camino, sabes que son lindos pero no sabría cómo criarlo! jejeje

Elmo, un conejo mmmm encaja en la descripción, así que... puede ser!
Beso!

Darío, sin dudas??? 1005 segurooooo?

Marcelo, buen análisis... pero mañana será el día en que conocerán la mera mera!
Beso!

Lenyis, espera china! Mañana, mañana!

[Maxwell] dijo...

Un carro jajaja, pedilona :P
Bonitos recuerdos, vaya historia que tienes.

Sobre el regalo que vino fuera....puede ser una tortuga??

PD. Corrige: Al lelgar y repartir regalos, esta abajo.

Marite Alarcón dijo...

Gracias por la corrección Maxwell!

Un beso!

Paty dijo...

Jajaja ay! me enternecí en la parte de "y a mí? y a mí?" y me maté de la risa cuando tu papá le quitó el carrito al pobre David ^^

Ese Marcelo...no pensé que le iba a hacer tanto daño jajaja.

Un beso Marité!

Marite Alarcón dijo...

Paty, así es... le quitaron un carrito a David para mí! jajaja

El heroe de mi vida