Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

27.7.12

...y la respuesta es...


Me trajiste un MONO!


Así es. Durante tu viaje a la selva no se te ocurrió un mejor regalo que traerme un mono. La colita enroscadita y los ojos saltones son las características que más recuerdo. Era un Titi. A mí me encantó desde que lo vi. Pero parecía no querer jugar conmigo. Un animal salvaje no acostumbra jugar con pelotitas ni mucho menos.

Obviamente mi mami casi se infarta y todos en la casa se volvieron locos con el animalito, que claramente, no podría quedarse con nosotros. Estuvo unos días viviendo en la casa de mis abues. Lo que ahora es mi humilde nidito de amor, remodelado. Ahí mi abuelito Daniel, estaba feliz. Creo que si de alguien heredé el amor por los animales es de mi abuelito Daniel. No podía ni siquiera matar a un chanchito de tierra porque estaba cometiendo un crimen. Pero las moscas tenían que huir de él. A veces nos sorprendía dando una palmada en el aire o agarrando la nada con la mano derecha, una sacudida como moviendo una maraca invisible y abría rápidamente la mano hacia arriba. A veces veíamos salir volando una mosquita mareada y a veces caía al suelo. El mismo que le enseñó a hablar a Cuki (el loro que me trajiste de otro viaje). Me acuerdo que le enseñó más de 100 palabras y no dijo ni una sola mientras estuvo en la casa. Puede que Jerry (el que seguro te acompaña ahora allá arriba) con sus ladridos y muelas peladas lo hayan asustado. Pues cuando llegó a la casa de mi tía Mary, Cuki milagrosamente empezó a hablar como Mario Vargas Llosa y hasta con lisuras incluidas. Lo máximo.

Estuvo en su casa unos días. Mi mamá no soportaba la idea de pensar que ese animalito podía tener piojos o algo parecido. Y a pesar de haberle dicho que lo llevaríamos al veterinario y que tendría todo en orden me hizo entender que no debía estar en una jaula sino en un ambiente libre. Tú también te diste cuenta de ello. Por eso, qué mejor lugar que el jardín de la casa de Evita! La vecina a la que le calculé 100 años antes su pregunta “cuántos años crees que tengo hijita”. Su casa tenía un jardín que parecía un jungla en todo el sentido de la palabra. Nunca conocí más allá del primer arbolito de la puerta, pensaba que me encontraría con arañas gigantes o algo parecido. Ahí el mono tuvo una vida feliz. Comiendo plátanos y paseándose por los árboles como se le antojara. Yo me quedé sin animalito una vez más. Pero después llegaría Jerry. Para morder zapatos y pantalones de los amigos de David, y blusas y tacos de amigas de Karina y Lissy. Y bueno, para morder también los potos de algunas amigas mías.

Con este recuerdo una vez más miro al cielo y le doy gracias al universo por haberme dado un papá como tú. Que hasta estando lejos de mí, me siguen mandando flashes mentales para sonreír.
Para recordarme cuantas cosas viví al lado de quien por tanto tiempo llamé “papi” a pesar de ser una viejonaza.
Para levantarme el ánimo cada vez que miro al suelo.
Para hacerme pensar en monitos marinos.. literalmente.


12 comentarios:

Mina Treintañera dijo...

Aaaaaaaaahhhhhhhhhh ya ves!!! Lo sabía, carijo me tuviste estos días buscando cuántas patas tienen los monos, hasta dudé!

Qué lindo tu papi siempre, cual niño haciendo sus travesuras para hacerte sonreír, y por lo visto tu mami era la que ponía el orden en casa :0)

Esos monitos son bellos, hace mucho mi mami se trajo uno también, pero no para nosotros, sino para un ex que tuve que se encaprichó con uno de esos animalitos, no entendía el huevas que esos monitos necesitan su espacio y libertad para ser felices.

Acabo de llegar de Las Palmas, con todo y mis pepas me di una mareada bravaza y estoy verde no sabes. Encima las pastillas me hicieron efecto casi al llegar a Tenerife y ahora estoy re high, tecleo por inercia..

Besooooo!!!! Te quiero mucho!

Paty dijo...

"Lo sospeché desde un principio" jeje.

DRACO dijo...

¡un mono!, ¡increíble!, je. un beso.

Elmo Nofeo dijo...

Se me hacía muy obvio que fuera un mono, además de peligroso.

[Maxwell] dijo...

GUAU que chevere! un Titi! no acerté u.u
Y que fue con el mono, donde fue a parar?

Mel.Cute dijo...

lo maximo.. muy lindoo :)

ludobit dijo...

un monito! mi primo tenia uno pero q era mas renegon y antisocial y le gustaba morder dedos. tambien de la selva y una caja me trajeron un lorito q luego de q muriera jure no querer mas mascotas... y ahora muchos años despues, tengo 3 perritas, y yo feliz :)
un beso, marite

La sonrisa de Hiperión dijo...

Siempre estupenda amiga.

Saludos y buen domingo.

Marcelo Gasan dijo...

adiviné!

Marite Alarcón dijo...

Lenyis, tú adivinaste a la primerísima! Y tienes toda la razón, mi papi siempre buscando al manera de hacerme feliz. Y sonreír siempre siempre.
Un beso!!! Espero que la hayas pasado genial en tus vacaciones con la familia!!!
TQM!

Paty, es que no quería hacerla tan obvia ni tan difícil... jejeje Pero veo que resultó re fácil! jajaja

Draco, sí un monito!!! A mí me encantaba, pero mi mamá estaba un poco incómoda con su presencia jajaja

Elmo, ayyyyy qué geniooooo...
Beso!

Maxwell, sí era chiquitito y juguetón! Pero tb renegón! Se fue a la casa de una tía que tenía un jardín grande y bonito!
Beso!

Mel, gracias por visitarme!!! Te leeré ya mismo!
Beso!

Ludobit, a mí tb mi papá una vez me trajo un lorito!!! Y sí, este mono tb era renegón! jajaja
Un beso!

Hiperión, gracias!!! Espero que hayas pasado un buen fin tú también!
Beso!

Marcelo, así es querido... ganaste justo a Lenya!
Besooooooo!

Daniela Muente dijo...

Un monito?! aawww... siempre quise un mono tití. Creo qeu porque mi primo decía que yo parecía un mono tití entonces como que me identificaba :P

Marite Alarcón dijo...

Así es Dani, un moniiiito! ME acuerdo y me provoca tener uno!!! jejeje
Beso!

El heroe de mi vida