Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

5.9.12

¿Tú mordiste el pan?

Llegamos a la casa después de haber estado todo el día afuera, entre caminatas mañaneras por todo Lima con las ganas aún vivas de hacer el rico deporte que tanto te gustaba, y almuerzos domingueros, se fue el día como jugando.

MA: ¿Qué hacemos? ¿Vemos una pela?
MI: Mmmmm mejor dormimos un ratito.
MA: Ya conozco eso de "dormimos un ratito", después nos vamos de corrido hasta mañana ¿y? Se nos fue el domingo. Acuérdate que odio los domingos, son tristes!
MI: No enana, nos despertamos en una horita nomás.
MA: No, tu duerme si quieres, como siempre yo me aburro.
MI: Te vas a enfermar tú. Eres puro estrés y nada de descanso.
MA: Así me quieres...

Se dio la vuelta para caminar en dirección al baño, no sin antes decirme con dulce voz: ¿me preparas un pancito? Y aunque hacía solo unas horas terminamos de almorzar, no me pude resistir. Me dirigí hacia la bolsa del pan y saqué uno, un poco aguadito por no estar "recién salido del horno", y lo puse en un plato. 

Saqué el cuchillo para abrirlo y poder prepararlo con algún rellenito para que no sea "pan con soledad", lo abrí (lo cuento a detalle porque es realmente increíble lo que pasó luego), y lo dejé en un plato para poder buscar el "relleno en la refri". Al abrirla me di cuenta que no había nada de nada, sólo algunos quesos que Lalo odia, así que saqué la mantequilla, esa nunca tiene pierde. No tenía muchas ganas de hacer huevo ni ensuciar más con mermelada, así que la ganadora fue la incondicional amarillita. Agarré el pan para prepararlo al toque y se la puse en cada una de las tapas, luego lo cerré y lo volví a poner en plato

Entró mi mami a la cocina y se llevó a Bruno a pasear mientras yo pensaba que algo faltaba para acompañar el pancito.   

Me di la vuelta para prepararle una taza de café con leche haciendo el mismo ritual con la misma minuciosidad para que todo salga rico: 
1) taza
2) azucar 
3) café
4) chocolate 
5) un chorrito de agua caliente. 
Solo un chorrito para empezar a batirlo fuerte fuerte hasta que se haga una pastita marrón, para luego echarle más agua y un poco de leche para darle el toque final. Todo estaba listo, así que cogí la taza con la cuchara para llevarla a la mesa donde estaba el pan.

En ese momento entró mi mami con Bruno y me pregunta mientras yo caminaba a la mesa: ¿qué, no está lleno del almuerzo? No pude responder con otra cosa más que: "Ah! Mami ¿por qué muerdes el pan? Era para Lalo, si quieres te hago uno". La cara con la que me miró, me demostró que ella no había mordido ningún pan, pero estaba perfectamente mordido.

Salí de la cocina como loca con el pan en la mano batiéndolo de arriba a abajo, llamé a Lalo, quien aún seguía en el baño, para preguntarle si había sido alguna de sus bromas. Pensé que tal vez pudo haberse metido despacito a la cocina, mientras yo preparaba de espaldas el café, morder el pan e irse sin más. Pero no fue así. 

¿Quién más estaba en la casa? Solo nosotros, mi abuelita y Bruno. Mi abue estaba en su cuarto en el segundo piso, no había manera, la tele-transportación no era una opción y haber mordido el pan de forma telepática tampoco, y Bruno, pues no era una mordida con forma de hocico, era una BOCA, y lo puedo jurar! 

Creo que no pudiste resistirte a mis ricos panes misios y estás haciendo de las tuyas más que nunca este mes; tú mes!

O bueno, tenemos duendes en la casa y no nos hemos dado cuenta...

Prefiero quedarme con la primera opción. 
Siempre se siente lindo cuando te sentimos aun presente.




16 comentarios:

Darío dijo...

O fue aquel famoso monito, o aparecieron lauchas...

Mina Treintañera dijo...

Nuevo look!!! Qué bacán!!!

Ay verdad carijo, que es este 27! Con cosas así no puedo entender cómo a veces dices que en realidad no está, es para agarrarte a cocachos te lo juro! Qué más te digo, si ya ni me extraña, precisamente contigo y con tu papi me he reafirmado en mis creecias, y ya ni eso, ya no "creo", sino más bien "se".

Me encantó el cafecito, no me la sabía!!! Tomo nota para el inviernito que se viene, qué rico!!!! Se me hizo agüita la boca!!!

Me ENCANTÓ el post, en serio, y a esperar más "regalos" de tu papi.

Besote!!! Te quiero mucho!

Mariela Garcia dijo...

Awwww fue el??? quien mas???? claro que fue el!!!! Beso enorme Marite! en otra preparale el pansito que a el le gusta, así cuando lo vuelva a morder... te deje un Gracias hijita! <3

Marite Alarcón dijo...

Darío, noooo lauchas no! jajaja tuve que buscar en google que era una laucha! pero era mordida de boca humana! Lo juro!
Beso!

Lenyis, está bien, merezco ese cocacho realmente. Es un secreto para que el café salga como espumita, bieeeeen rico! Inténtalo y me cuentas que tal!
Un beso enorme!

Marielita, estaré atenta a más señales! jejeje
Beso!

DRACO dijo...

no me digas que eres de las personas que hacen cosas sin darse cuenta...
nooooooooooooooooooooooooooooooo, ¡que conozco personas así!
¿en verdad que no fuiste tú?
¡confiesa!
jajajaja.
creo que por otra parte, tu papi en lugar de darle una mordida al pan, antes te daría a ti, un beso y un gran abrazo.
un beso.

Gary Rivera dijo...

Y si el pan ya estaba asi??
Y si el pan lo cortaste mal y perdiste un pedacito cuando lo cortabas??

Trato de racionalizar! Pero a veces hay cosas que no tienen explicacion! jejejje Pero un pan con mantequilla!! quien puede resistirlo!! Yo me lo hubiera comido enterito! jajajaja

Marcelo Gasan dijo...

mmmmmm que cosa tan curiosa?... si hubiera sido Bruno lo hubiera dejado con su baba jejeje, me imagino a Lalo comiéndolo después... pero como dices, era una mordida casi perfecta... cosas curiosas que dan que pensar mucho. Siempre hay que agotar primero todas las posibilidades racionales... si no las hay, entonces la explicación debe ser otra. Un abrazote.

camino roque dijo...

la vida está llena de señales, sólo tenemos que ver. pero como nos cuesta mucho, de vez en cuando nos tienen que dar un mordisco :)

Elmo Nofeo dijo...

A un pan calientito con mantequilla no se le resiste nadie se encuentre donde se encuentre.

Marite Alarcón dijo...

Draco, NOOOO! Juro que no fui yo!!! jajajaja sería demasiado gracioso que no me acuerde, pero no, puedo jurar x mi vida que no fui yo. Me encantó eso del beso y gran abrazo. Al menos en sueños quisiera sentirlos.
Un beso!

Gary, mi mamá me dijo que el pan pudo haber estado así desde antes, pero YO LO ABRI CON MIS PROPIAS MANITAS y estaba completito! Qué rico, ya me provocó pan con mate!
Beso!

Marcelo, es que no. No era Bruno, y Lalo seguía en el baño. Ni había NADIE conmigo, NADIE!!! Y era boca humana, no perruna! jajaja
Beso!

Camino, jajajaja qué frase tan genial. Entonces creo que quiero encontrar más panes mordidos para abrir más los ojos y ver la realidad.
Un beso!

Elmo, qué rico no??? Encima si el pan está calientito con la mantequilla casi derretida, uf! Se me cae la baba!
Un beso!

Elbert Valentin dijo...

Pues más que señales yo creo que son pequeños guiños desde el más allá :3

Saludos, jovencita... ya la había visto entre los comentarios de algunos blogs que sigo pero hasta hoy me di cuenta de que aún no había visitado su blog... ya la sigo ^^

Peace&Love :)

DOOMSDAY dijo...

que raro, no creo en lo sobrenatural, ¿no habra estado asi el pan?

ludobit dijo...

me quema el chisme, batman: q hicieron con el pan mordido?
:p

Marite Alarcón dijo...

Elbert, gracias por seguirme!!! Yo tb te digo con todo gusto :)
Beso!

Domsday, puede ser. Mi mamá también barajó esa posibilidad, pero puedo apostar que no estaba así!
Un besito!

Ludobit, jajajaja te quema el chisme y a mí también! Nunca supe si estaba mordido o lo mordieron! jajaja
Un beso!

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Marité. Recién puedo comentar.

Que cosa más curiosa. Sin duda, para mí son señales. Salvo que alguno esté fingiendo más de la cuenta. Pero estando en este mes, lo primero tiene más posibilidades.

Un beso grande.

LUCHO

Marite Alarcón dijo...

Lucho, es que de verdad ninguno estaba fingiendo! Eso lo tengo clarísimo!
Beso!

El heroe de mi vida