Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

18.9.12

With a little help from my sister

Cuando otros pedacitos de alma que dejaste aquí en la tierra te hablan a través de mi blog, siento que todo tiene un fin. Que las piezas que fueron lanzadas al cielo en algún momento llegan a encajar tarde o temprano. Que todo lo que empieza por una razón, se ramifica en mil para dar paso a más oportunidades. 

Segunda hija.
Sanguchito (de las mujeres).
Más conocida como "Fuerza de Oso".
Esta vez le tocó a Lissy, creo que este relato no hace más que ayudarme a desestancar las lágrimas temerosas que guardo hace un tiempo. Lágrima de emoción por ver que una vez más, a través de otros recuerdos, tu figura sigue siendo la misma. El del papá que todo lo puede, que todo lo pudo...

"A ver, no sé como ni por donde empezar, tengo tantos recuerdos tuyos, algunos graciosos, otros emotivos pero todos, todos los recuerdos que tengo contigo los guardo un lugar muy especial en mi corazón. Es la primera vez que te escribo algo y será para el blog de Marité, tu bebe, el conchito, la última de los hermanos, ella como tu sabes te ha dedicado un blog y escribe cosas muy lindas sobre ti. Y ahora, es mi turno de contar una de mis historias contigo...

Era el 16 de enero del año 1999, yo había llegado de Iquitos y estuve en la casa por un par de meses esperando la llegada de Juan Diego, tu primer nieto, era un sábado aun recuerdo muy bien, que me levanté con ganas de almorzar paella, y mi mami y tu tenían un almuerzo y no me podían prestar el carro para salir a almorzar con Lucho, ningún carro quedó en casa. Yo molesta y caprichosa como una niñita engreída, empecé a renegar diciendo ojalá hoy me vengan las contracciones y no tenga movilidad, todo para que te sientas mal por llevarte el carro. Estaba molesta porque no se quedaron conmigo ese día, y así fue. Ese día apenas saliste empezaron mis contracciones, tenía la barriga dura como piedra, sin mucho dolor pero eran muy seguidas, entonces empecé a asustarme un poquito. Era primeriza y no sabía mucho de esas cosas. Le dije a Lucho y se empezó a reír de nervios, inmediatamente te llamó y en menos de cinco minutos estabas a mi lado. 

Nos subimos a tu carro, me llevaste al hospital y estabas muy nervioso, recuerdo, iba a nacer tu primer nieto. Apuraste a todos los doctores, me examinaron y el doctor dijo que todavía tenia muy poca dilatación y que como era primeriza no estaría lista sino hasta el día siguiente al medio día. Me querían regresar a la casa, pero a ti no te gusto para nada la idea y dijiste que de ninguna manera regresaba, que ahí me quedaría y que me internen de una vez. Tenías la experiencia con mi mami, que daba a luz muy rápido y creías que tal vez yo iba a ser igual. Es así que me quedé en el hospital, estaba enojada porque me obligaban a comer esa comida fea y yo lo único que quería era que nazca Juan Dieguito (el cabezón de mie como tú le decías), para conocerlo y tenerlo en mis brazos. El doctor insistió que no sería ese día sino al día siguiente y al medio día que llegaría el bebe, dijo, es mejor que vayan a descansar y vengan ya descansados mañana para esperar su llegada, yo que andaba de mal genio, saqué a todos del cuarto, hasta a Lucho. Ya cuando todos se fueron las contracciones empezaron una tras otra, cada vez más fuertes, ya no soportaba el dolor y toqué el timbre para llamar a la enfermera, la cual demoró un poco en llegar. Cuando por fin llegó, le dije: no soporto más el dolor y si así estaré hasta mañana creo que moriré, la doctora llegó después de unos minutos y comprobó que efectivamente Juan Diego ya estaba en camino. Oh nooo, tu papa me va a matar!!! Él me advirtió que podías ser como tu mamá de rápida para dar a luz

Los dolores seguían cada vez más fuertes, y me ganaban las ganas de pujar. Sentía la cabeza del bb fuera, había puesto en apuros a todos, Juan Diego se me salia literalmente! Todo eso mientras me llevaban en una silla de ruedas a la sala de parto. La doctora te llamaba por teléfono, ya me imagino tu cara, pero llegaste a tiempo para escuchar el primer llanto de Juan Diego. Las lágrimas empezaron a caer de tus ojos. Había nacido tu primer nieto. 

Siempre me acordare de ese momento, gracias papito por siempre estar conmigo, por siempre apoyarme en cada decisión que tomaba, por estar tan pendiente de todos nosotros, te quiero muchisimo y te extraño como no tienes idea..."

Gracias hermana...
Te quiero mucho.


22 comentarios:

Mina Treintañera dijo...

Ay por Dios pero qué bonito! Qué lindo recuerdo, se me salieron las lágrimas, qué lindo tu papi, me hace recordar un montón al mío, siempre tan preocupado y cariñoso con ustedes, ya me imagino la emoción del momento, no es para menos!

Qué lindo leerte Lissy! Y qué linda foto btw :0)

Marité!!! Andaba perdida pero estoy de vuelta, esta semana que ha pasado he estado full y terminaba muerta! Si hoy he tenido un ratito de tiempo antes de caer KO en mi cama, es porque Ale estuvo enferma y ya está bien, pero nos contagió a Juan y a mí, buuuuuu... En la mañana las llevé y recogí del cole yo, mientras él dormía. Y ahora se las ha llevado él a la clase de mugendo, al menos 45 minutos de descanso!

Besooooooooooo!!!!!!! Te quiero mucho!!!

Marcelo Gasan dijo...

Asuuuu que gran historia y tu papá un grande siempre al lado de sus más grandes tesoros, sus hijas. Espero yo también estar presente en esos momentos importantes que le tocará pasar a mis hijos. Lo otro que veo es que tu papá era lo máximo con sus chapas, cómo llamaba a su nieto jajaja debe haber sido bien bromista. A mi también me gusta fastidiar a mis sobrinos y a mi hija misma, los bromeo siempre, es decir bromas suaves, tranquilas. Por ejemplo ahora que estuve de vacaciones recogía a mi hija del colegio y ella me preguntaba, “que hay de comida” y yo le respondía “tu mamá ha comprado KFC con harta mayonesa y para tomar hemos comprado gaseosa” y mi hija ya se saboreaba en el carro. Cuando llegó le sirvieron su platazo de lentejas nomás jajajaja. Bueno me creyó sólo el primer día. Grande tu hermana y tus sobrinos también. Me has hecho acordar de ese video que colgaste “y para mi?” jajajajaja.

Mariela Garcia dijo...

Que lindoooooo.... "juajuajua que le habrá dicho El al doc? jajaja SE LO DIJEEE es igual que mi esposa!"... que bendición mas grande poder contar eso. Beso enorme. <3

Pancho dijo...

Que bonito! a mi tambien se me humedecieron los ojos de emocion :-3, que ternura.

Marite Alarcón dijo...

Lenyis, no te creo!!! Pero que bueno que la bebe esté mejor ahora! Y bueno, ahora cayeron ustedes pero por cuidarla obviamente. Espero que te mejores!!! No importa si no has tenido tiempo de pasar x aquí, cuando sea que vengas eres bienvenida!

Te quiero!!!

Marite Alarcón dijo...

Marcelo, eres CRUEL!!! Como le haces eso a la pobre beba!!! jajajaja hasta yo me puse a salivar de solo pensar! Qué malooooooooo!!! Y sí, mi papá era RE bromista, con todos, no has leído mi post del cura??? jajaja es demasiado. Mi sobrino se llama Juan Diego pero mi papá le decía cabezón de mie, cabeza de tumbo, huayego (porque cuando era chiquita Maria Paz su hermana, no podía pronunciar bien su nombre), es demasiado gracioso... jajajaja
Un beso Marcelo!

Marielita, qué le diría!!! jajajaja ya me imagino!
Un beso!

Pancho, sí! A mí se me humedecieron mientras lo escribía, o sea, mientras editaba.
Un beso!

DRACO dijo...

je, es la primera que me entero que los partos pueden ser muy similares entre una hija y su madre, pero puede ser. ¡todo lo que hace la genética!
marité, ha sido un gusto conocer en cierta forma a tu hermana a través de un bonito recuerdo. un beso.

Edch dijo...

Los hombres también tenemos un 6to sentido entonces jaja. Lindas las anécdotas, tanta ternura que leo en tu blog me llevan a pensar que este mundo aún tiene esperanza si es que existen personas como tu señor padre, todo un ejemplo de vida.

Saludos :)

Gary Rivera dijo...

buaaaah! no es justo! Yo en toda ley trato de asustarte con mi entrada y tu me haces llorar! chesss

Que bonito recuerdo! me ha gustado mucho!! Viendo a tu hijito ves a tu papa?? Yo cuando veo a mi sobrino veo a mis abuelos! y a mi madre y a mi papa, en el pedacito estan reunidas las personas que quiero!! Te aseguro que con tu hijito sucede lo mismo!

Marco FLORES dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Darío dijo...

Sumamente tierno. Ese amor de hijo ha de ser retribuido de alguna forma, sin dudas. Aunque el amor, en si, ya lo paga todo, sin esperar nada.
Un abrazo.

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Marité. Muy linda historia de tu hermana.

Una muestra más de lo grande que fue tu padre y de lo mucho que significaba para él su familia. Y de hecho se nota a leguas que debe haber sido un bacilón tomarse unos traguitos con él.

Te mando un abrazo muy grande y otro para tu hermana.

LUCHO

[Maxwell] dijo...

Al igual que Lucho, una muestra más que tu padre fue lo máximo!
Las mejores personas son aquellas que siempre te acompañan en cualquier situación.
Linda historia de tu hermana.
Un abrazo a ustedes!
Buen post

Marite Alarcón dijo...

Draco, yo tampoco sabía que eran similares. Pero el de mi otra hermana no fue así, fue cesárea. Así que pueden heredarse, pero no siempre. Gracias! Mi hermana está super contenta con los comentarios!

Edch, así es! Creo que tienen ese sexto sentido escondido y puede desarrollarse si lo ejercitan! Qué lindo lo que dices, en serio gracias!

Gary, no es mi hijo! Es mi sobrino! La que me contó esa historia fue ella y yo la escribí como si ella se lo estuviera diciendo a él. Quise experimentar. Y ella está muy contenta con todos los comentarios :)
Yo aun no tengo hijitos, pero ya vendrá el día...
Beso!

Marco, yo no eliminé tu comentario... sabes qué pasó? buuuu! Gracias por leerme!

Darío, aun no sé lo que es tener un hijito, pero es fácil imaginarlo. Ya llegará el día que les de la sorpresa.
Un beso!

Lucho, gracias! Ella está contenta de leer los comentarios! Le ha gustado mucho esta experiencia!
Beso!

Maxwell, gracias!!! Y sí, tengo el orgullo de decir que mi papá fue lo máximo.
Un beso!!!

la MaLquEridA dijo...

Que tierna historia Marité.

Marite Alarcón dijo...

Gracias Malque!!!

Jo dijo...

cuando me siento sola... y me voy de viaje me acuerdo.. de mi padre. pero luego es cuandomas despierta y atenta debo estar
miro y me doy cuenta que dejo otras dos estelas
que agradezco...

asi aprendo de cada uno lo mejor que dejó el

mi hermano y mi hermana



besos marité
un abrazo grande!

ludobit dijo...

ya me imagino todo el acontecimiento q fue: el primer nieto/sobrino. a veces los hijos creemos saber mas q los padres, pero la experiencia de ellos es insuperable, siempre hay q prestarles atencion.
un beso, marite :)

Elmo Nofeo dijo...

La relación abuelo-nieto siempre es una relación especial.

Marite Alarcón dijo...

Jo, es que nunca estás sola :)
Un beso!

Ludobit, así es... fue lindo! Era el primer todo! Mi papá estaba literalmente llorando de la emoción...
Beso!

Elmo, y abuelo-nieta también!
Un beso!

Niky dijo...

Marite, me encanto la historia de tu hermana, con cada relato siento que efectivamente tu papa era una persona maravillosa, todo un héroe, es muy lindo que tu blog haya llegado casi sin imaginario a volverse la ventana para expresar los sentimientos de aquellos a quien tanto queremos.

Marite Alarcón dijo...

Mil gracias Nicky. Me alegra mucho que te guste el blog :)
Un beso!

El heroe de mi vida