Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

20.1.14

El recolector de lágrimas

De niña siempre se preguntó de donde venían las lágrimas. "Acaso teníamos todos un pozo enorme detrás de los ojos que era recargado siempre con toda el agua que tomáramos durante el día?", se preguntaba sin cesar. O, tal vez, enanitos trabajadores operaban en una máquina fabricante de lágrimas que producía la cantidad exacta para un llanto?


Después de mucho tiempo, ella entendió que las lágrimas no tienen fuente de origen más que el mismo corazón. Y que uno no solo llora de pena, también puede llorar de emoción, alegría y hasta de risa. Las lágrimas nunca se acaban por más que algún hecho haya sido merecedor de días y días de lágrimas al viento. No se acaban.

Pasó el tiempo y sólo él se encargó de enseñarle que las lágrimas nacían en lo más profundo de de cada uno. Y no importaba estar tristes o felices, siempre alguna vez la vida nos puede sorprender con una lágrima saliendo de los ojos. Hasta incluso un bostezo. Fue entonces cuando conoció al recolector de lágrimas.


- Yo viajo por el mundo conociendo todo tipo de gente. Y al hablarles logro tocar la fibra más delgada de su alma y ellos demuestran que llegué precisamente cuando derraman una lágrima. Abro mi bolso y saco el gotero que siempre llevo conmigo para atraparla en pleno trayecto de los ojos hacia los labios. Justo antes de que llegue a su destino, la trapo para hacerla solo mía.
- Pero, qué gana usted con eso?
- No sabes niña? De esa manera puedo hacer las mejores pócimas del mundo. Todo depende de lo que haya originado la lágrima, si es un hecho doloroso, entonces va destinada a los brebajes para curar males del corazón y del alma; pero si son producidas por un recuerdo feliz que hace que se te escarapele el cuerpo van destinadas a las pócimas para retroceder en el tiempo.
- Y usted las vende?
- No señora. Lo que hago es recolectarlas y cada una de ellas se encarga de llegar a su destino como por obra de magia.
- Y a mí? Cuál me daría entonces?
- Uy para ti he guardado una muy especial y sabes para qué es? Para nunca dejar de soñar. - De verdad???
- De verdad! Cada vez que bebas unas gotas de este frasquito cerrarás los ojos y soñarás lo que tú quieres soñar. Y sabes qué es lo mejor de todo? 
- Qué! Dígame! Qué!!!
- Cada lágrima que recojo esconde detrás una historia que ellas mismas se encargan de contarte mientras más tomes la pócima. Descubrirás cosas nuevas. Ya lo verás.

Fue así, que después de muchos días la niña descubrió que no sólo las lágrimas nunca se acababan, sino que la esperanza debía también aprender un poco de ellas. A nunca acabarse a pesar de todo. Porque uno nunca sabe cuándo un golpe de suerte tocará la puerta principal de la casa. Por más que todo parezca haber perdido todo tipo de luz, siempre habrá un punto más claro dentro de todo el paisaje. El truco, es ver esa claridad difusa y poco a poco hacerla más y más grande. Como si fuera a tomarlo todo con su fuerza para iluminarlo al máximo. Esa es la fuerza del "blanco y brillante". 


Y además, siempre habrá un recolector de lágrimas que recoja historias de los ojos a la boca. Eso pasa cuando hasta las lágrimas esconden hermosas historias detrás.

24 comentarios:

Elmo Nofeo dijo...

¡PRIMEROOOO!

Eduardo Rodríguez dijo...

La moraleja me quedó clara Marité: Son las lágrimas las que verdaderamente nos enseñan la lección. Si te caíste y te levantaste nunca lo olvidarás. Si reíste de felicidad, esa son las cosas que más se recuerdan un abrazo.

Elmo Nofeo dijo...

Me sentí identificado con el personaje, cuando una mujer quiere llorar yo le ofrezco mi hombro derecho acostumbrado a las lágrimas.

Tigreton dijo...

De las lagrimas se aprenden muchas cosas, tan saladitas como el mar y profundas como este...bueno, algo asi iba un poema jeje. bonito relato, yo tambien pensaba que detras de los ojos habian pozos y cuando se saturaba, se lloraba, jiji

besotes

Jo dijo...

para mi siempre será bueno llorar.
significa que tienes algo que sentir o te puede conmover algo.

pero no es preciso... si quiero alguien me recolecte las lagrimas...

Marite Alarcón dijo...

Edu, eso es cierto. Aprendemos de las lágrimas, y ellas, nunca se acabarán para seguir enseñándonos muchas cosas.
Beso!

Elmo, jajaja o sea eres el típico pañuelo de lágrimas.
Beso!

Tigrin, entiendo el punto perfecto. Aprendemos mucho de las lágrimas.
Un beso grande!

Jo, es lindo tener un recolector de lágrimas. Y bueno, es verdad, lloramos y nos sentimos vivos.
Beso!

Acsa Guillen dijo...

linda anecdota. si no huvieran lagrimas , no se como seria el ser humano una version , muy errante ,

saludos , te espero por el blog

DRACO dijo...

he disfrutado mucho con tu relato. está lleno de sensaciones, de esperanzas, sueños y realidades.

un beso.

Jhossef dijo...

Cierto, encierran muchas historias, eso ni dudarlo, Abrazo Marite

Gary Rivera dijo...

Caray que maravilloso cuento! Tan lleno de magia y ternura! Y el tema del llanto y las lagrimas es algo sobre lo que puede escribirse mucho! Es que a veces lloramos de felicidad o de tristeza! Muy buen cuentito! Muy chevere! Me ha gustado!

Marite Alarcón dijo...

Acsa, las lágrimas nunca se acaban, eso es lo mágico!
Beso!

Draco, qué bueno que te gustó!!! Lo escribí con el corazón :)
Un beso!

Jhossef, es verdad, te imaginas si las lágrimas hablaran?
Beso!

Marite Alarcón dijo...

Gary, qué genial!!! Me encanta que te guste, viniendo de un gran escritor de cuentos como tú de verdad significa mucho!
Beso!

Gloria dijo...

Nunca unas lágrimas habían abierto tantos sueños. ¡Me ha encantado!el tema, el ritmo,el lenguaje,el personaje, el mensaje...
Mis lágrimas, no sé si por suerte o por desgracia, son difíciles de reprimir y saltan al vacío por cualquier cosa.
Besos de gofio.

Marite Alarcón dijo...

Gloria, gracias!!! Qué bueno que te gustó!!!
:)

sabores compartidos dijo...

A veces no queda mas remedio que sacar esas lagrimas a flote para aprender la leccion que nos quieren enseñar.
Me gusto mucho tu articulo de hoy.
unos besotessssssssssss

Marite Alarcón dijo...

Sabores, me encanta que te haya gustado!!!
Un beso!

Edch dijo...

A mí me ha pasado que he llorado sin parar y me quedé sin lágrimas :/

Buena lección, tus posts me reconfortan siempre.

Marite Alarcón dijo...

Edch, se te acabaron??? Yo tb lloré sin parar, pero seguía y seguía produciendo :(
Pero igual, seguro que nunca olvidarás el día que lloraste tanto que se te acabaron las lágrimas.
Beso!

Geraldine H. Gamarra dijo...

Que lindo tu post, me ha motivado :) bueno justo hoy escribí sobre mis lágrimas, soy medio fuerte en casa pero fuera UYYY podría llorar sin parar, de verdad no sé por qué :(

Marite Alarcón dijo...

Geraldine, xq no me llegan tus actualizaciones!!! Quiero leerte siempre tb!!!
Un beso!!!

Mina Treintañera dijo...

Esas son las mejores, las de emoción y alegría. Pero de todo se aprende y de las lágrimas de tristeza también aprendemos y mucho :)

Besoooooo!!!!!

Marite Alarcón dijo...

Lenyis, tienes razón son esas las mejores! Las q cuentan historias!
Besos!

Juan Carlos Mina dijo...

Que bonita historia, de verdad me encantó.

Marite Alarcón dijo...

Juanca, gracias! Qué bueno que te gustó!
Me alegro!

El heroe de mi vida