Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

26.7.11

¿Quién es el famoso Quispe?

Hace tiempo quería dedicarle uno de mis post's al famoso Quispe. El integrante de la familia encargado de los carros de la casa. Y es que no hay lata que se salve de su franela verde limpia todo. O sea, carro que llega a la puerta, carro que sale sin mancha alguna.

Él llegó a la casa cuando yo tenía unos 7 u 8 años más o menos. Te acuerdas que al principio tenías que darle toooooodas las indicaciones que ya estaban por demás aprendidas pero como aun no lo conocías tanto, bueno pues tendría que escuchar tus infinitas recomendaciones por horas. Aun así sabiendo que llegaríamos tarde al colegio. Lo principal era cuidarnos. Siempre fue lo más importante.

Pasamos muchos momentos con él para no considerarlo parte de la familia. Es más, creo que la primera palabra de Juan Diego fue "Piki" y la de Macarena "apa apa apa" por querer decirle UPA para que la cargue. Y cómo olvidarme de las travesuras de las que él era cómplice (por que no le quedaba de otra) cuando yo era chibola berrinchuda. 
- Quispe, vamos un ratito a la casa de Sandrita a recogerla para irnos juntas al colegio.
- Pero Marité, tu papá dice que vayamos nomás por que vas a llegar tarde.
- No Quispe es que quiero jugar carnavales con ella en el carro mojando a la gente.
- Ya pues, vamos.

- Quispe no le digas a mi papi que yo manejé hasta el colegio ah!
- Pero Marité si pasa algo no tienes brevete.
- No importa! Tú estás a mi costado! Cualquier cosa digo que me estás enseñando.
- Ya pues, vamos.

- Quispe, préstame un sol?
- Ya, pero me devuelves.
- Sí, pero no le digas a mi papá que te pedí ah! Me ha castigado por hablar tanto por teléfono y por eso no me da plata! 
- Ya pues, toma.

Lo que más me acuerdo, incluso más que la época de universidad donde él me seguía dejando y recogiendo, de las entrevistas de trabajo que me llevaba siempre a primera hora aun así sean al costado de la casa porque según yo me perdería, o las recogidas de fiestas cuando tú por alguna razón no podías ir... son los menjunjes que el pobre tenía que probar solo por complacer a este intento de chef científica re loca que cuando no iba al colegio y veía cocinar a su mamá cogía uno de esos baldes de helado y hacía su propio invento: un poco de agua, leche, café, azúcar y hasta ahí todo bien, pero de ahí venía un poco de sal, pimienta, almendras ralladas, queso rallado, vinagre, y si sigo vomito de solo pensar qué otras cosas le ponía. Yo, en mi pequeño cerebro sabía que era algo IMPOSIBLE de tomar, pero Quispe muy lindo y amable para no herir mis sentimientos me decía: "qué rico qué has preparado hoy?" y para qué le dan cuerda al muñeco, yo feliz le decía "uy he preparado algo riquísimo mira, prueba..." y juash, tremendo cucharón terminaba dentro de su boca. Pobre. Me acuerdo cómo te reías cuando mi mami te contaba.

Hoy, quise escribir sobre él porque aquí escribo todo lo importante para mí. Sé que ayer, tú mismo te hubieses llevado mi carro al taller y no te hubieras ido sin que den con la falla, hoy que no estás, es él quien trata de colaborar un poco siquiera en esos aspectos. Y, a pesar que de chiquita lloraba porque no quería que me vaya a recoger del colegio porque creía que mis amiguitas iban a pensar que era mi papá y *obvio que tú eres más guapetón* hoy entiendo la razón por la que Dios lo puso en nuestro camino hace tantos años. Él sigue siendo tu mano derecha y cumpliendo todas las recomendaciones que hace años le hacías. 

...sigue siendo quien manejará el carro que me dejará en la puerta de la iglesia cuando me case... tal y como te lo dije hace muchos años.

... para seguir la tradición... 

7 comentarios:

Mina Treintañera dijo...

Ay, me dio penita eso de que llorabas cuando Quispe te iba a recoger. Pobechito, pero nunca se enteró no? :( Así es, la gente que trabaja en casa llega a ser parte de nuestra familia, es inevitable, recuerdo que lloraba a mares cuando una empleada se iba de la casa porque eran con quienes yo jugaba cuando mi hermano era muy chiquito para jugar con él. Eran quienes me ayudaban a hacer las tareas y quienes me tapaban las travesuras para que no me castigue mi mami :0) Que lindos recuerdos y que lindo que siga todavía con ustedes acompañándolos y ayudándolos, pero sobre todo que lo traten con tanto cariño, eso habla muy bien de ti y tu familia. Besitos!!!

Bren dijo...

Quispe fue una víctima mas de la terrible Marite jeje mentiraaa definitivamente se merecía un post dedicado a el. Me parece conmovedor el detalle que sea el quien te lleve a la iglesia.
Me encanta tu blog amiga bloggera y otro día avisa cuando cambies la dire jajaja asi no ganes los 20 blogs peruanos este es el mejor!

un abrazo :)

Marité dijo...

- Mina: Nooooo! Jamás lo supo! Pero no lo hacía de mala!!! Sabes que los niños a veces piensan cosas de locos... Sí, él es uno más de la familia. Y de verdad que cumple todo el papel de miembro de la familia.
Es lo máximo.

Gracias por lo que siemrpe me dices en verdad :)

Un beso enorme!!! Se viene el día de nuestro Perucito!!!

Marité dijo...

- Bren: víctima no! un encantado más! jajajaja Si, era justo y necesario un post para él aunque no lo lea tal vez.

La cambié pero no creí que trajera complicaciones! buuuuuu

Beso enorme!!!

Pamela dijo...

Que lindo Quispe!!, en mi caso era Frank,pero el si era como el Fonsi del momento jajaja nos recogia a lore y a mi del colelgio y subiamos a todas las amigas en el carro para que lo vean jajajajaj

Marité dijo...

- Pamela: Lo máximo no? Son parte de la familia. Compartimos tanto que no pueden ser considerados externos.

Un beso grande!

Por el momento, anónimo dijo...

Hey Marité, creí lo peor! Actualizaba y actualizaba tu blog y decía que el blog había sido eliminado, si no me comentabas, jamás te hubiera ubicado.

Me asusté jeje. Qué bueno que sigas aquí. Un abrazo, y no te vuelvas a ir.

El heroe de mi vida