Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

20.2.12

No está demás...

El día casi acaba, y tengo muchas cosas en la mente. 
Mil pensamientos desfilan como película barata sin cesar.
El mundo sigue detrás de mi ventana, 
sin treguas,
sin prisas,
sin miedos.
Como una perfecta melodía que sigue su curso sin más.


El día ya acaba y una vez más se me escurrió entre los dedos,
sonriendo, 
corriendo,
mirando.
El tiempo pasó como una broma.
Y el día se va dejándome algo en la cartera...
un papel que por falta de ese señor que a veces nos juega en contra (se llama Sr. Tiempo) no pudo lograr su cometido: ser leído.


Y yo que me aburro en los semáforos rojos, este tipo de papelitos siempre me acompañan.
Ahora, aunque los semáforos sirvan para respirar, aun tengo papeles por leer.
Es hora de empezar si quiero vivir.
Vivir sin perder detalles.
Esos detalles que nos hacer ver al vida con otros ojos.
Ver los lunes con filtro.
Con un poco de optimismo y ganas de más.
De que vengan más lunes agradeciendo haber abierto los ojos una vez más.
Un día más...



Un hombre se sentó en una estación de metro en Washington DC y comenzó a tocar el violín, era una fría mañana de enero. Interpretó seis piezas de Bach durante unos 45 minutos. Durante ese tiempo, ya que era hora pico, se calcula que 1.100 personas pasaron por la estación, la mayoría de ellos en su camino al trabajo.

Tres minutos pasaron, y un hombre de mediana edad de dio cuenta de que había un músico tocando. Disminuyó el paso y se detuvo por unos segundos, y luego se apresuró a cumplir con su horario.

Un minuto más tarde, el violinista recibió su primer dólar de propina: una mujer arrojó el dinero en la caja y sin parar, y siguió caminando.

Unos minutos más tarde, alguien se apoyó contra la pared a escucharlo, pero el hombre miró su reloj y comenzó a caminar de nuevo. Es evidente que se le hizo tarde para el trabajo.

El que puso mayor atención fue un niño de 3 años. Su madre le apresuró, pero el chico se detuvo a mirar al violinista. Por último, la madre le empuja duro, y el niño siguió caminando, volviendo la cabeza todo el tiempo. Esta acción fue repetida por varios otros niños. Todos sus padres, sin excepción, los forzaron a seguir adelante.

En los 45 minutos que el músico tocó, sólo 6 personas se detuvieron y permanecieron por un tiempo. Alrededor del 20 le dieron dinero, pero siguió caminando a su ritmo normal. Se recaudó $ 32. Cuando terminó de tocar y el silencio se hizo cargo, nadie se dio cuenta. Nadie aplaudió, ni hubo ningún reconocimiento.

Nadie lo sabía, pero el violinista era Joshua Bell, uno de los músicos más talentosos del mundo. Él había interpretado sólo una de las piezas más complejas jamás escritas, en un violín por valor de 3,5 millones de dólares.

Dos días antes de su forma de tocar en el metro, Joshua Bell agotó en un teatro en Boston, donde los asientos tuvieron un promedio de $ 100.

Esta es una historia real. Joshua Bell tocando incógnito en la estación de metro fue organizada por el diario The Washington Post como parte de un experimento social sobre la percepción, el gusto y las prioridades de la gente. Las líneas generales fueron los siguientes: en un entorno común a una hora inapropiada: ¿Percibimos la belleza? ¿Nos detenemos a apreciarla? ¿Reconocemos el talento en un contexto inesperado?

Una de las posibles conclusiones de esta experiencia podrían ser:

Si no tenemos un momento para detenerse y escuchar a uno de los mejores músicos del mundo tocando la mejor música jamás escrita, ¿cuántas otras cosas nos estamos perdiendo?
Por: Josh Nonnenmocher


20 comentarios:

[Maxwell] dijo...

No está demás ser paciente y ver la vida como un reto, está de más sentir que todo se acaba.
Que tal historia del violinista.
Que tengas buen martes

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Marité. Realmente, la clave es tener la paciencia suficiente para seguir por el camino correcto. Y realmente muy buena la historia sobre el violinista. Cuantas otras cosas el ser humano se pierde por vivir de prisa.

Un beso grande.

LUCHO

Edch dijo...

Y de cuántos buenos blogs nos estamos perdiendo por estar más tiempo en Facebook jugando estupideces como CityVille o la granjita del demonio esa.

Una muy buena reflexión.

Saludos.

Marite Alarcón dijo...

Maxwell, es un reto que se empieza día a día... lo bueno es que tenemos 24 horas para mejorar...
Gracias! Espero sea buen martes :)
Un beso!

Lucho, exacto. Con paciencia y un poco de buen humor todo se logra.
Buena historia no?
Un beso!

Edch, jajajajajaja es verdad!!! Pero a ver si andamos por la vida más atentos no?
Un besote!

Paty dijo...

En ese sentido, creo que sí sigo siendo una niña.

Está chévere la historia Marité.

Bellarte dijo...

. Hasta parece que te conozco, por medio de los escritos :)

camino roque dijo...

¿percibimos la belleza?
me lo llevaré escrito para que no se me olvide pensarlo

la belleza es dependiendo de cada sensibilidad. sensibilidad que llevamos amordazada.

Elmo Nofeo dijo...

La belleza y el arte es mejor percibida con el corazón,
la prisa de estos tiempos no privan de esos placeres.

Mina Treintañera dijo...

Es verdad, vivimos tan de prisa y preocupados por cosas "importantes", que nos olvidamos de disfrutar las pequeñas cosas. Eso me pasa últimamente, estoy en el intento de volver a mi cause :0)

Besoooooooooo!!!!!!!!

DRACO dijo...

leyendo todo en conjunto se llega a la conclusión de que el tiempo no nos pertenece ni aun siendo dueños de nuestro propio trabajo porque de una manera u otra, siempre terminamos dependiendo de los demás. besos.

Bren dijo...

Cuando leí este relato hace unos días (alguién o muchos lo publicaron por facebook) me quede pensando en si "reconocemos el talento en un contexto inesperado" me dió incluso nervios, escalofríos , tristeza pensar cuantas cosas ignoro a diario y no creo que toda la culpa sea del tiempo pienso más que se trata de un egoísmo en el cual nos encontramos sumergidos.

Un beso amiga bloggera, extrañaba leerte...

Damian dijo...

lo del violinista varios lo pegaron en facebook, es normal no notarlo, estas en otra, uno se dirige a trabajar, o hacer otras cosas, si hubiera sido la calle seria diferente pero el metro, no muy dificil ahi

ludobit dijo...

es que el mundo gira tan rapido q a veces cuesta ver mas alla de nuestros propios ombligos. hay tanto q ver, aprender y vivir, pero tan poco tiempo...

Marite Alarcón dijo...

Paty, gracias por leer... es bueno que sigas siendo niña en parte :) Eso te mantiene con ilusiones!
Beso!

Bellarte, hace mucho no te veía por aquí!
Claro, yo tb siento que los conozco!
Beso!

Camino, muy cierto... muy muy cierto...

Elmo, el corazón aprecia más que los mismos ojos... es verdad.
Besote!

Lenyis,se nos pasan de largo cosas que en realidad son vitales para poder respirar, con amor obvio.
Te quiero!!!
Beso!

Draco, es verdad. Pero hoy en día el tiempo parece haber perdido algunos minutos, no es posible que todo pase tan rápido!
Beso!

Bren, exacto. Yo tb lo leí y como estoy en esa época donde no puedo ni tirarme un pedin porque no tengo tiempo, dije bueno pues!
Yo tb te extrañé!!!

Damian, claro. Pero el punto es que caminamos sin ver lo importante que nos rodea, cuánto más nos estamos perdiendo???
Beso!

Ludobit, tan poquito no? No alcanza para nada de nada.
Un besito!

Mariela Garcia dijo...

Otro LUNES Marite?... comento tarde pero comento! como siempre te digoo ANIMOOOO y esa historia la vine leyendo por FB! jejeje interesante debemos ser mas HUMANOS y menos ROBOTS! detenernos para ver pero VER las cosas!...♥

Marite Alarcón dijo...

Así es Marielita, siempre presente!!!
Debemos aprender a mirar con TODOS los sentidos, sin prisa. Con mucha fe.
Un besote!

FrancHis dijo...

Me hizo acordar a una linda historia, no muy lejos de Washington... bueno, más bien, en NY.

Estaba con mi tío (todo un personaje, un cuero mi tio, elegantoso) caminando, a punto de chapar el metro. Había dos señores, uno cantaba y el otro tocaba un instrumento largo, como una flauta plateada (un fagot?). Y obvio, tenían su sombrerito para la propina.

Como aquella era la primera vez que iba a NY, mi tío se le acercó al señor cantante (me parece que era panameño), y le dijo "conoce Ud. "La Flor de la Canela?" a lo que el señor le dijo "Por supuesto que la conozco!". Y mi tío le preguntó si podía cantarla para mí, que era mi primera vez en NY. La cantó HERMOSISIMO, y después, el señor del fagot la tocó, en solo. Le dejamos una buena propina. :)

Y para qué, es un momento muy lindo, que atesoro. Cada vez que me acuerdo, me sonrío!!! :D

Marite Alarcón dijo...

Que linda historia Franchis!!!!!!!
Te mando un besote!!!

Marcelo Gasan dijo...

Siempre dandole con palo a los lunes. Un amigo publico en su facebook "hay dos dias en el anio que no se puede hacer nada, ayer y manana". Asi que hay que aprovechar el hoy. Pero aprovecharlo con las cosas importantes no con las llamadas urgentes.
Pd. Sorry no se como se pone la n con sombrero en esta cosa.
Eduardo Rodriguez
Pd. En un comentario que te hicieron en tu feisbuk reconoci a una persona de pisco

[Maxwell] dijo...

Hola Marite, el 10 de marzo va a ver una reuna blogger por la tarde, a las 5 mas o menos en el Olivar pero eso puede cambiarse, ya han confirmado Gary, Tropicologo, Paty
Esta reu será para conocernos, interactuar, unirnos. Animate

El heroe de mi vida