Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

9.1.13

Chispazos

Puede que uno venga al mundo con recuerdos de un futuro que aún no sucede. Digo recuerdos porque no encuentro otra palabra para explicarlo. 

¿Cómo pueden ser recuerdos si aún no son vividos? A veces creo que lo son porque la vida parece ser cíclica. Como un círculo perfecto, un ciclo repetitivo que pasa una y otra vez y se le olvida poner "delete" a todo el disco para volver a empezar.

Suena loco, pero tiene sentido cuando lo pensamos.

No me explico otra razón por la cual de niña en el colegio siempre pensaba cómo sería el día de tu velorio. Es escalofriante pero cada vez que lo pensaba me invadían mil pensamientos horribles y rápidamente me ponía a hacer algo diferente para cambiar de canal mental. Era muy raro pensarlo, y yo me odiaba por eso. 

"¿Por qué piensas esas cosas?" me decía a mí misma con rabia en los ojos e ira en las manos. Apretaba fuerte los puños y sacudía la cabeza. Como si el pensamiento se hubiese colgado de mis pelos para no dejarlos jamás. 

Suena loco, pero tiene sentido.

Creo que el mismo hecho de subirte a un avión, hacer un mapa de ruta, recibir una llamada indicándote que debes viajar de emergencia, tener una pistola siempre "por si las dudas" debajo de tu asiento del carro, y muchas cosas más, seguro me hacían pensar, sin querer, en que podía perderte en cualquier momento. Así tú no lo quisieras. 

Cómo ibas a querer alejarte de nosotros, cuando siempre que lo hacías llamabas cada cinco minutos a la casa, incluso aún cuando los teléfonos fijos eran "privilegio" de unos cuantos, hasta a la casa de la vecina cruzando la pista llamabas. Ella corría a la casa a tocar la puerta y avisarle a mi mami que estabas en el teléfono.

Si hubiera sido por ti, no hubieras querido alejarte ni siquiera para tomar una foto...


Son días buenos...
Pero a veces hasta los días buenos nos hacen extrañar...
Con los ojos brillosos y ganas de llorar.
No de tristeza. 
No señor...
Llorar de felicidad.
Por los recuerdos bonitos que alegran el corazón aún cuando el mundo parece caerse a pedazos.

El mundo externo.
Felizmente me queda el interno.
Ese que muchas veces ha querido ser derrumbado.
Sin éxito...
Felizmente...

16 comentarios:

Mina Treintañera dijo...

Es que solemos dedicarle más tiempo a pensar en todo aquello a lo que más le tenemos miedo, en lugar de invertirlo en pensar en lo que más felices nos hace. Yo sin darme cuenta, pasé muchos años pensando en contratar un seguro oncológico para mí, porque sabía que era una enfermedad muy cara de costear, sin esperar que algún día lo necesitaría. Encima nunca lo llegué a contratar. Luego no solo me enfermé, sino que además, al haber renunciado dos meses antes a mi trabajo, ya no tenía seguro de nada.

Felizmente tu mundo interno sigue en pie, y así será siempre, mientras tú te encargues de que así sea :0)

Te quiero mucho!

Marcelo Gasan dijo...

el mundo externo es incontrolable pero lo que podemos ser y hacer nosotros se encuentra en nuestras manos.
Siempre digo que cuando te leo trato de aprender "como ser padre". En la medida de lo posible siempre llamo a casa cuando estoy lejos, cuando estoy en el trabajo, cuando viajo, para saber cómo están todos, para decir que estoy bien. Eso es lo correcto.
Un abrazote.

sergio feldmann dijo...

Que lindo post....

Marite Alarcón dijo...

Lenyis, es cierto. Pensamos lo malo porque es lo que más tememos. Sólo hay que controlar, para que no escapen mucho los pensamientos ilógicos. Eso que te pasó, esa cicatriz de guerra que tienes, te hace especial, grande, realmente grande. Eres un orgullo amiga.
TE quiero mucho!

Marcelo, qué hermoso lo que me dices. Yo estoy segura que eres un papá espectacular. Segurísima de eso.
Te mando un beso!

Sergio, gracias!
:)

Elbert Valentin dijo...

Yo también he pensado en los recuerdos del futuro... aunque no creo que se deba a un ciclo repetitivo, sino más bien, a que el tiempo (como una linea que se extiende hacía el infinito), a veces se "entremezcla", permitiéndonos ver, escuchar y/o sentir cosas que viviremos en el futuro, dependiendo de la sensibilidad que desarrollemos.

Esto no es bueno ni malo, todo depende de cómo lo percibamos nosotros :)

Saludos, Marite.... me identifiqué un poco con lo que escribiste en esta ocasión.

Peace&Love n__n

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Marité. Concuerdo contigo. Yo sí pienso en la figura de la planificación prenatal, en donde en el reino espiritual, planificas tu vida, pero a la hora que llegas a esta "nueva vida", se te borra el chip de lo vivido anteriormente. Pero de una forma u otra, esos recuerdos siempre permanecen en el mundo interior.

Te mando un abrazo muy grande.

LUCHO

Damian dijo...

¿no es chispazos el título q le querias poner?
Yo no sentí tan cercano a mi padre, él siempre viajaba cuando era niño, y cuando estaba en casa, siempre fue muy callado. Militar tambien. Nadie es igual pues.

camino roque dijo...

forma parte del aprendizaje. vivir la muerte de los padres es el orden normal de la vida y pensar en ello es prepararse poco a poco.

Darío dijo...

Sin dudas, todo lo que tememos retumba en nuestra cabeza. Aunque hay seres más susceptibles que otros. Eso parece. Un abrazo.

Marite Alarcón dijo...

Elbert, creo lo mismo. Tienes razón, es como si quedaran residuos de algo pasado tal vez.
Un beso!

Lucho, exacto!!! Como si quedara algo ahí que no pudo borrarse por completo!
Un besote!

Dammy, gracias por la corrección! Sí, eran Chisssspazos. Y sí pues, todos somos diferentes.
Beso!

Camino, es prepararse a veces sin pensarlo no?
Un beso grande!

Darío, es verdad. Algunos no lo son, y los que son no quieren serlo. Hay de todo....
Un beso!

DRACO dijo...

ponerse uno a pensar cómo sería el día del velorio de nuestros padres. en verdad que es raro. yo jamás imaginé el día del velorio de mis padres ni aiquiera cuando estaban agonizando y el doctor ya hasta había dado fecha de expiración.
pero no te sientas culpable ni mal por ello, la mente tiene esas cosas así de extrañas que uno no puede controlar.
un beso.

Elmo Nofeo dijo...

La mente humana es una máquina prodigiosa de generar ideas, en los momentos de tensión es cuando más trabaja.

Libérate de tensiones.

Marite Alarcón dijo...

Draco, sí... es raro. Por eso me da como que pensar. Pero ya pasó y creo que de todo aprendemos, hasta de los pensamientos que nos asuntan un poco.
Un beso!

Marite Alarcón dijo...

Elmo, ufffff, es increíble lo mucho que puede maquinar!

Beso!

ludobit dijo...

y es q alguien finalmente tiene q tomar la foto.
q tus dias buenos continuen, marite, eso espero. besos

Marite Alarcón dijo...

Gracias Ludobit, en esas estamos.
Beso!

El heroe de mi vida