Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

14.1.13

Una difícil decisión

El final no fue el que yo esperaba después de todo. Coco se fue y me deja un profundo dolor en el corazón, y es que me cuesta entender lo que trata de decirme la vida. Rescato una vida de la cruda calle, siendo solo una bebé de 7 meses a lo mucho, la coloco en un hogar en el que al parecer estaban dispuestos a darle todo el amor del mundo y le doy una estadía, no en un hotel 5 estrellas, en una clínica veterinaria a su altura - en la misma que se atienden Bruno y Ramón para no hacer distinciones - y sólo a los 3 días de llevar una vida como se lo merecía desde que nació, su pequeño cuerpito empezó a indicarnos que esos meses fuera le estaban pasando factura. 

Primero fiebre, su naricita seca y su decaimiento nos ayudaron a levantar la mano y pedir algo más de ayuda. Felizmente que aún seguía en el veterinario hospedada esperando sólo la fecha en que su nueva familia la recogiera. Sin nada de apetito, ya ni las galletitas que tanto le gustaban quería comer, el juguete que le regalaron con el que me recibía cada vez que la iba a visitar pasó a un segundo plano. Sólo quería dormir y nada más que dormir. Luego empezaron los síntomas más preocupantes, moquito denso en su nariz, pero a pesar de que las dos pruebas de distemper dieron negativas seguía sin ganas de nada. Algo tenía que estarle pasando. El suero empezó a correr por sus venas para alimentarla de alguna manera, era increíble cuánto había decaído en solo unos días. Una ecografía nos indicaría que su intestino tenía una "intususcepción", en castellano, su intestino delgado estaba obstruido con el grueso y había que operarla de urgencia. El viernes en la noche le pusieron anestesia y a operar de urgencia, al día siguiente la búsqueda de donantes de sangre perrunos parecía de película. Encontramos lo necesario y empezamos el proceso de recuperación. No quedaría ahí todo, luego de la intervención vinieron los vómitos y las diarreas sanguinolentas. Algo estaba pasando y yo temía lo peor. 

Ayer no era ni la sombra de lo que fue ese sábado que la recogí de una transitada pista. Ya no era ella. Postrada en su canil con una vía de suero en la pata me miraba de reojo. ¿Qué me estaba diciendo? A caso me agradecía por haberla ayudado y estar siendo atendida de esa manera. O tal vez me decía que mejor no la hubiera recogido. Qué difícil mirarla así. Era realmente triste.


Así es como yo, siempre la recordaré...

Hoy, el panorama estaba más claro para mí. Había aparecido una segunda intususcepción y los riñoncitos ya no le funcionaban. Estaba hinchadita y ahora su mirada era mucho más predictiva. "Sácame de este mundo" estoy segura que me decía. Yo no dejaba de pensar en que era un mal sueño. A caso no la había rescatado, no estaba a la espera de su nueva familia para jugar y crecer feliz, no era posible que algo parecido a la muerte esté pasando por mi cabeza. La miraba de nuevo y le tocaba su naricita una y otra vez. Estaba sufriendo. Y una operación más no creo que haya sido la opción más acertada. 

Con todo el dolor de mi corazón, y con lágrimas en los ojos le agarré la cabecita y le dije eso que temí desde ese viernes que me dijeron que estaba un poco anémica "chau chiquita. Te juro que hice todo lo posible por salvarte. Te lo juro". 

Me fui sin entender muchas cosas y cuestionándome otras. Pero sobre todo me fui decepcionada de cómo se desenvuelve la vida. Un día puede estar todo bien, pero al siguiente un mundo se termina. Queramos o no.

Nunca me olvidaré de ella, sus ojos saltones y sus patitas largas como palitos de tejer. Estoy segura que vino a mi vida para enseñarme algo que aún no logro entender. 

Así es como yo la recuerdo... no como esa almita en declive que vi hoy hace unos minutos.

Descansa en paz Coco... 
El cielo te espera con globos y muchos jardines para jugar.



* Gracias Vane... esto no hubiera sido posible sin ti y tu enorme amor por los animales. 

36 comentarios:

Anónimo dijo...

muy triste lo de coco... pero me pongo a pensar .. que por lo menos ... tuvo un final de amor y cuidado y eso sólo tú se lo diste... muy lindo tu gesto.

Yosoy Xhabyra dijo...

y bueno,... al menos no murio aquel dia en aquella transitada pista.

le diste unos ultimos dias con atenciones y sobre todo,.. le hiciste sentir que se iba teniendo el cariño de un humano

Xhaludos

BocaDelcielo dijo...

:(

Pancho dijo...

ay no, que triste, que feo, yo tampoco entiendo lo que me quiere decir la vida, osea, algo nos gritan con estas cosas...caray, te mando un abrazo por esta dolorosa perdida :(

Anónimo dijo...

Que triste Marite, no tengo palabras, hiciste lo que pudiste, a veces lo que pasa no es lo que pedimos pero entendemos que es lo mejor, yo tambien me enamore de su carita cuando vi su foto la primera vez. Mi perro tambien se llamaba coco, murio hace tiempo, le hizo compania a mis padres antes de irse.
Te mando un abrazo, me das mucha ternura, ternura de hija.
Que sea bendecida. K.S.
Mientras me despedia recibi llamada de mi ahijado en Mexico, me puso feliz, soy un sube y baja de emociones, asi es la vida, verdad Marite?
Por cierto me preguntaste si tenis blog, lo tube lo llame Kindred Spirits, duro poco, mala experiencia, hice contacto con una persona para animarlo y creo se malinterpreto mi entusiasmo, en verdad yo solo que queria levantar su animo. Estoy pensando en reabrirlo.

sergio feldmann dijo...

Ufff, te juro me he puesto a llorar, no hay nada que me conmueva mas que los animales, sobre todo los perros. Y encima entre a tu blog para ver si habia novedades de Coco. Que bueno que Coco se haya encontrado con vos y no se haya tenido que ir solita, y en la calle. Algo nos dejó.

Pumara dijo...

lloro, que triste
recuerdo que la salvaste y todo lo que hiciste porque la cuidaran y este sana, y a pesar de que ya ni tenias espacio para un animalito más.
Que pena, q terrible.
Pero te aseguro que coco estará agradecida donde este, y en el cielo te esperara para jugar contigo.

Marcelo Gasan dijo...

chess he soltado una lágrima. Que triste. A veces no logro entender al que gobierna esta vida.

Darío dijo...

Un abrazo.

Mina Treintañera dijo...

Mi reina, ya te lo dije ayer, te lo vuelvo a decir, gracias a ti ella tuvo algo más que esos días fríos y solitarios en la calle, sin sentirse querida e importante. Se ha ido atendida, mimada, cuidada y llena de amor. Tuvo una muerte digna, como todos lo merecen, no aplastada en cualquier esquina, donde nadie se percataría siquiera que ya no está. Una vez, por una de las tantas actividades del cole, tuve que irme al km. cuchucientosmil de la panamericana y cuando ya no tenía idea de donde estaba, era cada poquísimos metros, ver un perrito atropellado al borde de la pista, como si hubieran estado a puntito de llegar al otro extremo y en ese momento los golpeó un coche. Fue horrible, se me salían las lágrimas porque era una imagen espantosa. Coco no se fue así, se fue sabiendo que la quieren y contigo a su lado, eso es mucho más de lo que te puedes imaginar, porque gracias a Dios, tú siempre has tenido una familia unida y amorosa para cuidar de ti, en cambio hay muchos, que darían lo que fuera por un día de todos los que vivimos junto a nuestras familias, no solo perritos, sino ancianos, niños, etc. En serio, haz hecho por ella mucho más de lo que crees.

Un besote grandote, te quiero un montón.

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Marité. Que triste final, de verdad. Me ha conmovido, porque SE lo que es amar y cuidar a un animalito. Como te dice Lenya, estaba escrito que esa perrita se iría antes de tiempo, pero no tirada en la calle sin que nadie le demostrara lo importante que era. Por algo suceden las cosas, no existen las casualidades, tenlo bien claro. Estaba ya planificado que te creuzarías en su camino y viceversa. Y al menos, sus últimos días estuvieron llenos de amor, cuidado y atención, hasta el momento en que cerró sus ojitos.

Duele y jode que sucedan estas cosas, pero repito, por algo suceden las cosas. Considérate bendecida de haber hecho todo lo que estuvo a tu alcance.

Te mando un abrazo muy grande.

LUCHO

FrancHis Neumann dijo...

Acá justo le digo a mi amiga Zare (que acaba de regresar de viaje) que se murió la perrita... y resulta que tb ella había leído lo de Cocó! Pensé que no sabía nada. Que penita, Marité. Al menos no se fue sin conocer lo que es el cariño de alguien tan bueno como tu. Fue una sabia decisión el recogerla, pese a que el resultado final no fue el que todos, tú y tus lectores, esperábamos. Ya debe estar arriba, feliz, con todos aquellos que están un toque más arriba que nosotros y que se fueron aunque no comprendamos el porqué. Deja una sabia lección y de seguro no la olvidarás.

Besazos,

Yop (FrancHis)

Marite Alarcón dijo...

Anonimo, no sé ya qué pensar. Me siento profundamente triste.

Xhabyra, pero quién sabe, y si se salvaba en la misma calle. Tal vez yo cambié su destino. Eso me mata de solo pensarlo.

Boca, sí... :(

Pancho, mi rey, es muy fuerte todo esto. Siento que me supera. Aunque sólo haya estado con ella 1 semana.

K.S, gracias por escribirme. De verdad que sigo muy triste. Me cuesta mucho entender los designios de la vida. Creo que nunca los entenderé. Sé que todo pasa por algo, pero no es justo. Ya mucho peso estoy cargando...

Sergio, no sé que decirte. Me pregunto qué hubiera pasado si no la recogía. Hubiera vivido? Tal vez yo cambié su destino, eso me parte el alma. Mucho...

Pumara, a pesar de todo no fue suficiente. No entiendo qué es lo que me quiere decir la vida. Qué tengo que aprender!!!

Marcelo, yo no entiendo nada. Te juro que no tengo ganas de hablar, de reír, de dormir, es un luto. Y sólo estuve con ella una semana, ella hospedada pero yo visitándola siempre. Me duele mucho. No sé ya qué pensar.

Darío, gracias... los necesito.

Marite Alarcón dijo...

Lenyis, sé lo que me dijiste ayer. Pero te juro que es inevitable ponerme mal, no dejo de llorar desde ayer y antes de despedirme de ella le pedí perdón por no poder hacer más. Perdón por sacarla de la calle, pues tal vez en ese lugar debió quedarse para no morir. Qué se yo. Ya no entiendo nada de nada, y mientras más pienso, menos entiendo. No se supone que debía salvarla? Qué pasó entonces! Le di todo lo que pude, hice lo imposible, lo que hubiera hecho por mis propios perros. Y eso para qué??? Dime, para qué! Por Dios, me siento tan impotente, tan frustrada. Ya no sé que pensar...
Gracias por las palabras.
Siempre me caen bien. Te quiero mucho!

Lucho, me hubiera gustado verla crecer. Jugando feliz y dando lenguetazos como la conocí. Es duro darse cuenta que estamos en un mundo loco... nadie se libra...
Un beso.

Franchis, cómo sabía Zare? En verdad no sabes cómo me duele. Ha sido una decisión terrible. Pienso mil cosas, y hasta pienso que si no la hubiese recogido no hubiera enfermado. Me asusta pensar lo difícil y rara que puede ser la vida. De verdad me asusta.
Un beso.

Damian dijo...

pobre perrita parece que no estab destinada a permanecer más tiempo, es muy bueno lo que hiciste por ella, pero ves que quizás si le tocaba irse ese día que la encontraste.
=(

Nelson dijo...

Estamos agradecidos por lo que has hecho. Tenes que guardar la tranquilidad que hiciste lo que pudiste y debiste. Sabes que quizá lo más fácil era desviar la mirada así que tomate una cerveza (o lo que prefieras)y suelta una sonrisa en recuerdo de Coco, ella está de tu lado. Y a tu lado.

[Maxwell] dijo...

:(
Hey que pena, leí hace días que estaba de lo mas normal y que lo pudiste salvar. Ayer me enteré de esto, una pena en verdad y lo que escibiste hoy no puede creerlo.

Pero no te preocupes, hiciste mucho por él y te sigo diciendo que refleja que eres una gran persona.

Un abrazo u.u

Gary Rivera dijo...

Oh que entrada para más triste, que pena, se que el consuelo es poco, pero ¿qué se hace en estos casos? ¿Prolongarle la vida para que sufra más? Creo que lo mejor es NO prolongar el sufrimiento. Una pena que no pudiera vivir más! Lo primero que pensé mientras te leía es que la vida es breve si la comparamos con el tiempo que estaremos muertos, ponte a pensar en esa frase y luego ve y abraza a tu esposo! Atesora cada segundo juntos! Llama a tus queridos y diles lo que sientes!

Marite Alarcón dijo...

Damian, puede ser. Pero prefiero pensar que por lo menos no sufrió al irse. Es muy triste.

Nelson, lo sé. Pero me cuesta aceptarlo, es muy duro para mí. Quise verla feliz con una linda familia que la quiera y le de mucho amor. No fue posible y eso me parte el alma.

Marite Alarcón dijo...

Max, no tienes idea lo mal que me siento. Me frustra pensar que no pude hacer más. Quise, pero no fue posible. Hubiera corrido la misma suerte si se quedaba en la calle? No lo sé... me da mucha pena...

Ay Gary... qué es lo que querrá decirme la vida? No estoy segura de ello y me da mucho coraje. No es suficiente ya?

Breki dijo...

Ouuw Marité que bonito y que triste a la vez. Es bonito darle hogar a esos pequeños seres que la gente olvida, es bonito hacerles saber que aun pueden ser felices, pero a veces esos daños en primeras causan este tipo de cosas luego.

Ten presente que con sacar a ese pequeño ser de donde estaba en la calle, hiciste mucho mucho, sonríe porque lo hiciste y fue bueno, lastimosamente las cosas pasan, supongo que por algo, no lo se, y es cierto, un día podemos tener vida, el otro día quizá no. =(

Adoptar es bueno!!!
Espero que luego te animes y sales otra vida. (:

Un abrazo enoorme!! Animo.

Edch dijo...

Hiciste todo lo posible, pero su destino ya estaba marcado lamentablemente. Que en paz descanse Coco, se ve muy bonita en las fotos que tomaste.

En mi casa también tenemos un perro que recogimos de la calle. Pese a todos los cuidados que le damos, con visitas periódicas al veterinario, galletas para perros, baños y ejercicio físico, el pobre padece cada cuanto de cuadros epilépticos. La vida en la calle es dura y para los perritos aún más.

Un abrazo.

Marite Alarcón dijo...

Breki, que lindo tu mensaje. Gracias por darte una vuelta por mi blog. Es cierto lo que dices, pero para mí me d¿sigue pareciendo una pesadilla. No puedo creer que haya tenido que pasar esto. Me siento muy triste, no pude salvarla por completo, solo tuvo 3 días felices y después cayó mal. Por qué la vida será así? No lo entiendo...

Un beso grande.

Marite Alarcón dijo...

Edch, lo mejor es adoptar. Tantos perritos nos necesitan... En serio es super complicado todo esto. Pero me duele pensar que tal vez si la dejaba en la calle no se pondría mal. Es la mente engañosa que nos juega en contra a veces cuando pasan cosas malas.

Gracias por las palabras.

DRACO dijo...

lo lamento mucho marité. a veces parece que el destino estuviese en contra de nuestros deseos por más correctos que estos sean.
ten la tranquilidad que hiciste todo lo humanamente posible por darle una superior calidad de vida a coco.
un beso.

Paty dijo...

No sé si algún día alcanzaremos a descifrar todo lo que la vida nos quiere decir, a través de este tipo de cosas. La vida me sigue pareciendo tan inherentemente injusta.

Elmo Nofeo dijo...

Hiciste lo que debías hacer, mucho más de lo que haría cualquiera de nosotros; Coco les contará a los demás (donde quiera que vaya) que también en la tierra también hay ángeles para perros.

Marite Alarcón dijo...

Draco, en verdad sí. El destino está un poco loco. Creo que quiere jugar o decirnos algo que es imposible de entender. Al menos por ahora.
Un beso.

Paty, exactamente. A mí me parece tan extraña. No sé por donde quiere ir, tampoco qué me quiere decir.
Es muy raro todo.

Elmo, que lindas tus palabras. En verdad me emocionó mucho al leerlo esta mañana cuando abrí los ojos.
Un beso.

Munani dijo...

Que penita Marite, supongo que así debió ser, una lección cuya respuesta encontrarás en su momento, por ahora solo te mando un abrazo para aliviar la pérdida. Demás está decir que Cocó tuvo la suerte de encontrarte. Un abrazo!

Marite Alarcón dijo...

Gracias Munani. Es muy triste y duele mucho aún...

Un beso!

Kikin Rispa dijo...

Es mejor dejar ir para no sufrir... ahora descansa en paz. Tu tambien buscala en su descanso.

Marite Alarcón dijo...

Kikin, es lo que trato de hacer... pero es difícil porque no puedo dejar de pensar en ella.

FrancHis Neumann dijo...

Mi bella Ekaterina Mosh tb es adoptada. Bueno ahora la gata ingrata es mas de mi mama que mia jajaja <3

El otro dia, una amiga me contaba que compro un perro a $1000. Y despues de un par de meses lo cambio porque conforme iba creciendo se le salia lo chusquito... yo sólo me preguntaba cómo podía cambiarlo como si fuera una prenda de vestir o algo asi...

Lo de la adopcion es algo muy hermoso, mucha gente en verdad no lo entiende, sólo los que tenemos la satisfacción de haber rescatado una vida realmente lo sabemos.

O al menos yo lo sé cada vez que Ekaterina Mochi me sigue y me ronronea paseando entre mis piernas!

Un besoo!!

Marite Alarcón dijo...

Franchis, entiendo perfectamente lo que me dices. Yo pienso lo mismo que tú cada vez que Ramón me recibe con un ataque de lenguetazos y coletazos. Es lo máximo ese sentimiento. Pero no puedo evitar ponerme profundamente triste por la suerte de mi hermosa Coco... tan chiquita ella. Se me parte el alma en mil...

Un beso...

ludobit dijo...

:(

Marite Alarcón dijo...

Así es Ludobit :(
Aún me duele mucho...

El heroe de mi vida