Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

6.6.14

Temblores

Hace unos días nos tocó tarde de temblor. No es el primero que viven mis mellis en la panza, pero creo que hasta ahora sí es el más fuerte que les ha tocado. Además, como que la situación en la que me agarró el movimiento no era la mejor. 


Ese fue mi segundo día de descanso médico por el asqueroso resfrío que me cogió de la nada. Un segundo día que no pude tomar por algunos temitas laborales que, en fin, la cosa es que no descansé. Más bien, tuve una reunión con uno de mis clientes a esa misma hora. 

Todo estaba tranquilo, pero ya hacía unos días pensaba en mi loca cabeza “hace bastante tiempo no hay temblores… qué miedo, ojala que no se venga THE BIG ONE”. Pero rápidamente pasaba a otro tema y pensamiento que me hacían bloquear ese negativo que quería tomar mi cerebro. 

Lo peor es que uno ya se acostumbró a esperar los temblores en la noche. Parece que aquí prefieren despertar a la mala sean las 3:00 AM o las 6:30 AM como diciendo “ya anda párate y báñate que empieza el día”, de lo peor. Y bueno, la parte bonita de cuando pasa esto es que estamos juntos, con la familia, pero si te toca uno de día o de tarde todos afuera! Y cómo harías? Ya quedaste un punto de encuentro por si es algo catastrófico??? Me acuerdo la vez del terremoto de Ica (lamentable), nadie sabía qué hacer, incluso mi papá quería salir a buscarme (según él me imaginaba tirada en la pista atropellada por una combi o algo por el estilo). Felizmente, después de horas por el tráfico llegué a la casa y todos por fin respiraron en paz. Ya sabían de cada uno, solo faltaba yo porque los teléfonos estaban muertos. 

El punto es que ya quedamos con Lalo que el punto de encuentro sería en la casa. Pase lo que pase él no vendrá a buscarme porque sería interminable! Miento, sí vendría a buscarme… ay ya no me acuerdo, parece que tenemos que hablarlo de nuevo. 

Y ese martes el temblor no fue tal la magnitud pero al menos ya no congestionamos los teléfonos. Nos comunicamos por mensajes o wapp para que todo fluya mejor. Mientras yo, lloré ridículamente en la cara e mi cliente. Antes hubiera salido corriendo, no sin antes agarrar mi cartera y decir como loca “nos tenemos que ir, nos tenemos que ir”, una y otra vez. Ahora, es distinto, tengo dos vidas adentro mío y son ellos lo que más importa, así que ahí plantada me quedé. Diciendo lo mismo pero respirando para tratar de calmarme, tapándome la cara imaginando que nadie se dio cuenta de las lagrimitas que se me comenzaron a salir. 

Un piso 5 es bajo, pero no tan bajo como para sentirlo más fuerte de lo que realmente fue. 

Pasé una prueba más, puedo y podré ser capaz de cuidar a mis hijos y creo que hasta el miedo a los temblores cambiará un poco de ahora en adelante.

18 comentarios:

FrancHis dijo...

Jajajaj yo recién había vuelto a la casa!! Regresé antes ese día, estábamos solas la gata y yo, la gata afuera, en el patio. Yo ya iba a salir y pensé: "y la gata?" y entró hecha un peeedo maullando por la ventana. Fue fuertecito ah!!

Una vez me tocó uno fuertísimo en La Planicie, con mi sobrina de 4 años jugando a mi lado y la bebe durmiendo sobre la cama. Por instinto las agarré a las dos. Con esto te digo, SI SE PUEDE jejejejeje XD

Un besotototottote!!

Marcelo Gasan dijo...

El terremoto del 2007 fue en Pisco. Al día siguiente yo viajé a Pisco a ver a mis papás que viven allí hasta ahora para traérmelos a Lima (lo peor es que no podía comunicarme con ellos y no sabía nada, ni como estaban). En resumen, al final, no quisieron venirse conmigo y se quedaron allí.
Y como es el amor de madre, que mi mamá estaba preocupada por nosotros y pensaba “dónde habrá sido el epicentro” y el epicentro había sido Pisco.
Sé que vas a ser una buena madre cuando tengas a tus bebés y te comportarás a la altura de las circunstancias. Un abrazo.

Emil Sinclair dijo...

El temblor de la semana ha sido muy fuerte, definitivamente yo superé la velocidad del sonido porque ni bien empezó a temblar aparecí en medio de la calle. Ahora que mencionas lo del punto de encuentro en mi familia no lo hemos conversado :S queda pendiente.
Me alegra saber que andas bien no me imaginó en tu estado un temblor waaaaa de seguro a mi ese mismo rato del miedo se me rompía la fuente (claro si fuera mujer) pero en verdad eres muy valiente y fuerte :)

Un saludo. :)

DRACO dijo...

hacen bien en tomar todas las precauciones posibles pues todos los sismos no son iguales.
del terremoto de haití de hace años aprendí que cuando el epicentro es más cerca a la superficie es más devastador y de lo que ocurre en ciudad de México me sorprendió saber que la ciudad está asentada bajo ¡5 fallas geológicas! pobres. con razón de vez en cuando en forma muy seguida tienen sus terremotos.

un beso.

aristio dijo...

Yo estoy en el piso siete y aqui se sintió fuerte. Pero no salí estaba con un expediente muy entretenido, el resto de compañeros si salieron.

Un abrazo.

Darío dijo...

Que el temblor sea sólo temblor, amiga y que esos niños sigan creciendo dichosos ahi adentro... Un abrazo.

Marite Alarcón dijo...

Francvhis, me maté de risa xq te imaginé tal cual maullando!!! jajaja Yo tb hago con Bruno eso como loca le digo "vamos a la calle, vamos a la calle" para que salga de donde esté! Más ahora que no puedo cargarlo! jajaja
Beso!

Edu, sí claro que fue en Pisco. Yo tb fui a la zona afectada por trabajo. Para llevar ayuda social, de verdad que fue muy fuerte todo. Qué hermosa tu mamá! Gracias a Dios no pasó nada!
Un beso!

Emil, jajajaja yo odio los temblores, pero debo confesar que ahora me controlo más. Debo hacerlo!
BEso!

Draco, son necesarias las precauciones! Aquí también tenemos fallas geológicas! buuuu!
Un beso grande!

Marite Alarcón dijo...

Aristio, yo tb estoy en el 7!!! Pero ese día estaba en la ofi de un cliente! Qué miedo!!!
Beso!

Darío, así es!!! Que sea solo temblor, cosquillitas en mi panza!
Besoteee!

la MaLquEridA dijo...

Tranquila, mantén la calma para que puedas pensar y hacer lo correcto. No esperes el gran temblor quizás ni llegue y tu te angustias.

Abrazo triple

Tigreton dijo...

woo,,,yo odio los temblores, me ponen muy de nervios y muy histerico y ahh ah ah,,,,lo siento vivi muchos años en el centro y ahi si se senti bien gacho...snif.
slaudos temblorinos XD

Elmo Nofeo dijo...

Lo bueno, es que los temblores siempre me agarran en el carro y no los siento;
lo malo es que cuando me enteró y llamo a Mamuska, ella en lo cuenta diciendo que "duro casi una hora".

Marite Alarcón dijo...

Malque, así es. No lo espero! Pero hay que estar preparados por si acaso nada más!
Beso!

Tigrin, si!!! Yo tb los odio de verdad!!!

Elmo, jajajaja esa Mamuska me cae tan bien"

Jo dijo...

los peques ahi flotando en la pancita seguro que ni se inmutan
:)

esperate a los que ellos te harán sentir jajaja

Marite Alarcón dijo...

Jo, esperemos que no se inmuten! Yo esperando los terremotos que ellos me causarán con mucho amor!
Beso!

[Maxwell] dijo...

Tienes que cuidarte y mantener la calma por ellos.

Estuve en la universidad, pareció un verdadero simulacro xD fue fuerte, estaba subiendo al 3er piso.

Saludos

LUIS GUADALUPE dijo...

Hola Marité. Felizmente no lo sentí porque estaba en la calle, sentado en una combi. Pero sí supe que fue fuertecito.

En tu caso, no debes perder la calma porque ya no estás sola, tienes dos vidas dentro de tí, que dependen totalmente de tí.

Un abrazo grande.

LUCHO

Marite Alarcón dijo...

Max, claro que sí! Ahora primero son ellos, y segundo también son ellos!
Felizmente me controlé!
Beso!

Marite Alarcón dijo...

Lucho, bueno que buena suerte Lucho! Fue fuerte! Claro que sí, ahora veo por dos vidas :)
Beso!

El heroe de mi vida