Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

30.5.11

Después de la tormenta, vienen pequeños huracanes...

Dicen que después de las tormentas siempre llega la calma. Aun no termina la más grande tormenta por la que creo estar pasando, pero dentro de ella, hay muchos mini huracancitos que vienen de la nada. Así como llegan, de la nada también se van. Y así como se van, el ciclo de vida de la calma es muy corto. Pues no tardará en formarse el otro mini tornado, o como lo llamemos, dependiendo de los rezagos y de su grado de destrucción al final.

Debo reconocer que la semana que pasó atacó mi lado más fiero y mi nervio más delicado en extremo. En resumen, me dejé llevar por el estrés y la sobre carga de los temas matrimoniales, pre convivenciales, y los que faltan "por construir" en cuanto a nuestro nuevo y espero dulce hogar. Pero como todo lo que comienza, termina de una u otra forma, la semana se acaba el viernes y ese mismo día por la noche le puse punto final a mi cara de cemento viejo con olor a amargura injustificada. Rabieta pura, como muchos le dicen.

Fue lindo mientras duró. Fuimos cariñosos en extremo, nos dijimos una y mil veces cuánto nos amamos y recordamos la verdadera razón por la que elegimos dar este importante paso: por pasar el resto de nuestras vidas juntos. Hasta hacernos viejitos como decimos siempre. Me pasó la mano por la cabeza muchas veces, me dijo que me entendía y tocó mi corazón. Lloró conmigo, reímos también, hablamos un poco de sus preocupaciones en el trabajo y los malestares en el mío. Me escuchó, y lo escuché con atención. Esperamos que se haga de noche y cerramos los ojos juntitos. Aunque en cuartos separados como siempre, no te preocupes. Al día siguiente, lo desperté con un besito en la frente, y me respondió con un tierno y clásico "enanita". Hablamos de ti y me preguntó como hubiera sido tenerte de suegro. Nos quedamos callados por unos segundos y nuestros ojos parecieron espejos. Se llenaron de aguita tierna y nos abrazamos con el alma. Te sentimos sin duda. Elegimos la canción que bailaremos y volvimos a llorar. Pasamos el fin de semana más tranquilo pero más hermoso de la tierra...

... hasta que llegó el momento de decidir...

Tuvimos que tomar la decisión de dar en adopción a ese mágico ser que encontramos, salvamos y dimos abrigo sin pensar en lo que traería consigo más adelante. Nunca medimos la magnitud de las consecuencias por llevarlo a la casa de sus papás, incomodarlos y demás. Nunca pensé y solo actué en ese momento para salvarle la vida a ese pobre animalito. Ramón es parte de la familia ahora. Pero no podemos seguir teniéndolo como lo tenemos hace ya más de un año. Lo encontramos un 27 de febrero (27 justamente) y lo creímos una vez más enviado del cielo. Y ahora, creemos que será un 27 que dejaremos de verlo. Con mucha pena y dolor.

Una tormenta más entró al camino del mega ciclón. Espero que esta vez, la solución no me saque más lágrimas de las que ya derramé este año. Ha sido duro. Sin duda.

Me dará pena, se me partirá el alma, pero ya me dijeron que no. Y como soy humana, entiendo que no es no. Nada que un sí a medias, y tampoco un veremos después. No, es no.

Dame una manito por favor.
Fuerzas como las que tú ya sabes. Como las que ya conoces.
Esas que necesito cuando quiero y debo lograr algo.
Ayúdame a que tu pedido en el sueño de Gise se haga realidad.
Ayúdame a hacerle caso a esa frase que se quedó dibujada en mi mente aun así no la pude ver en directo:
"Ya no llores más hijita..."

Te prometo no hacerlo... si tu me ayudas.
Así como pusiste a Lalo en mi camino, ayúdanos a encontrar una familia nueva para Ramón. Que lo quieran, engrían y traten con amor.
Tu sabes que es uno de los perros más nobles que puede existir en el mundo.
Un angelito como tú.

2 comentarios:

Bren dijo...

Que linda foto, pero que penita eso de despedirse de "Ramón" seria genial que encontrarán a alguien q sea amigo de ustedes asi puedan visitarlo...espero que eso pase.

Un abrazo amiga bloggera,ánimos y fuerza para ese momento!

Marité dijo...

Ay Bren por fas ayúdame!!! Necesitamos encontrar una familia que lo ame y lo engría como nosotros lo hemos hecho hasta ahora!

:(

Gracias por las fuerzas... las necesito...

El heroe de mi vida