Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

19.5.11

Primera parte

Tienen ya 53 años de casados y parece que el amor sigue tan vivo como cuando ella tenía 17 y él 26. Se prometieron amor eterno y aunque firmaran los papeles que firmaran si se apagaba la chispita, dentro de sus corazones sabían que ninguno de esos papeles sería aprobado por el de arriba. Ante sus ojos siempre serían marido y mujer. Como él mismo lo repitió más de una vez, hasta que la muerte los separe. Porque solo ella, podía separarla de su único y gran amor.

... a veces solo ella es la que puede acabar con los amores más grandes...

Ayer escuchamos la historia de Ángela y Carlos. Una pareja que pasó por crueles tormentas y violentas tempestades, pero ahora viven en la calma total, y mejor aun, gozando de todo lo que se merecen por entregárselo todo el uno al otro. Sin pensarlo, y también sin querer, se me escaparon un par de lágrimas y varias sonrisas de emoción. Me identifiqué mucho con ellos.

Bajita, un poco gordita y tan risueña como solo una persona feliz puede serlo, ella contaba sus experiencias como si estuviera hablando con sus propios hijos. Él, un poco más alto, canoso y con lentes típicos de abuelito cariñoso la miraba con la ilusión de un niño asintiendo a todo lo que decía. Juntos, me hicieron pensar en ustedes. El mejor ejemplo para mi futuro. Que aunque no tuvieron la oportunidad de llegar a esos 53 años, fueron la pareja que todos desean llegar a ser. Los que pasaron por momentos lindos que luego fueron atacados por las grandes piedras que se interponen en el camino de la felicidad, que, a empujones, ambos fueron apartándolas del mismo para poder andar. Y a pesar de no llegar juntos a la meta, pues tú te adelantaste para seguro preparar todo para cuando ella te alcance (espero que en muchos años más todavía), siguen caminando de la mano. No literalmente, pero sí con el alma. 

Miraba a los dos tan atenta, que casi sentí como si la charla fuera solo para mí y para Lalo. Nuestras miradas se pegaban más de una vez por minutos y con los ojos de una niña, me di cuenta que a lo largo de mi vida tuve una Ángela y un Carlos que lo dieron todo por esas cuatro patas que mantenían en pie el tablero. Y qué coincidencia que justo nos hablaron de las "cuatro patas". Sigues de tablero donde tus cuatro patas te soportamos. Sin duda estás presente en todo momento. Sea para enseñarme algo, o para recordarme que a pesar de todo, sigues aquí. Conmigo.

Fue linda, pero la mejor charla antes del matrimonio no la recibí ayer. Fue preciosa y muy reconfortante, y estoy segura que la de hoy será igual de genial, pero no serán las mejores. Pues esas las recibí desde que llegué a este mundo. Y aunque en el fondo de mi corazón tenga una heridita que aun llora por no verlo con mis propios ojos, sé que en algún momento, viejitos los dos, se tomarán de las manos y caminarán por la orilla de la playa sintiendo el viento en sus rostros. Se despertarán juntos de nuevo para verse las arrugas y admirar con amor cada una de ellas. Se ayudarán a subir las escaleras y conociéndote, aun querrás manejar tu carro aunque te griten en la calle que no manejes más... serán los viejitos más enamorados del mundo...

... aunque tal vez solo lo sean en mis sueños...

3 comentarios:

Ricardo Miñana dijo...

Hoy en día es dificil llegar a esos años de casados, aunque no imposible, se han perdido muchos valores que nuestros padres y abuelos tenían, y parece mentira, porque la vida es amor y fuera del amor solo está el vacío.
escribes muy bien.
un placer leerte.
feliz semana.

Bren dijo...

OHH muy lindo :) hay una canción de un pata q toca música católica y no dice hasta que la muerte nos separe sino "hasta que la muerte nos una mas"...

Las almas que nacieron para estar unidas no se separan jamas.Recordé la pelicula diario de una pasión!
en fin...
Y lo que se ha perdido hoy en día es la capacidad de amar...pero tu y tu novio la tienen así tu matri no será una estadística mas sino una verdadera union de amor :)

Marité dijo...

- Ricardo: Gracias por tus palabras. Es cierto, mucho valores se quedaron en el pasado, solo en un recuerdo, pero creo que está en las manos de uno mismo hacer que esos valores vuelvan a ser valores después de todo.

- Bren: Tan churra como siempre... amé la frase y en este momento me pongo a buscar la canción. Tienes toda la razón como siempre mi querida enciclopedia humana... las almas que nacieron para estar unidas, no se separarán por nada ni por nadie. Jamás...

El heroe de mi vida