Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

31.5.11

Se fue mayo

Se acabó mayo y empieza un mes lleno de metas, cumpleaños importantes, pendientes que cumplir y sueños que se convertirán en tangibles en unos días.

- Empecé a ir al gimnasio por fin. Esperemos que al ser un regalo de mi mami por mi cumple, no me vengan esas locas flojeras que me impiden despegar mi humanidad de la cama, la silla o el asiento del carro. Me acuerdo que muchas veces que estaba inscrita te molestabas conmigo porque viniendo del trabajo no paraba hasta llegar a la casa. Y eso que el gimnasio está de paso. “Es como si estuviera en piloto automático y no el carro no para hasta llegar a la casa papi”. Ahora, ya no hay freno que valga. Los meses se hacen cortos y la carrera contra la gordura es más difícil mientras llega octubre. Quiero entrar caminando y no rebotando a la iglesia.
- Aprendí a escuchar con el corazón aunque no tenga oídos. No solo se escucha con las orejas sino también, cuando uno es noble y puro de sentimientos, el corazón puede llegar a entender lo que otros no. Por eso encontré la manera de no pelear con los que quiero sino tratar de llegar a un acuerdo que nos permita sonreír y ser un poquito más felices mientras dure la vida.
- Me di cuenta que mientras menos amigos verdaderos tengas es mejor. No te critican ni te hacen desplantes por las puras. No mal interpretan lo que se puede decir porque están tan compenetrados que solo basta con una mirada o una palabra para entender la completa historia.
- Empecé a marcar en el calendario los meses que ya se fueron desde que Lalo me dijo para ser su esposa. Es increíble pensar que solo quedan 4. Y eso, casi 3 para el civil. El que vale! Aunque aun tengamos que esperar la aprobación del está allá arriba para poder vivir juntos.
- Valoré un poco más lo que tengo y dejé de pensar en eso que me falta. Lo lleno todo solo con el amor que recibo y la inmensa capacidad que tengo yo para darlo.
- Empecé nuevamente a rezar en las noches y me sentí mejor. Más aun cuando lo hacía con Lalo por teléfono o antes de dormir los fines de semana.
- Aprendí a pedir no solo por los que quiero y los que me quieren, sino también por los que me hicieron daño y disfrutaron al hacerlo. Pedí por ellos porque tal vez así, de alguna manera, sepan realmente valorar lo que tienen en el aquí y el ahora.
- Me volví un año más vieja por fuera y un año más madura por dentro. Las miles de ideas gaseosas que flotaban en mi cabeza ahora reposan en una piedra invisible que solo colecciona las buenas y verdaderas vivencias que me hacen ser quien soy.
- Discurí por razones sin sentido, pero felizmente me di cuenta a tiempo de pedir disculpas. Otras no las ofrecí pero creo que ya están sobre entendidas.
- Sentí que llorar valía la pena si se trataba de una persona como ti. Llorar porque mi futuro esposo no conocerá al papá de la novia, porque no me podrás enseñar a bailar el vals, porque ya no escucho más tus chistes ni tu risa burlona.
- La casa que en algún momentos creímos imposible llegar a tener, ahora es una realidad. Podremos cruzar el umbral que separa nuestro territorio y sentirlo así por fin. Nuestro.

Aprendí esto y muchas cosas más que me hicieron buscar como dije hace unos días, mi felicidad en la de otras personas. No en mí misma.

2 comentarios:

Bren dijo...

Cuantas cosas se aprende y a veces no nos detenemos a meditar sobre ellas, leerte me hace darme cuenta de las que tambien he ido aprendiendo...cada día se aprende algo nuevo solo que la mayoría de veces ni lo vemos o valoramos.

:)besos!

Marité dijo...

Así es Bren. Y eso que si apuntáramos en un papelito al final del día lo que hemos aprendido en esas horas, a fin de mes te sentirías la persona más millonaria en el mundo. Millonaria en cuanto a aprendizaje :)
Buena idea no?

El heroe de mi vida