Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

3.5.11

Ilusiones de último día

Hoy es el último día que tengo para estar en la casa todo el día. Tengo muchas cosas por hacer y dejar encargadas para el resto de la semana.

Mañana será otra la historia de los días que vienen. Me seguiré despertando temprano, como siempre, pero lo único que me tiene preocupada, es que volveré al trabajo igual o más de cansada de lo que me fui hace más de una semana. Qué se le va a hacer. No pude tener las vacaciones deseadas pero al menos el depa ya está al 85%. Solo faltan 2 cositas que se me hacen recontra complicadas. Piña que tendré que verlas de lejos nuevamente. Y la que saldrá premiada es mi mami con todo lo que se le viene sola. Como lo tuvo que hacer los primeros meses del año que empezamos la construcción y Lalo y yo teníamos que estar lejos trabajando.

Espero tener unos 10 minutitos al menos para tirarme en la cama hoy por la tarde y poder decir: este sí que es mi día libre. Pero aunque no los tenga, espero con ilusión y un poco de miedo que sean las 7:00 pm. Hoy es mi segunda prueba de vestido.

Un poco de miedo porque si me dicen ahora que en lugar de dejar la aguja donde está hay que "aumentarle" un poco más de telita, lloro. En cambio si es como la primera vez que me lo probaron que me dijeron "o me he equivocado en las medidas o has bajado de peso porque voy a tener que meterle bastantes puntos a la tela". Fui feliz obviamente sabiendo que me esperaba un largo camino por recorrer hacia el destino de las "menos gorditas". Pero como esta semana he estado de "vacaciones" o lo que puedo llamar "días libres de trabajo para dedicarme al depa y matri", me he dado unos cuantos gustitos. Lo justo!

Cuando hablo de mi lucha contra los kilos se me hace imposible no acordarme las veces que estaba "a dieta" y en las noches bajada en medias (para que según yo no se escuchen mis pasos en la cocina) y me preparaba medio pan con lo que sea. Lo hacía tan despacito para que no suenen ni los cubiertos que me concentraba más que un mago en patines. Terminaba de prepararlo, dejaba todo en orden y a la hora de darme la vuelta para irme a mi cuarto ZAZ! aparecías parado en el marco de la puerta de la cocina cruzado de brazos mirándome fijamente con una sonrisita que delataba tu "no molestia conmigo". Del susto se me caía el pedazo del pan al suelo y ya no podía, obviamente, metérmelo a la boca. Tu objetivo era cumplido una vez más. Molesta te miraba al borde del llanto y te decía: "ay papi que pesado eres. Por qué me tienes que vigilar y seguir siempre". Daba mis pasos amargos (aun en medias) que ahora me dan risa y me iba con la panza vacía y la ansiedad asada a la cama. Ahora, me río de tus gestos de amor conmigo, ayudándome siempre. Como mi mami, pero ahora se me sigue haciendo difícil no molestarme cuando me "controla", ya no tengo 12 años. Pero bueno, ya aprenderé. Además, no hay kilo que no se pueda bajar: HE DICHO! A ver si me animas a meterme de una vez al gimnasio, pero sin sacarme en cara que cada vez que me meto solo voy un par de semanas. Pero es que ya sabes que mi problema es el tiempo. Las horas duran minutos para mí. Ese es cuento de ayer.

Y espero finalmente con ilusión que sean las 7:00 pm como ya te dije. Es indescriptible lo que siento al verme al espejo vestida, aunque sea molde, de casi blanco y como una princesa. Me veo y me imagino aun borroso ese 8 de octubre que está por llegar y sueño un poco. Solo un poco porque al volar demasiado pienso en ausencias obvias que me borran la sonrisa aunque no lo quiera.

Aun se me hace imposible entender que no estarás a mi lado literalmente, agarrándome la mano para que no tenga esos nervios que me caracterizan.

Me cuesta entender de una vez por todas que estarás a mi lado, pero una forma distinta.

Aunque ya pasaron bastantes meses... no lo asimilo.    

2 comentarios:

Bren dijo...

Esos kilos demas deben ser mas estresantes con el tema del vestido de novia no? yo llevo postergando el ir al gym mas de un año jajaja y en vez de comer menos parece que me hubieran dicho "debes engordar" en fin...

No tengo la mas mínima idea de lo dificil que debe ser aceptar su ausencia ese día pero no todas tienen un ángel que las lleva al altar no solo de la mano sino en sus brazos, porque así te llevara el, ese día tan importante para q tus nervios sean controlados y te sientas mas protegida que nunca...

un abrazo :) suerte en la prueba de vestido...

Marité dijo...

Fue exitosa Bren!!!
Ya me verás!!!

El heroe de mi vida