Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

20.5.11

Segunda parte

Durante todo el día estuve esperando que llegaran las 7:00 pm para poder ir a la segunda charla antes del matri. Tocaba con uno de los padres de la iglesia, que por cierto, ahora quiero que sea él el encargado de hacerme la famosa pregunta que suena algo como "aceptas a Miguel como tu legítimo esposo hasta que la muerte los separe?", y sabes por qué quiero que sea él? aunque no lo creas, ayer le encontré demasiadas coincidencias con la persona que más admiro en el mundo. Se parecía en muchos detalles, a ti.

Las horas se pasaron lento hasta verlo de nuevo, pero para empezar, nos levantamos más temprano de lo normal para ir a dejar los mil quinientos papeles que se deben dejar en una municipalidad para poder casarte. Realmente, es una vaina. Corrimos, subimos, bajamos, sacamos copias, nos pincharon para sacarnos sangre y demás, para que al final la visita madrugadora haya sido en vano por el "ubigeo" de Lalo. ¿Qué diablos era eso? Recién me vine a enterar cuando me enseñaron el DNI y la partida de nacimiento y los distritos no coincidían y bla bla bla bla... como diría mi queridísima flaca fursiosa "mojón mojón mojón". No la conociste pero te hubiera caído tan bien... Simplemente cierro los ojos y me imagino una conversación entre los dos... LO MÁXIMO... En resumen, no sacamos ni media carpeta y nos fuimos con los ánimos un poco apagados a la segunda parada de nuestra cortita hora de permiso para llegar tarde a la oficina.

La iglesia. Nos entrevistamos con un padre. No era el mismo que le dijo a Karina hace años literalmente que "la iban a vomitar del reino por no haber ido a misa en unos meses". Todo lo contrario. Era un padre que desde que me dio la mano me transmitió su inmensa paz y el grandísimo amor por lo que hace. Conversamos los tres un rato, luego de firmar leyó mis apellidos y me dijo "del norte??? No me digas que de Chiclayo porque viví más de 30 años por allá", la sonrisa nació del centro de mi boca hasta las orejas. Me encantó cuando bajó la mirada y veía por la ranura de sus lentes esperando una respuesta. Intercambiamos unas cuantas palabras más y ese cartelito que decía "antes que te cases, mira bien lo que haces" en la puerta, se borró de mi mente en un segundo.

El día luego siguió como debía de seguir. Pero el motor de mi reloj parecía querer avanzar más rápido para que den las 6 y poder salir corriendo en busca de esa segunda charla. Y aunque el tráfico, algunas llamadas de teléfono y otras discusiones tontas que me irritaron un poco llegamos a tiempo y encima CON tiempo hasta de ayudar a una pareja de viejitos a subir la rampa de la silla de ruedas de la iglesia.

Lo vimos de nuevo. Paradito en su podio con su laptop (la que se notaba demasiado moderna y avanzada para él), sus mismas expresiones lo decían por él. Empezó sus presentaciones con power points muy bonitos que me hicieron pensar en muchísimas cosas. Entre ellas, tus ganas de llevarle material nuevo a los alumnos de la Escuela de Capacitación, en donde enseñabas PREVAC (prevención de accidentes) y un día te dio la locura y llegaste a la casa con un cerro de DVD's diciéndome "mira hijita he comprado todos estos documentales para mostrar en mi clase: el caso Utopia, Las Torres Gemelas, Incendio en Mesa Redonda, Atentados, Bombas, hay de todo". Nunca me voy a olvidar la cara de entusiasmo con la que me enseñaste cada uno de tus videos. Daría la vida misma por verlos contigo.

Salimos de la segunda charla con un certificado que nos declara totalmente aptos para el matri. Por fin un check más a la lista de pendientes resueltos y un puntito por agregar. Contactarme con ese padre que me recordó a la mejor persona del mundo.

Y qué mejor que alguien parecido a ti para que me convierta en Señora y dejar ya el Señorita guardado en el cajón. Y porque no, dejar de ser como tu siempre me decías "la bebe" para pasar a ser una de las piezas fundamentales para formar una familia.

2 comentarios:

Bren dijo...

Me he reído demasiado con eso de te vomitaran del reino ...jajajja
vas avanzando con todo q chevre, el tiempo pasa volando :)
Espero una tercera parte donde nos cuentes mas jeje mas chismosa jaja
Muy lindo post lo leí emocionada, quise leerlo en la mañana y se me hacia tarde :/
un abrazo amiga bloggera, que tengas un lindo fin de semana y el resto del día tambien :)

Marité dijo...

Me fue muy bien Bren. Desde ese mismo día incluso hasta hoy.
Gracias por acompañarme como siempre en cada pasaje por los rincones de mi corazón.
Beso!

El heroe de mi vida