Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

1.6.11

Gris

Estoy en esos días donde no tengo ganas de hacer simplemente "nada".
Pensar.
Discutir.
Decidir.
Escribir.
Leer.
Hablar.
Reir.
Soñar.
Dormir.
"Nada".
Todo me da completamente lo mismo.
Si corro.
Si salto.
Si grito.
Si callo.
Si lloro.
Si mando.
Si recibo.
Si pienso, te encuentro.
Y hoy no quiero acordarme de cosas feas que perturben mi estado en la "nada".
Ayer traté de pensar qué podía escribir y lo único que vi fue un recuerdo que creí haber olvidado.
Recordé el día que te fuiste a ponerle las lunas a mi carro. Y nunca más regresaste.
Por eso digo que aunque trate, no tengo ganas de "nada".
Recordar.
Añorar.
Esperar.
Creer.
Pedir.
Desear.
Suplicar.
Perdonar.
Amar.
En estos momentos da lo mismo.
Sea lo que sea, ese recuerdo jamás se me borrará de la mente.
Y haga lo que haga, de vez en cuando me visita para recordarme lo que realmente vivo.
Para decirme que no fue un sueño y que las pesadillas a veces se hacen realidad.
Y hoy, a pesar de seguir caminando, tengo esa nube que me persigue por algún motivo.
Se llama tristeza.
Esa que de vez en cuando se despierta a mi lado.
Y no me suelta hasta que yo, con fuerza, la repelo.
Pero en este momento... no tengo ganas de "nada".
Ni de alejarme de la tristeza.

... y así comienza junio...
Con más "nada" que todo.
Con el tanque de gasolina en reserva.
Con los ánimos en nivel 1.
Con las defensas en el suelo (maldito resfrío).
Con la esperanza queriendo levantarse.
Felizmente es solo hoy.
Mañana, las ganas de "nada" quedarán literalmente en el ayer.
En el primer día de junio.

2 comentarios:

Bren dijo...

Es verdad que toda esa carga que te trajo en primer día de Junio se quede ahí y punto.
Día medio cojudo ja a mi me duele un toque la cabeza y el stres del trafico ...
En fin! amiga bloggera el dia aun no termina quien sabe pueda que tu ángel venga a llevarse esa tristeza mas rápido de lo que imaginas.

un abrazo :)

Marité dijo...

Bren, a veces no se la lleva. Sino la deja un ratito para sentir que no siempre todo es color de rosa. Necesitamos un poquito de eso de vez en cuando. Sino todo sería un sueño, fácil y qué aburrido al final pues no?

El heroe de mi vida