Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

29.12.10

Promesa para el 2011

Prometo no prometer más.
Pues cuando uno promete ya no es voluntad hacerlo bien.
Sino, es como una presión invisible hacia un ideal.
¿Eso no es estresante?
No quiero un año más de mounstroso estrés.
Ese horrible que nadie invita y se cola sin avisar.
Ese que separa hasta el más lindo de los amores.
Ese que se burla cuando frunzo el ceño.
Ese que al final de cuentas, todo lo arruina.
Hasta la más bonita conversación, fracasa.
Pero sé que lograré eliminar la presión.
Porque no es una promesa, sino un deseo.

Prometo no tener más promesas.
Solo deseos y fuertes ganas de "querer" no prometer.
En ese sentido, no prometo dejar de llorar.
Sino, quiero cambiar esas lágrimas que duelen.
Cambiarlas por brotes de risa, o muestras aguaditas de fe.
Llorar no siempre es doloroso, puede que sea el reflejo de una emoción.
Quiero y deseo hacerlo por mí, por ti y por todos los que me quieren.
Quiero siento que será posible.
Porque no es promesa, sino deseo.

Prometo no prometer.
Para que mi alma se sienta tranquila.
Para luchar por lo que realmente deseo sin llegar a metas puntuales.
Sin promesas que al no cumplirse dejan forados no visibles.
Dejan espacios vacíos.
Alientos sin fuerza.
Pasos flojos.
Tragos amargos.
Marcas que marcan con dolor.

Una promesa es más que una "promesa".
Es un contrato que un anónimo firma cada minuto.
Una promesa es más que una palabra.
Es una obligación jodidamente complicada que se debe cumplir.
Una promesa no se puede ser raptada por el viento.
Tiene pies de plomo y vive en nosotros.

Por eso...
Prefiero desear en lugar de prometer.

Deseo no prometer nada durante el 2011, solo vivir feliz con el mejor de los recuerdos siempre presentes. Deseo que la vida misma, me siga enseñando a vivir sin ti y de esa manera, pueda ayudar a los que pasan por lo mismo que yo.
Deseo no guardar rencores en el corazón. Que solo tenga espacio para amor y más amor.
Deseo que este año, sea mi año.

Estoy segura que así será...
Con tu ayuda.

3 comentarios:

Mr.d dijo...

Los deseos siempre rebasan el límite de las promesas. El estress se irá en cuanto tu voluntad lo permita y tu fe siga intacta. Y de a pocos, es cíclico. Animo colega.

Bren dijo...

Tienes razón yo tampoco prometere nada jajaja es que es cierto despues se siente una presión y mas que esa presión lo horrible es sentir que no cumpliste, es mejor desear,hacer las cosas que creemos necesarias o que queremos hacer en su momento o planeandolas pero sin presiones sonsas, este sera tu año Marité de eso no hay duda osea te casasssss!!! y estas llena de amor para dar y recibir veras como tus lagrimas en gozo cambiarán...

Y hay una canción que dice asi:
No se han ido del todo, si recordar es volver a vivir,No se han ido del todo, aún podemos su risa evocar,
su carácter y su bondad, no se han ido del todo.
aún con lágrimas puedes decir, no se han ido del todo.
No se han ido del todo, si nos han dejado una luz,
si su esfuerzo da frutos aún,
no se han ido del todo.
Y no tengas miedo, que Dios te hace mas fuerte...

Marité dijo...

Qué lindo tener personas que me hacen ver un puntito de luz cuando parezco hundirme en mis pensamientos.
Gracias!!!

El heroe de mi vida