Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

28.6.11

Faxielo

Cuando me desperté tuve un encontrón de sentimientos un poco raro. No era tristeza, tampoco alegría porque mañana es feriado, era una especie de buscar la sin razón para estar un poco preocupada. Buscando hasta en los cajones debajo de mi cama (que no hay) me di cuenta que es el cúmulo de cosas que se me vienen, y las que pasaron dejando sus manchitas detrás también. Las goteras en el techo, los huequitos peligrosos, las paredes panzonas, los pisos mal calculados y las huellas de los fierros anteriores eran una parte de mi "encontrón". Pero también estaba todo lo que he descuidado por pensar solo en eso. Lo que dejé en mi mochila por unos días sin acordarme que era lo que más importaba en mi día a día.
Guardé mi paciencia.
Mi buen humor, a veces picón.
Mi engañosa sonrisa de compromiso.
La carcajada que da dolores abdominales.
Las caricias tiernísimas y palabras de amor infinito.
Todo lo dejé metido en la bolsa del olvido y me dediqué a renegar y no dar pasos hacia adelante sino hacia atrás. Recordar viejas heridas y hundirme más en los "big problems" que acarrean mi día a día. ¿De qué manera? molestándome con la gente que de verdad me quiere. Con esas personas que pase lo que pase nunca me darán la espalda. Con ellos, los que secan mis lágrimas a veces injustificadas con cariño y siempre tendiendo la mano, la mejor de todas.

Por eso estuve rebuscando algo que me haga pensar en todo lo malo que me ha pasado para ya tenerlo por última vez en la cabeza. Para sacarme ese chip de "ira" y de preocupación por el mañana y encontré algo que en algún momento pude haber visto y lo escribí sin dudarlo. Algo que estoy segura me mandaste directo del cielo para que me sienta un poco más tranquila. Luego de cerrar los ojos unos segundos y pensar en qué me dirías tú, lo vi. Un fax, escrito por alguien más, con mi propia letra, refundido en un rincón como diciéndome: "Oye léeme otra vez porque tu papá me ha puesto acá para que me leas HOY no mañana ni pasado sino HOY. Así como lo leíste hace un tiempo. Que todo parecía nada"

Vuelve a empezar.
Aunque sientas el cansancio.
Aunque el triunfo te abandone.
Aunque el error te lastime.
Aunque la traición te hiera.
Aunque el dolor queme tus ojos.
Aunque el negocio quiebre.
Aunque ignoren tus esfuerzos.
Aunque la ingratitud sea la paga.
Aunque la incomprensión corte tu vista.
Aunque todo parezca nada...
Vuelve a empezar.

Después de leerlo por segunda vez en mi vida, pensé que de alguna forma u otra, siempre estás aconsejándome cuando lo necesito.

... pero extraño escucharlo de tu boca...

3 comentarios:

Bren dijo...

Voy a guardar eso...está muy interesante para leerlo justo en esos momentos de sentimiento de fracazo...
Lo tendré a la mano.
Gracias por este post, disfruta de tu martes-viernes.

Un abrazo!!!

Mina Treintañera dijo...

Me encantó!!! No todos lo días son iguales, sería lindo que siempre pudiéramos estar saltando en un pie, no?

No estoy en casa! Estamos fuera por unos días, y con la lap de mi esposo y muy pocos momentos de privacidad... Y extrañando mi compu!!!

Besitos!!!

Marité dijo...

- Bren: Guardalo y ponlo en tu billetera. Es de lo más exacto y lo mejor, es que está siempre que lo necesitas. Haz de cuenta que te lo regaló una de esas amigas bloggeras que aparecen en la vida.
Beso!

- Mina: Que rico!!! Disfruta tu paseito y que las laptops esperen!
Disfruta de este momento!

El heroe de mi vida