Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

2.6.11

Un cumpleaños

Creo que la tristeza que me acompañó ayer se coló por mi almohada por la noche. Me fui a dormir pensando en que mi día, a pesar de mi resfrío criminal y mis ganas de "nada", fue productivo. Al menos en el trabajo, lo fue. Pude terminar algunos pendientes, dejé todo en la cancha del otro como para estar tranquila por mi lado, conversé con gente que me entiende y pude verle el lado positivo a mi resfrío: sudé tanto estos dos días en el gimnasio que me resfrié. Roca o no, preferí verlo así antes de dormir para no sentirme tan mal por haber faltado a mi tercer día de gym regalado.

Pensé un poco en el "cumpleaños feliz" que no le cantamos a mi Tía. No le gusta que le canten como a ti. Pero como a todos nos gustaba, igual te cantábamos tan fuerte como tú siempre lo hacías en los nuestros. Reviví nuevamente como un reel con fragmentos de todos los cumpleaños que cantamos juntos. Tú, aplaudiendo al ritmo del famoso "Happy Birthday" cuando en el fondo aplaudías porque venía tu parte preferida: la torta. Cuántas fechas especiales vivimos y qué rápido se pasaron. A veces se espera todo un año para reunirte con los amigos y pasar un día bonito y no piensas mucho en la familia, a ellos los tienes todos los días al lado. Pero ahora que lo pienso, he podido aprovechar más tú cumple, mi cumple, me refiero a pasarlo juntos. Pero ya no se puede retroceder, y eso me llevó a pensar que aquí estoy. Sin poder poner retro.

No puedo retroceder hasta ese 27 de febrero de 2010 que yendo al Tío Mario, con mi mami, justamente mi tía Martha, y Lalo vimos a un no tan pequeño flacuchento labrador. O al menos eso parecía. Como siempre, a pesar de los regaños y "cuidado que puede morder" de mi mami, mi tía y yo estábamos fascinadas con el sujeto. Le compré galletas y lo dejé ahí afuera, donde lo encontré. Ya pronto saldría su dueño y se lo llevaría a su casa. Entramos a comer y fue evidente ver su grande cabezota marrón entrando por los huecos debajo de la pared en el restaurante. Me estaba buscando. Sin que me vean, guardé mis trozos de anticucho y papa sancochada (con la excusa de que estaba llenísima) y al salir obviamente todos ya sabía para quien iba ese banquete. Pasaron casi dos horas y seguía ahí. Parado a nuestro costado sin moverse más de un metro de nosotros. Avanzábamos un poco y ahí estaba, detrás de nosotros. No había forma humana que lo dejáramos ahí. Fue cuando insistí que estaba perdido. Por eso tan flaco y descuidado.
Insistí...
insistí...
e insistí aun más.
Hasta que lo subimos al carro y su destino se solucionó al menos por más de un año...
De eso ya pasó casi año y medio que vive en la casa de Lalo. La noticia no fue muy bien recibida por sus papás pero poco a poco se fue ganando un pedacito de sus corazones. Tu también lo hubieras querido mucho. Es tan cariñoso. Pero yo en el fondo sabía que esa felicidad de verlo los domingos y que corra hacia mí como si fuera el momento más feliz del mundo, duraría poco. No se podría quedar para siempre y lo sabíamos. Cuando nos mudemos juntos, Ramón no podría quedarse en la casa de los papás de Lalo. Y ese momento está llegando.

No puedo retroceder ni los cumpleaños y menos los meses para no insistir con llevarnos ese perrito que sabe Dios en dónde estaría ahora. El tema es que no puedo creerme un alma mala por darlo en adopción, sino todo lo contrario. Tengo que sentirme feliz, porque salvamos una vida que pudo terminar ese mismo 27 de febrero y en la total soledad.

Volví a pensar en tus palmadas cantando cumpleaños y sonreí.
Podías estar triste por cumplir un año más, o porque nunca te gustó el día de tu cumple...
pero nunca nadie lo notaba.
Aplaudiendo feliz y comiendo cuantos pedazos de torta te diera mi mami.

A pesar de la pena que me invade desde ayer, tengo una esperanza.
Y creo que con tu ayuda desde el cielo, todo tiene solución.
Cerré mis ojos para que se haga más rápido de día y así se hizo.
Ya es jueves, menos resfriada y con ganas de que todo lo que deseo salga como espero.
No hay manera que la suerte me de la espalda en esta.
Además, en el cumple que celebramos hoy, sé cual será el deseo que pedirá desde su corazón.
Calladito, y en silencio como es él.
Las acciones buenas, solo tienen resultados buenos.
Me lo dijo un sabio general, que ahora tiene nombre de héroe.

4 comentarios:

Mina Treintañera dijo...

Qué linda historia!!! Algo así me pasó hace unos años, pero a mi no me dejaron quedarme con él, pero si se lo quedó otra familia :) Pero que va a pasar con el perrito!? Si estuviera en Lima me lo quedaba yo, amo los labradores!!! Es el de la foto del post de ayer? El color chocolate? Son los más lindos!!!

Marité!!! Si quieres bajar rápido para el matri, spinning es la voz! Me encanta, bajas al toque, parejo, comes rico y controlas tu horario porque sólo son 45 minutos y con 3 veces a la semana no te agobias y es suficiente, yo me volví una viciosa y me iba la semana completa y a veces más de una sesión al día, es lo máximo, te quedas pilas y feliz todo el día. Además! Vas a ver que ahorita ya empiezas a perder peso hasta por respirar, el stress prematri es infalible! Yo dejé el spinning 1 ò 2 meses antes porque no tenía tiempo, pero igual bajaba y bajaba, me tuvieron que seguir achicando el vestido hasta 5 días antes del matri y comiendo como loca y aún así el día del matri se me caía, que encima era strapless.

Que bueno que estés rezando, he aprendido, sobre todo desde que vivo fuera de Perú, que es de las cosas más reconfortantes que puedo hacer para no perder nunca la esperanza en los momentos difíciles. No pierdas esa costumbre, realmente te ayudará muchísimo a largo plazo.

Besitos!!! Y salúdame a tu hermana, veo las fotos de su esposo en face, en las que la etiqueta, disfruto mucho viendo lo feliz que se le ve y lo mucho que se están divirtiendo en Washington.

Mina Treintañera dijo...

A las pruebas me remito, mira esta foto, ya verás que al final vas a estar más preocupada porque estás demasiado flaca...

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1142597481529&set=a.1140925679735.2022522.1125223515&type=1

Bren dijo...

A comenzar el día con otra aptitud , me caen muy bien esas sabias palabra de las acciones buenas solo tienen resultados buenos, gracias por ponerla en este post :)
A seguir rezando para que Ramón consiga un buen hogar pronto...
Un abrazo!

Marité dijo...

- Mina: No veo tus fotos!!! Cómo te encuentro en el Face??? Gracias por todo lo lindo que me dices, sobre todo lo de Ramón. Ojala le encontremos un hogar, y ojala no me odie por eso, pero yo lo quiero mucho y fue por eso que luché por salvarlo. Esa es la razón por la que me duele que muchos me crean una "desgraciada" por querer darlo en adopción. Es simplemente que no puedo tenerlo en mi casa junto a Brunito que ya es mayor. Sí, es ese bello labrador chocolate.
Gracias por los consejos! En esas ando, en spinning con furia, pero ayer no pude ir por el resfrío. Estoy simplemente fatal. Pero espero bajar de peso... solo faltan 4 meses!!!
Miles de besos y gracias por leerme!

- Mi Bren, qué mejor que empezar este loco día "de sol" en pleno "invierno" limeño. Tan raro como común en nuestro diario andar. Vamos bien, son casi las 10 am y seguimos positivas y con el rollo de papel higiénico al costado! SI SE PUEDE!
Beso enormeeeeeeee!

El heroe de mi vida