Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

25.3.11

Aun con mi esencia

Aunque todo se vea peligroso y como un puente colgante con tablillas de menos,
Sé que al cruzarlo será tan grande mi confianza que sentiré que estás a mi lado.
Y cuando empiecen a llover las piedras y bolas de "fuego" aparentemente de la nada,
el escudo que protege mi andar no se hizo solo.
Sino con mucha paciencia,
corazón,
y un poco suerte tal vez.
Sé lo que merezco y también cuánto merezco,
y a pesar de los mil ojos donde clavan el iris clavan la daga
sé, que sea como sea, todo tiene que salir bien.
Aunque el cielo empiece a "llover" estalactitas
y aunque el desierto se vuelva arena movediza,
ese sentimiento de que "algo se viene" no puede ser más de un giro de vida.
Una vuelta y media al destino que tal vez creía ajeno.
Un destino que por ratos huele rico y por otros a tristeza.
Un destino que aunque en el fondo se sepa generoso conmigo,
a veces de da la espalda y muestra su verdadera cara.
La del temor.
La de la incertidumbre.
La madre de todos los miedos.
Aunque muchos la conozcan con otro nombre.
Empezaré a ver esos hincones que me hacen cerrar los ojos literalmente del dolor,
como golpecitos para despertar el alma.
El alma que hace mucho duerme para no pensar.
Para no sentir y dañar su frágil vestido.
El de la inocencia verdadera.
Por más que suene tonto,
el alma es inocente.
No conoce de mentiras ni de agudas agujas que clavan lentamente los ojos de la envidia.
Al menos la mía es así.
Y así prefiero tenerla.
Lo único de mí que se siente en paz.
El único elemento de mi vida que aún conserva su esencia.
Tan pura, blanca, noble e inocente como quien la crió.
Como la tuya.
Como el alma que ya no está en este mundo pero sí más allá.
Viéndolo y sabiéndolo todo.

Gracias por cuidar mi verdadero yo. Ese que sale cada vez que necesito agarrarme de algo que me haga creer que no todo es barro. Que no todo es golpe tras golpe y que aun vale la pena decir "me gusta ser como soy".

3 comentarios:

Mr.d dijo...

Uno siempre esta orgulloso de ser quien es y profesar un yo que a todos encandila. Ese que forjo en ti con mucho esfuerzo esa persona que te guia allá arribita y que te diria luego de leerte "me gusta como eres". Lo has logrado.

Bren dijo...

Es bueno darnos cuenta que a pesar de lo que digan los demas uno sabe cual es su propio yo, nadie puede borrar nuestra esencia y mejor aun si esa esencia es pura. Aunque a veces existan días en los que perdemos la brújula y nos sentimos perdidos lo mejor es saber que podemos retornar tarde o temprano a quienes en realidad somos.La auntenticidad parte de lo que siente el corazón.
Besos Marité, buen fin de semana amiga bloggera :)

Marité dijo...

Gracias por acompañarme chicos... sé que siempre están aquí. Conmigo en mi rincón :)

El heroe de mi vida