Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

21.3.11

Todo se trata de "esperar"

Vivimos cada día de nuestras historias "esperando".
Esperando que llegue el día y después la noche para poder dormir.
Esperando la hora de almuerzo con el estomago rugiendo a veces.
Esperando en el tráfico con buena música.
Esperando los mails aprobatorios para continuar con el trabajo.
Esperando llegar a la casa y ser recibido por el inmenso cariño que solo un perro puede demostrar.
Esperando que sea fin de mes y ver tu estado de cuenta en el banco.
Esperando desde el mismo lunes que vuelva a ser viernes otra vez.

Pero también se nos pasa la vida "esperando" cosas no tan inmediatas.
Esperando que nos llamen de un mejor trabajo.
Esperando los resultados del doctor.
Esperando noticias buenas.
Para las malas no esperamos conscientemente, pero esas también se esperan.
Esperando sueños bonitos en las noches.
Esperando que los amigos se acuerden.
Esperando palabras que solo viven en nuestra cabeza.
Esperando abrir la puerta de la casa nueva con gran ilusión.
Esperando llamadas, mails, visitas, etc.
Esperando que la llama nunca se apague.

No siempre esperamos tranquilos.
A veces ansiosos.
Temerosos.
Nerviosos.
Emocionados.
Molestos.
Preocupados.
Todo depende de cómo esperemos.
Siempre es mejor esperar con un buen tazón de canchita.
Y siempre con buena compañía.

Tu esperaste siempre con ganas de lo mejor.
Esperaste con paciencia ver a cada uno formado.
Esperaste acompañarnos por muchos años.
Pero no siempre las cosas salen tal cual las esperamos.
Aunque nadie esperó que se apagara la llama,
se apagó solo por un momento.
El momento preciso en el que viajabas al cielo.
Para desde arriba, esperar que pase lo mejor aquí abajo.
Y ser el espectador principal, del capítulo más feliz de nuestras vidas.
De mi vida.

3 comentarios:

BocaDelcielo dijo...

Esperando a que mañana sea un día mejor. meh, pero siempre es casi lo mismo.

Bren dijo...

Es verdad de alguna manera siempre estamos esperando, yo me la pase esperando que llegara sabado para mi primera clase de claun en bola roja y el viernes ya moria de nervios jaja al fin llego y paso y el sabado en la noche me sentía tan relajada y felíz...
Vivir sin esperar nada creo que llevaria a hundirnos en una depresión inevitable.
Un abrazo Marité! que tengas una buena semana...lindos post como siempre :)

Marité dijo...

- Boca! Se te extraña por estos lares!!! Cuando tendrás tiempo para postear??? Bueno, siquiera con tu comentario ya sé que no estás por Japón ni por ningún lugar parecido :( Pobres ponjitas.

- Bren: Lindas palabras como siempre. Aunque no lo creas, me ayuda mucho ver que mis palabras llegan a tu corazoncito. Beso!

El heroe de mi vida