Lo que hay en un rincón de mi mente

Tengo el orgullo de poder decir que la persona más importante en mi vida fue un verdadero heroe.
Un hombre que con cada palabra, me enseñó a ser lo que soy ahora.
Un hombre que por 65 años, se dedicó a vivir sus sueños y a hacerlos realidad.
Un hombre por el que yo daría la vida.
Un hombre que aunque ya no esté conmigo, en este mundo, lo está a cada minuto en mi corazón,
en mi mente, en mi alma.
Un hombre al que le dedico este blog.
Un hombre al que yo prefiero decirle papá...

11.3.11

¿Libro? o intento de...

Es momento de vivir sin puntos aparte.
Sin párrafos incompletos ni capítulos cortados a la mitad.
Creo que el capítulo más difícil lo viví hace un tiempo.
Para variar empezó de la nada arrancando el capítulo anterior sin terminar.
Nunca se consultó con el editor.
Simplemente los lectores decidieron.
Como si fuera un juego divertido arrancar historias que pudieron tener finales felices.
Un juego que muchos pueden disfrutar de lejos.
Pero los protagonistas no.

Capítulos llenos de alegría quedaron en el olvido cuando se escribió el número 24.
Ese que solo leyéndolo me ayudó a crecer.
Me obligó a hacerlo de un tirón.
Me dejó sin páginas en blanco.
O en blanco pero sin inspiración.
Esta pluma, ya no escribía más.
Solo volaba y se dejaba llevar por el viento.
Como un títere.
Inerte.
Sin vida.

Ese capítulo que se impuso.
Dejó una herida que nunca cerrará.
Y así como se impuso, hoy impongo uno nuevo.
El más largo, y el más lindo de todos.
El que seguirá por el resto de mi vida.
Sin un nuevo inicio.
Con un solo final.

El capítulo que tú escribirás desde el cielo.
Pensando solo en mi felicidad.
Y desde allá arriba leerás lo bien que me hace que sigas aquí.
Dentro de mi corazón.
En el único lugar que puedo tenerte después de todo.
Después de ese capítulo que si fuera posible, volvería a escribir.
Y esta vez sería perfecto.

3 comentarios:

Bren dijo...

Seria tan fácil si pudieramos arrancar ciertas hojas de nuestro libro, borrar algunos párrafos, cambiarles el final de ciertos capítulos...pero bueno ahí es donde tiene cierto sabor la vida, ese misterio de no siempre saber que puede pasar, o en que terminarán algunos episodios...
Espero un día salgamos del rincón bloggero e intercambiemos libros :)beso!

Lenka dijo...

Prima! amo leerte siempre! aunque a veces me asalte alguna lágrima traviesa. Te quiero mucho! que linda conexión tienes con tu papi... y digo TIENES porque así es!

besoss

Marité dijo...

Que linda mi prima!!! Gracias!!! Yo tb te quiero más! y me encanta saber que me lees!!!!

Y mi Bren... como siempre. LINDA!!! Gracias de todo corazón!

El heroe de mi vida